Por alusiones: David Aganzo desvaría con su máster y la URJC se lava las manos

El presidente de AFE obtuvo un máster de manera irregular y casi cuarenta días después intenta embarrar un caso en el que la Universidad Rey Juan Carlos se limita a remitir a la RFEF

Foto: David Aganzo, presidente  de de la Asociación de Futbolistas de España (AFE). (EFE)
David Aganzo, presidente de de la Asociación de Futbolistas de España (AFE). (EFE)

"Tengo claro lo que hice y tengo claro que fui a clase". Así, con una verdad a medias -peor que una mentira entera- respondió David Aganzo con casi cuarenta días de retraso a una pregunta sobre el máster que se sacó de manera irregular. Tal y como desvelamos en 'El Confidencial', el presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) obtuvo el diploma del Máster de Entrenador de Fútbol sin cumplir con los requisitos mínimos de asistencia a clase, el 75%. Un máster organizado para más inri por la Fundación y el Comité de Entrenadores de la Federación Española de Fútbol (RFEF) y validado por la Universidad Rey Juan Carlos (URJC).

En una entrevista concedida al diario 'AS' con motivo de su primer año al frente de AFE, Aganzo dijo que "aprendí muchísimo, pero los temas políticos aparecen en muchas circunstancias". Por alusiones: si lo de los temas políticos lo dice por las similitudes de su caso con el de Cristina Cifuentes, que fue por donde titulé el artículo, pues igual tiene razón. Pero con una pequeña diferencia, y es que la presidenta de la Comunidad de Madrid dimitió y él no solo no lo ha hecho, sino que ni siquiera ha dado explicaciones a los afiliados del ilustre sindicato que preside.

Curiosa manera de no desmentir lo que tampoco puede, como es que en al menos 10 de las 15 clases del citado máster no se le vio el pelo en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. Concretamente, solo se puede confirmar que asistió a dos y en cambio que en ocho se ausentó, mientras que en las cinco restantes hay referencias que llevan a pensar que tampoco estuvo.

Claro que, como los malos políticos, Aganzo confirma la mayor al decir que "casualmente hay un chico que está en Futbolistas ON que hizo el curso conmigo…", en referencia al nuevo sindicato del que AFE no quiere saber nada, aunque con el que tarde o temprano no tendrá más remedio que convivir, de hecho ya lo hace con motivo del convenio colectivo del fútbol femenino, y repatirse el pastel que recibe de LaLiga. Por si no lo sabían, los siete miembros de la Junta Directiva de AFE cobraron en 2017 una media de 117.385 euros, con un total de 821.696. Casi nada.

Una retahíla inconexa de excusas

"Al final vas uniendo cosas y hay que dejarlo. Siempre son los mismos. Y ya da igual, aunque demandes", responde David como queriendo decir mucho, pero sin decir absolutamente nada. "Yo no estaba ni en AFE entonces y se ha querido vincular a que ya estaba aquí y lo amañé. Un caos terrible", añade en la misma línea de quien apenas se sabe expresar. Sí, una retahíla inconexa de excusas y memeces con tal de no confesar lo que la propia AFE no pudo desmentir cuando dimos la noticia de su máster irregular.

"Él está muy tranquilo. No ha faltado a la verdad, hizo lo que le dijeron que tenía que hacer", explicaron entonces a la agencia 'EFE' fuentes del citado sindicato, las mismas que aseguraron que su presidente "hizo los trabajos que se le exigieron" y "realizó el trabajo fin de máster universitario de entrenador, para cuyo título no se exigió un porcentaje mínimo de asistencia presencial". Esto último es completamente falso y basta con revisar los requisitos del máster en cuestión para comprobarlo.

Luis Rubiales y David Aganzo, el pasado mes de agosto. (EFE)
Luis Rubiales y David Aganzo, el pasado mes de agosto. (EFE)

La sombra y el ejemplo de Rubiales

Que Aganzo diga que "la RFEF puede decir que lo hice", cuando todos sabemos quién la preside ahora y quién era directivo entonces, es cuanto menos una broma de mal gusto. "Se trata de un curso de 300 horas que realiza la RFEF en sus instalaciones. Nosotros avalamos el contenido académico. Los detalles sobre profesores y alumnos corresponden a la RFEF". Así, sin dar ningún valor a sus propios títulos, se desmarcaba este mismo miércoles la Universidad Rey Juan Carlos, de la que se dijo que abriría una investigación, pero parece claro que ni lo ha hecho ni lo piensa hacer. Sí, no se engañen, es evidente que el fútbol es mucho peor que la política, por más que el presidente de AFE diga que "pensé que esto sería diferente: más deporte y menos política".

Así las cosas, normal que Aganzo se permita afirmar que "este tema no lleva a ningún sitio", es decir, el mismo argumento peregrino de su amigo y padrino Luis Rubiales cuando recientemente le preguntaron por su título universitario, el cual está bajo sospecha porque cuando cursó la carrera de Derecho en Elche vivía en Madrid (de hecho, también cobraba de AFE para pagarse el alojamiento en la capital) y, al menos que se sepa, el CEU de esta localidad alicantina no pertenece a la Universidad Nacional de Educación a Distancia, más conocida como UNED.

"Son cuestiones banales, basadas en la falsedad, que es mejor mantenerse al margen porque seguramente son intereses espúreos (sic) de personas que verten (sic) falsedades", dijo el máximo dirigente de la RFEF cuando le interrogaron sobre cómo se sacó el título de abogado del que tan orgulloso está. Como para preguntarle por el máster de Aganzo, sin duda un caso mucho menos grave comparado con el suyo, pero que no por ello puede quedar impune. Quién sabe, igual preguntando a la URJC sobre si la RFEF le ha pagado lo que le corresponde cobrar del máster se aclaran algunas cosas o, mejor dicho, se enredan aún más y ya no hay escapatoria. Pues habrá que hacerlo.

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios