Mbappé, el fichaje en diferido del Real Madrid (que llegó a darse por hecho)

"Mbappé vendrá al Madrid la próxima temporada", me dijo el pasado verano un dirigente del fútbol español. No es fácil, pero cuesta creer que Florentino no sea capaz de suplir la marcha de Cristiano

Foto: Mbappé celebra con Neymar un gol del PSG en la Champions. (Reuters)
Mbappé celebra con Neymar un gol del PSG en la Champions. (Reuters)

La llegada de los llamados petrodólares a clubes como el Manchester City (Emiratos Árabes) y el Paris Saint-Germain (Catar) ha inflacionado el mercado de fichajes hasta extremos obscenos. Además de romper los parámetros en los que se movía el fútbol europeo, este 'dopaje financiero' ha provocado que por cualquier jugador se pague una millonada. De ahí que los conocidos en España como galácticos estén, efectivamente, en precios tan desorbitados que ni el 'jeque' Florentino Pérez quiere pagar.

Ahora bien, aun así cuesta creer que el presidente del Real Madrid haya traspasado a Cristiano Ronaldo a la Juventus sin tener antes mínimamente controlado el fichaje de su sustituto o al menos un futbolista que contrarreste tal importante pérdida. Y no solo por el agujero que el portugués deja desde el punto de vista futbolístico, donde sus goles deberán repartírselos otros delanteros, los que están y el que venga, sino también desde el mediático y el económico.

Tras el primer amistoso, con derrota ante el Manchester United en Miami, a Julen Lopetegui volvieron a preguntarle si ve necesario fichar un delantero. "¿No cree que es peor plantilla que el año pasado?", le cuestionaron. "Estoy encantado con lo que tengo. Es un reto maravilloso rehacer un equipo. Intentaremos que sea mejor", insistió el técnico de Asteasu. Es verdad que lo más inteligente en estos casos es no hablar de los posibles objetivos, pues si de por sí el mercado se encarece cuando el pretendiente es el Real Madrid, si se transmite ansiedad, el club del pretendido aún eleva más su precio.

De momento, el discurso de Lopetegui empieza a recordar peligrosamente al de Benítez, otro "hombre de la casa", hace tres veranos. Y no solo porque el técnico madrileño pasó de comentar el 17 de julio que "con decir que Cristiano es uno de los mejores del mundo es suficiente" a asegurar el 23 que "trabajando con él estos días te das cuenta de lo competitivo que es y por eso es el mejor jugador del mundo", sino porque desde que Rafa regresó al Madrid se mostró tan agradecido a Florentino, que llegó a decir que había una campaña contra él... y solo duró siete meses en el cargo.

El gran problema que tiene Lopetegui es que por mucho que hable de "reinventar" un Real Madrid sin Cristiano es imposible hacer olvidar, al menos de un día para otro, a un futbolista que marcó 450 goles en los nueve años que vistió la camiseta del Madrid. Es decir, 50 goles por temporada y nada menos que el 40% de los logrados por su equipo en ese tiempo. En las nueve Champions que jugó CR7, el Madrid marcó 264 goles y de ellos 105 (más del 40%) fueron suyos, de ahí su decisiva influencia para levantar cuatro 'orejonas', tres de ellas consecutivas. Además, se da la paradoja de que en teoría el luso no era el '9' del Madrid, por lo que cuando se habla de fichar un '9' a lo que realmente nos referimos es a un goleador.

Vinicius, en el amistoso de Miami contra el United, con Lopetegui al fondo. (Reuters)
Vinicius, en el amistoso de Miami contra el United, con Lopetegui al fondo. (Reuters)

Más importante que eso es que si Julen quiere que el Madrid funcione como un equipo, con una presión alta para recuperar pronto el balón tras pérdida y cerca del área rival, es verdad que la ausencia de un individualista y egocéntrico futbolista como es CR7 puede ayudarle. Aunque, claro, a cambio el entrenador debe lograr que los Benzema, Bale, Asensio, Lucas y el delantero que a buen seguro acabarán fichando marquen los goles que marcaba el portugués.

Vinicius... y el riesgo de cargárselo

¿Vinicius? El jovencísimo brasileño tiene mucho futuro y el Madrid lo ha fichado a precio de estrella, pero hoy por hoy no puede pensarse en él como sustituto de Cristiano y hacerlo seria un inconsciencia. ¿Pero quién entonces? En mi opinión, solo hay una opción y apunta a Francia. El comentario me lo hizo un alto dirigente del fútbol español el verano pasado: "Mbappé vendrá al Madrid la próxima temporada". Poco importa que el delantero galo dijera tras el Mundial que se quedaba al cien por cien en el Paris Saint Germain. Sí, la última palabra la tiene Nasser Al-Khelaifi, propietario del club parisino pero buen 'amigo' de Florentino Pérez, de ahí los dos comunicados del Real Madrid negando ofertas por Neymar. Estrategia, se llama.

Es cierto, y así se ha contado, que el brasileño era el gran objetivo de Pérez, antes incluso de tener que pensar en sustituir a Cristiano, pero la opción Mbappé le encaja mejor a Julen Lopetegui y me atrevo a decir que incluso ilusionaría más al madridismo. El francés no solo tiene gol, sino un gran margen de progresión dada su juventud y sería un buen complemento para su compatriota Benzema y ese crack por explotar que es Marco Asensio, pues Gareth Bale sigue sin ser de fiar.

Cabe recordar que el pasado verano el PSG fichó a Mbappé en calidad de cedido y se obligó a pagar al Mónaco 180 millones de euros para formalizar el traspaso definitivo. Con esta argucia jurídica el club parisino, que acababa de pagar 222 millones al Barcelona por Neymar, evitó que en sus cuentas los gastos superaran a los ingresos por encima del límite permitido. El 'dopaje financiero' fue evidente, pero como el fútbol lleva tiempo que es puro negocio, nadie se atreve a ponerle límites. A la espera de que se cierre el mercado en la Premier y que el Madrid mueva ficha, yo no descarto nada. A Cristiano no se le reemplaza con cualquiera y Mbappé no lo es. Veremos si su fichaje en diferido no acaba siendo en directo.

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios