A Mourinho le hicieron la cama, pero con Garitano bastará con tirar de la manta...

En los próximos días, la Real Sociedad se planteará la continuidad de su entrenador, Asier Garitano. Si se pide opinión a los capitanes, la decisión estará clara. La plantilla no está con él

Foto: Asier Garitano, entre Roberto Olabe y Jokin Aperribay, en Zubieta. (EFE)
Asier Garitano, entre Roberto Olabe y Jokin Aperribay, en Zubieta. (EFE)

El pasado 9 de noviembre, la Real Sociedad llegaba al Ciutat de València después de tres jornadas consecutivas de Liga sin ganar y, en el minuto 71 de su pésimo partido contra el Levante, llevaba camino de sumar la cuarta. Sin embargo, los goles de Theo Hernández en el 72, Juanmi en el 77 y Oyarzabal en el 83 no solo dieron la vuelta al marcador (1-3), sino que permitieron a Asier Garitano salvar un primer 'match ball'. Efectivamente, tal y como un peso pesado de la plantilla reveló desde las entrañas del vestuario txuri urdin, el técnico guipuzcoano había logrado desesperar a la plantilla y una nueva derrota le habría dejado en una situación límite.

Y, claro, vuelta a las andadas tras aparentar una leve mejoría ante el Celta en la Copa, acumular una cuarta derrota consecutiva en la Liga, ante el Alavés en Anoeta (0-1), ha transformado esa situación límite en una realidad. Después de esos cuatro partidos en los que su equipo solo ha sido capaz de marcar un gol, en la derrota contra el Valladolid (1-2), y con un juego que dista mucho del que debe exigirse a un equipo con argumentos para estar en la zona alta de la clasificación, la Real de Garitano -y por supuesto de Roberto Olabe como responsable de la dirección deportiva- ha tocado fondo. Con todos mis respetos para el CD Leganés y para el propio Asier, el técnico bergatarra se cree que aún sigue en el banquillo de Butarque y cada partido que pasa queda claro que el de Anoeta le viene grande.

Los jugadores no creen en él. No es un problema de exigencia. Les aburre y, sobre todo, les marea con tanto cambio de formación y de sistema en función de quién sea el siguiente rival. Y esto es lo que, ya sea voluntaria o involuntariamente, transmiten en el campo. No es normal el bajo rendimiento de la mayoría de ellos, por no decir de todos, desde Illarramendi a Willian José, por no hablar de la lógica desesperación de Rubén Pardo... Algunos futbolistas que conocen al técnico guipuzcoano desde sus inicios en el Alicante destacan de él cómo exprime a los jugadores en tareas que tienen que ver más con anular las virtudes del rival que con potenciar las propias. Sí, algo muy necesario en equipos menores, pero no en 'mayores', de ahí que no le vean con el perfil necesario para dirigir a una plantilla con tanto talento como la de la Real, confeccionada, como bien dice Zurutuza, "para tener el balón y dominar los partidos".

Asier Garitano saluda a Imanol durante su visita a Anoeta con el Leganés
Asier Garitano saluda a Imanol durante su visita a Anoeta con el Leganés

Tener el balón y saber qué hacer con él, añadiría yo. Llevar la iniciativa, ser protagonistas, no salir de víctimas, pues generalmente acabas siéndolo. Puede parecer contradictorio, pero esto es algo que detecté en pretemporada y que vengo denunciando desde entonces. "Firme candidato al descenso". Así de dramático tituló 'Noticias de Gipuzkoa' la crónica del derbi ante el Alavés, en la que en un ejercicio no sé si consciente o inconsciente no se nombra al entrenador y se centran las críticas en los futbolistas y en uno de manera especial: Asier Illarramendi. "La Real también pierde contra el Alavés, que hizo lo mínimo para llevarse los tres puntos del estadio más accesible de Primera. La Real se derrumba. Con estrépito además. Cuarta derrota consecutiva. Penoso. Lamentable. Ya vale. No se puede entender. Complicado encontrar una explicación", podía leerse en unas primeras líneas que reflejan fielmente la situación.

La única autocrítica, la de los jugadores

Mientras Garitano no reconoce el mal juego y se limita a hablar de una "situación complicada de resultados", sus futbolistas sí hacen autocrítica. "Si el equipo no está bien es porque los jugadores estamos fallando, yo el primero", dice Illarra en el típico titular de cara a la galería, pues después del partido contra el Alavés reconoció que "estamos haciendo las cosas mal y todo el equipo estamos algo peor. No es normal que con el nivel que tenemos estamos abajo y que la de hoy sea la cuarta derrota consecutiva. Nivel tenemos para estar más arriba. Algo estamos haciendo mal tanto yo como todo el equipo. Hay que cambiar la dinámica, ya que fuerzas tenemos".

Cuerpo técnico de Asier Garitano en la Real Sociedad.
Cuerpo técnico de Asier Garitano en la Real Sociedad.

En una temporada que era para pensar en volver a estar en Europa, la realidad es que la Real, valga la redundancia, se marcha al parón navideño a cuatro puntos de un descenso que marca el Villarreal con un partido menos. Basta con recordar que, si descontamos el derbi vasco disputado en San Mamés (1-3), la Real tiene los mismos puntos que el Athletic, donde ya han tomado la drástica decisión de cambiar de entrenador, curiosamente para ponerse en manos de otro Garitano, aunque en este caso de nombre Gaizka. Sigo pensando que Roberto Olabe no creía en Asier como entrenador, de ahí que al menos quisiera rodearlo de un grupo de técnicos más o menos reputados y experimentados. ¿Y qué decir de la marcha del segundo entrenador, Rubén de la Barrera, a Qatar? Es más que sintomática.

Arrasate, Moyes, Eusebio... ¿y Garitano?

Los casos no tienen nada que ver, pero, según informaron medios ingleses, el motivo que aceleró la destitución de Mourinho como técnico del Manchester United fue un motín organizado por cuatro jugadores, quienes amenazaron al vicepresidente ejecutivo del club, Ed Woodward, con pedir el 'transfer request' en el mercado de invierno si el portugués continuaba en el banquillo de Old Trafford. Esto no creo que llegue a suceder en la Real, aunque en los próximos días está previsto que haya una reunión para analizar la situación y una de las medidas a plantearse será la destitución del técnico, la cual no está para nada descartada, sobre todo si, como algún medio local asegura, se pide opinión a los capitanes.

Está demostrado que a Aperribay no le tiembla en pulso en los parones, pues Jagoba Arrasate, Moyes y Eusebio fueron destituidos en ellos. El posible relevo está claro, al menos en primera instancia: Imanol Alguacil, el técnico del filial que la temporada pasada ya sustituyó a Eusebio y en 9 partidos sumó 16 puntos, por los 19 que lleva Garitano en casi el doble de encuentros, 17. Es decir, una media de 1,77 frente a 1,11 de Asier, aunque más importante aún es lo mucho que transmitió un equipo y lo poco o nada que transmite otro. Y es que, a diferencia de Mourinho, a quien es evidente que los jugadores del United le hicieron la cama, con Garitano basta con tirar de la manta...

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios