Cuatro fechas que marcan el peligroso rumbo de un Athletic de sueldos millonarios

El Athletic hace lo que no quiere que le hagan, pero si ya no puede fichar a los mejores jugadores de la Real ni mantener a los suyos y el club donostiarra le supera en el mercado...

Foto: Josu Urrutia y Kepa Arrizabalaga, tras la última renovación del portero con el Athletic. (EFE)
Josu Urrutia y Kepa Arrizabalaga, tras la última renovación del portero con el Athletic. (EFE)

El hecho de que el Athletic Club se encuentre en pleno proceso electoral provocó que la decisión de destituir a Eduardo Berizzo la tomara la comisión gestora que gobierna el club hasta el 27 de este mes, si bien el presidente saliente, Josu Urrutia, forma parte de ella. El equipo bilbaíno está en puestos de descenso tras encadenar 13 partidos de Liga sin ganar hasta este lunes, pues antes de vencer al Girona solo había ganado el de la primera jornada contra el Leganés (2-1). Gaizka Garitano, el sustituto de Berizzo que llega procedente del filial, se estrenó con victoria ante el Huesca en la vuelta de la primera ronda de la Copa, curiosamente con el mismo resultado que en la ida, aún con el Toto: 4-0 y 0-4.

Lógicamente, aún es pronto para extraer conclusiones sobre cómo afectará el cambio de entrenador, pues a la floja oposición del rival copero se le debe añadir que, con la eliminatoria resuelta, Garitano empezó a pensar en la visita del Girona de este lunes. Aunque aún queda mucha Liga y la clasificación está más apretada que nunca, los síntomas que transmite el Athletic son inquietantes para una afición que nunca ha pasado el mal trago de descender a Segunda. Y es que, si duro es bajar, complicado es subir, sobre todo cuando tiene tantos problemas para encontrar fuera lo que te falta dentro.

Más allá de que destituir a Berizzo pudiera resultar inevitable dadas las circunstancias, lo cierto es que la marcha del argentino no sólo dolió en el vestuario, sino que deja al descubierto los problemas coyunturales del Athletic. Al igual que con la populista renovación de Iker Muniain, ya saben, sin cláusula de rescisión para de este modo señalar a los que se fueron y comprometer a los que en un futuro piensen en hacerlo, habrá quien piense que la comisión gestora debería haber esperado a que hubiera nuevo presidente para tomar tan drásctica decisión. De hecho, Berizzo es el primer entrenador destituido en el Athletic con la temporada en marcha desde que en 2006 cayera Sarriugarte.

Sin embargo, el gran problema del Athletic es que no puede mantenerse una filosofía si los primeros que no creen en ella son tus propios futbolistas. No hace falta que recuerde los casos de Fernando Llorente, Amorebieta, Laporte o Kepa Arrizabalaga, por no hablar de Javi Martínez y Ander Herrera, quienes al fin y al cabo fueron fichados de Osasuna y Zaragoza, respectivamente. Además, los que quieren ir a jugar a Bilbao lo hacen solo por dinero, como sucedió este mismo año con el realista Iñigo Martínez y antes con el navarro Raúl García, y no porque les atraiga un proyecto deportivo en el que Lezama debería ser un puntal y resulta que lo mismo se ficha a Capa y Dani García del Eibar como al rumano Ganea porque nació y vivió en Basauri.

Una burbuja de sueldos millonarios

La burbuja que se está creando el Athletic con estos sueldos millonarios es tan evidente como contraproducente. Cuanto más cobras, más se te puede exigir, pero no por ganar mucho eres mejor. Con el mencionado Martínez se superó la barrera de los cuatro millones netos por temporada. En Bilbao tienen asumido que mantener la filosofía del Athletic sale muy caro. "O la inversión tiene un retorno digno o esto se va al carajo", comentaba un analista bilbaíno, que añadió: "Porque corremos un gran riesgo: que la filosofía sea vista por los socios como una condena a la mediocridad competitiva y un tremendo chollo para los jugadores". Esta es la cuestión.

Iñigo Martínez, tras cambiar la Real por el Athletic
Iñigo Martínez, tras cambiar la Real por el Athletic

En mi opinión hay cuatro fechas de este mismo año que marcan el peligroso rumbo del Athletic hacia lo desconocido. El 30 de enero, el diario 'Deia' daba por hecho que "Iñigo Martínez será hoy, salvo un giro inesperado en las negociaciones, jugador del Athletic. El conjunto rojiblanco ha movido ficha de manera rápida y, tras recibir ayer el cheque de los 65 millones de euros que figuraban en la cláusula de rescisión de Aymeric Laporte, que se marcha al Manchester City, invertirá 32 kilos en abonar la del central de Ondarroa". Es decir, que Urrutia no solo le hacía a la Real Sociedad lo que no le gusta que le hagan a él, sino que justificaba que sus propios futbolistas se lo hicieran al Athletic.

El pasado 12 de julio, 'El Correo' publicaba la siguiente noticia: "La Real Sociedad ha hecho oficial el fichaje de Mikel Merino, que será txuri urdin hasta junio de 2023. El navarro había sonado para el Athletic, una posible operación que Josu Urrutia desmintió la semana pasada en la presentación de Yuri Berchiche. "No, el Athletic no ha intentado fichar a Mikel Merino", recalcó el presidente rojiblanco antes de que se enrolara en la Real". Sin embargo, este mismo diario aseguró el 23 de junio que el club rojiblanco "había pactado las condiciones con el Newcastle. Diez millones de euros de traspaso más dos en variables". Sobran comentarios.

El 8 agosto, el Athletic confirmó en su página web que Kepa Arrizabalaga había abonado los 80 millones de euros que estipulaba su cláusula de rescisión para poner rumbo al Chelsea. ¿Algo que decir cuando tú le has invitado a Iñigo Martínez a hacer lo mismo? "Y lo ha hecho con un comunicado idéntico al empleado para la salida de Aymeric Laporte", destacó 'El Correo'. Es decir, que "el Athletic seguirá trabajando para que formar parte de su primer equipo siga siendo la máxima aspiración personal y profesional de todos y cada uno de los jugadores y jugadoras, representantes de un proyecto y filosofía deportiva únicos".

MIkel Oyarzabal celebra su gol en el último derbi disputado en San Mamés
MIkel Oyarzabal celebra su gol en el último derbi disputado en San Mamés

Unos días después, concretamente el 13 de agosto, lo del "proyecto y filosofía deportiva únicos volvía a tambalearse", pues 'El Correo' informaba que "Mikel Oyarzabal seguirá siendo jugador de la Real las próximas temporadas. El delantero eibarrés renovará con el club txuri urdin después de hacer oídos sordos al interés del Athletic, que estaba dispuesto a abonar su cláusula de rescisión y situarle como el jugador mejor pagado de la plantilla rojiblanca con un salario similar al que tuvieron Laporte y Kepa (4,6 millones de euros) y más alto que los de Iñigo Martínez, Yuri y Williams, todos por encima de los 4 millones".

Una encrucijada que pasa por Lezama

Pues eso. Si después de haber justificado o legitido que otros clubes paguen las cláusulas de sus jugadores al hacerlo Urrutia con la de Iñigo Martínez, el Athletic ya no es capaz de fichar a los mejores de la Real, no puede mantener a los suyos y, para colmo, el equipo donostiarra le supera en el mercado pese a tenerlo mucho mayor, ya sea para arrebatarle objetivo comunes como Mikel Merino o incluso llevarse con la carta de libertad al guardameta Alex Remiro, el pronóstico es cuanto menos reservado y todo pasa por apostar decidicamente por Lezama. Y no solo para sacar futbolistas con nivel suficiente para jugar en Primera, sino también para que cuando les llegue ese momento no estén pensando en marcharse.

Lo comentaba Le Tissier en una entrevista concieda a 'The Tactical Room: "Cuando el Athletic me entregó el premio 'One club man' fue increíble. Me lo dieron en el descanso de un partido en San Mamés y la ovación que me dedicaron fue espectacular". Y añade el inglés: "Yo pensaba, nunca he estado en este estadio, esta gente nunca me ha visto jugar y. aun así, están todos de pie aplaudiéndome... Fue surrealista". Efectivamente, esa es la palabra: surrealista que un club capaz de llevarse a Iñigo Martínez previo pago de su cláusula e incapaz de retener a Kepa tras haberle renovado cuando estuvo a punto de irse al Real Madrid, entregue premios 'One club man', precisamente los futbolistas que él necesita para no estar donde está y, lo que es peor, donde puede caer.

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios