López Serrano: cuando 50 años en el Real Madrid no merecen un brazalete negro

El Real Madrid llevó brazalete negro en Champions por la muerte de la madre de un utillero, pero no por el reciente fallecimiento del histórico delegado del club al que despidió Florentino

Foto: José Luis López Serrano, con el mítico Bobby Charlton
José Luis López Serrano, con el mítico Bobby Charlton

Era un hombre poco conocido, pero muy reconocido. Tan respetado como querido, lo mismo en la sección de fútbol que en la de baloncesto del Real Madrid, donde por cinco meses no trabajó cincuenta años y del que, para no perder las malas costumbres del 'Florentinato', salió por la puerta de servicio y sin el menor agradecimiento a tantos años de servicio. "José Luis López Serrano, empleado histórico del Real Madrid, falleció este miércoles a la edad de 73 años a causa de una larga enfermedad", podía leerse el pasado 17 de mayo en el diario 'AS' , donde se recordaba que "López Serrano entró en el Real Madrid en 1958, con sólo trece años y como botones, y estuvo en el club hasta junio de 2009. Trabajó mano a mano con Santiago Bernabéu y también con Raimundo Saporta y Agustín Domínguez".

"En 1978, bajo el mandato de Luis de Carlos, fue nombrado director deportivo internacional y en 1981 fue el delegado del Real Madrid en la final de la Copa de Europa disputada en París por el equipo blanco contra el Liverpool", proseguía el obituario, que ponía en valor la figura de López Serrano, precisamente en vísperas de que el Madrid 'vengara' aquella derrota con una victoria en la final de la Champions de Kiev. "Hablaba cuatro idiomas, fue el relevo de Saporta en el manejo de las relaciones internacionales. Fue hombre de club, leal siempre al escudo y con buenísimas relaciones en la FIFA y en la UEFA", remarcaba la nota.

Sabido es que, salvo deshonrosas excepciones, cuando alguien fallece siempre suele hablarse bien de él. Por ello, y para demostrar que este no es el caso de José Luis, rescato un artículo de 'Sportyou' fechado en agosto de 2009 en el que se glosaba la figura de López Serrano con motivo de que, después de 30 años representando al Real Madrid en los sorteos de las competiciones europas, no iba a estar en el de la Champions que se celebraba en Mónaco. "Puede que a muchos no les suene su nombre. Los más familiarizados con el Madrid y con el fútbol europeo saben que estamos hablando de una institución. El hombre que trabajó 19 años en el Real Madrid de Bernabéu ya no tiene sitio en el Madrid de Florentino Pérez", escribió Elias Israel.

José Luis López Serrano, durante su etapa como delegado del Real Madrid
José Luis López Serrano, durante su etapa como delegado del Real Madrid

Lo cierto es que, como se reflejaba en el citado artículo, no existía nadie en todo el fútbol español que "dominara mejor las moquetas de la UEFA, que haya vivido tantas y tan increíbles experiencias. Le han ido lateralizando poco a poco y así llegó la 'Champions chapuza' de Lass y Huntelaar. Luego vino, en otro escalón, la del Rosenborg en lugar del Milan. En los tiempos de José Luis, le habrían llamado desde Suiza para avisarle antes de consumar el error, le habrían ayudado (...) La intrahistoria del Real Madrid la han escrito personajes como José Luis. Queda muy bien utilizar el legado de Santiago Bernabéu. Lástima no aprovechar las lecciones de los que le ayudaron a ser así de grande y aún pueden seguir colaborando (...) Si quieren conocer los motivos, pregunten por José Ángel Sánchez".

"El día que cumplí los 65 años de edad se presentó en mi despacho el director de Recursos Humanos con otra persona que daba fe de que me estaba echando y me tuve que ir", contó López Serrano en una entrevista al diario 'AS', la cual le acabaría costando un disgusto. "Si hubiera cumplido esos cinco meses más, el jefe de prensa de la UEFA tenía previsto sacar un artículo: “El decano representante de clubes en la UEFA cumple 50 años en el Real Madrid”. Era bonito. Se lo comenté a Jorge Valdano, mi responsable directo, y se tomó interés, pero supongo que el presidente le dijo que no".

Sus duras acusaciones a Florentino

La realidad es que José Luis siempre tuvo claro que defender al Real Madrid no conllevaba defender a su presidente, algo que la mayoría, ya sea por miedo o por simple peloteo, no entiende, de ahí que llegara a asegurar que "en el año 2000 Florentino Pérez tenía 180 millones de dólares y en el 2010 se había multiplicado a 1.800 millones", al tiempo que definió el palco del Bernabéu como “el kilómetro 0 de los negocios”. “Usted simplemente tiene que ver quiénes ocupan el palco los días de partido. Uno tras otro, hay directores de todo tipo, de medios de comunicación, de la Judicatura, grandes economistas, directores de empresa… Al igual que los viajes de pretemporada, que utiliza para hacer negocio: No es que lo sospeche. Es una realidad. Lo sabe todo el mundo”, sentenció.

López Serrano, en una reunión de la UEFA
López Serrano, en una reunión de la UEFA

Como decía antes, estas declaraciones le costaron a José Luis visitar los juzgados y verse obligado a rectificar: "No tengo constancia alguna de que don Florentino Pérez utilice las giras de verano para hacer negocios para ACS ni de que tenga negocios en China, Arabia Saudí, Chile o Perú gracias a ser presidente del Real Madrid". Lo mismo le sucedió con sus acusaciones de que "todo periodista sabe quién es este hombre. Él intenta influir todo lo que puede. Ha amenazado a algún director de periódico e incluso a más de un redactor le han postergado si no le gustaba lo que había escrito sobre él. Así funciona".

Habrá quien piense que el difunto López Serrano hablaba así de Florentino Pérez por rencor, porque fue él quien le echó tras casi 50 años en el club. Sin embargo, y aunque ello sería humano, para José Luis por encima de todo estaba el Real Madrid y no sus intereses personales, de ahí que denunciara a quien sí pensaba que estaba en él para servirse. "Es intratable, amenazante, soberbio, prepotente. La mayoría de las personas que ahora trabajan en el club, si dijeran la verdad, le explicarían el enrarecido ambiente que se respira en la entidad. El maltrato a su gente, los arrebatos al teléfono... Y me río de esto de que al Madrid se le considere una empresa, porque un equipo de fútbol es todo menos eso", denunció José Luis.

Su funeral, al lado del Bernabeú

Este jueves se celebrará el funeral por su alma. La cita es a las 20:30 horas en la parroquia de los Sagrados Corazones, junto, cómo no, al Estadio Santiago Bernabéu. Después de una larga enfermedad, José Luis ya descansa en paz y ahora podrá contarle a su querido don Santiago todo lo que se atrevió a decir en público y por lo que seguro que más de un borrego te tildaría de antimadridista. Por ejemplo, eso de que "el Madrid ha pasado de ser admirado y respetado a odiado en varios campos de España y en más de uno de Europa" y que todos sabemos por culpa de quién.

Sí, ese Real Madrid que no tuvo el detalle de lucir brazaletes negros -ni por supuesto pedir al Villarreal que se guardara un minuto de silencio en El Madrigal- por un hombre que tanto y durante tanto tiempo le dio a su querido Madrid. Muchos empleados del club lo echaron en falta y se lo reprochan -en privado, claro está- al presidente, sobre todo cuando esta misma temporada el equipo lució brazalete negro en su visita al Apoel de Nicosia, en la fase de grupo de la Champions, por el fallecimiento de la madre de Manolín, histórico utillero. Pues eso, señorío lo llamaban...

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios