Julen Lopetegui rescata a su niño (y Florentino contenta a los amigos del suyo)

La llegada de rebote de Lopetegui al Madrid ayuda al fichaje de Odriozola, un buen negocio para la Real y para la agencia que representa al lateral, al que se llevaba meses vistiendo de blanco

Foto: Julen Lopetegui, con Florentino Pérez, durante su presentación como entrenador del Real Madrid. (EFE)
Julen Lopetegui, con Florentino Pérez, durante su presentación como entrenador del Real Madrid. (EFE)

"Los aficionados del Real Madrid pueden pensar lo que quieran", dijo Álvaro Odriozola hace casi cinco meses, justo antes de su primera visita al Bernabéu como jugador de la Real Sociedad. "Yo estoy centrado en mi club, tengo contrato hasta 2022 y desde luego que no hay nada, es falso", añadió el jugador donostiarra al ser preguntado por las noticias que ya entonces, e incluso desde meses antes, le vestían de blanco. Lo cierto es que cuando Odriozola cambió de agencia de representación pareció claro que su camino no iba a ser el de Xabi Prieto, recientemente retirado como un 'one club man', sino el de Xabi Alonso. Es decir, dejar la Real a la primera ocasión que tuviera. La única duda es si no acabará siendo un caso intermedio como el de Asier Illarramendi, ya saben, que se fue con billete de ida y vuelta.

Lo que también pareció evidente fue cuál era el destino elegido si en algún momento abandonaba Zubieta. Como lo del huevo y la gallina, no se sabe si fue antes el interés del presidente del Real Madrid en el lateral de la Real o el interés de la citada agencia de representación en llevarle al Real Madrid, un club al que le unen muchos lazos. En cualquier caso, todos los caminos conducían al mismo lugar y es ahí donde ha terminado Odriozola, quien posiblemente no tuviera claro que esta oportunidad se le podría volver a presentar y cierto es que, a diferencia del mencionado Illarra, él no parece que vaya a notar la presión que supone cambiar una pequeña ciudad como Donosti y una afición que mima a sus canteranos, por una gran urbe como Madrid y un campo como el Bernabéu, en el que la exigencia es máxima y no se le pasará una.

"Me fastidia que me tachen de madridista, soy de la Real al cien por cien", declaró Álvaro en un medio local a finales del año pasado como respuesta a que desde Madrid insistieran en quitarle las rayas azules. Jugar en el Real Madrid no conlleva ser madridista, pues en realidad de un equipo se es de manera desinteresada y no por lo que me aporta deportiva y económicamente hablando, precisamente lo que no ocurre con su presidente y con su entrenador, además, claro está, del 95% de sus nuevos compañeros. Todos, a excepción de Carvajal, Nacho -precisamente sus dos competidores- y Marcos Llorente.

Vamos a ver: claro que la operación económica es buena para la Real aunque el Madrid no haya pagado la cláusula, tal y como hizo, por ejemplo, la temporada pasada con Theo Hernández. y estaba dispuesto a hacer en enero con Kepa Arrizabalaga. "La hemos rebajado un poco. Al final lo hemos dejado en 35 millones, que son 30 más 5 en variables", explicó Jokin Aperribay. El puesto de lateral derecho es uno de los mejor cubiertos en el equipo donostiarra con Aritz Elustondo, la vuelta tras cesión en el Leganés de Joseba Zaldua y el ascenso desde el filial de Andoni Gorosabel, donde está Alex Ujía, mientras que por abajo promete mucho el juvenil Alex Carbonel. Aunque ya ha sido cuatro veces internacional y estuvo en el Mundial, Odriozola solo lleva 57 partidos en Primera.

Cantó bastante que cuando parecía que el Madrid podía olvidarse de él, empezara a hablarse del interés de otros clubes como Mónaco o Atlético de Madrid. ¿Se imaginan al Cholo pidiendo su fichaje? Yo tampoco. Precisamente por ello, el hecho de que Aperribay se sentara a negociar con el Madrid y en Madrid le retrata. Es una cuestión de principios, la demostrada con Iñigo Martínez e incluso en su momento con Illarramendi. El caso de Yuri Berchiche, traspasado hace un año al Paris Saint Germain por 13 millones y ahora fichado por el Athletic de Bilbao por 22, confirma que la Real no puede sentarse a vender a sus mejores jugadores por mucha presión que estos o sus agentes les metan. Otra cosa es que paguen la cláusula.

"Siempre que las cosas se hacen hablando son menos traumáticas. Es mejor cuando un club te llama y las cosas se pactan", explica Aperribay sobre la venta de Odriozola, a quien conoce bien "porque es muy amigo de un hijo mío. Les he visto crecer desde pequeños, ir al colegio juntos y dar patadas juntos al balón. Le vi jugar la primera vez cuando los hijos juegan al fútbol en la playa". Según el presidente txuri urdin, "Álvaro es un chico muy responsable, muy buena persona. Un jugador que siempre va a dar lo mejor. Con gran proyección y velocidad. Siempre ha sido de los más rápidos que hay en España”. Ni que lo estuviera vendiendo...

Álvaro Odriozola, junto a Marco Asensio, durante la visita de la Real al Madrid. (EFE)
Álvaro Odriozola, junto a Marco Asensio, durante la visita de la Real al Madrid. (EFE)

¿Fichar un suplente... para ser suplente?

Como quiera que tras la inevitable y tardía destitución de Eusebio, Odriozola pasó a ser suplente habitual con Imanol y, si bien es un poco aventurado decirlo, también apuntaba a serlo la próxima temporada con Asier Garitano, la paradoja es que su traspaso es en realidad el de un suplente que llega para ser suplente. Cierto es que en el Madrid le espera Julen Lopetegui, su paisano e incluso ex alumno del mismo colegio, pero sobre todo el seleccionador que le hizo debutar con la selección absoluta y le llevó a Rusia, donde su ausencia dejó a Odriozola sin jugar ninguno de los cuatro partidos que disputó España. Primero Nacho, luego Carvajal y después otra vez Nacho, impidieron al lateral donostiarra debutar. Puede que porque Fernando Hierro apenas le conociera. Por contra, Achraf Hakimi, otro lateral derecho madridista, sí fue titular con Marruecos en la misma cita mundialista, en la que, además, fue rival de España.

Ahora, prácticamente en la primera decisión de Lopetegui como entrenador del Real Madrid, Álvaro se ha visto en cierto modo rescatado por Julen, aunque en el Bernabéu coincidirá de nuevo con Carvajal y Nacho. Es decir, que, al menos de inicio, Odriozola empieza como suplente del suplente. ¿Lo mejor para él? Eso es lo que creen en su agencia, sí, la de los amigos del hijo de Florentino y que por algo se llama 'Best of you'... ¿Fútbol? No, negocios, precisamente lo que mejor se le da al que fuera concejal de urbanismo y luego gran empresario de la construcción. A Odriozola se le colocó en el Madrid con Zidane y ahora con Lopetegui. Es decir, siempre con el señor Pérez. "El Madrid no ha contactado con nosotros hasta terminar el Mundial, pero su interés sí parecía que podía existir", reconoce el propio Aperribay.

"Espero que su hijo Chivo acierte con los fichajes", me dijo en una ocasión el difunto José Luis López Serrano, madridista y emblemático empleado del Real Madrid durante cincuenta años menos cinco meses, por el que, sin embargo, el presidente decidió que no guardará minuto de silencio tras su reciente fallecimiento después de una larga enfermedad. Y eso que, además de merecido, el homenaje no costaba nada. Normal el malestar entre los empleados del Real Madrid. Los que siguen trabajando dentro del club, me refiero.

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios