El PSG se ríe en la cara del Barça con De Jong (y el Ajax neutraliza al Real Madrid)

El Barcelona cerró un acuerdo con su representante, pero De Jong ya ha desvelado a su entorno más cercano que se marcha al París Saint-Germain, quien pagará 75 millones al Ajax

Foto: De Jong juega en el Ajax desde 2015, tras ser fichado del Willem II. (Imago)
De Jong juega en el Ajax desde 2015, tras ser fichado del Willem II. (Imago)

"No sé si voy a decir donde jugaré la próxima temporada", declaró hace unos días un incómodo Frenkie de Jong (Arkel, Países Bajos, 1997), si bien el joven centrocampista del Ajax reconoció que "mantenerlo en secreto será difícil". Según ha confirmado él mismo a su entorno más cercano, la próxima temporada el holandés jugará en el Paris Saint-Germain, quien pagará los 75 millones de euros en los que le ha tasado su club y dejará en papel mojado el tan cacareado acuerdo del agente del futbolista con el FC Barcelona.

Durante las últimas semanas, en la Ciudad Condal no se han cansado de asegurar que De Jong había dado el sí al Barça. Explicaban que había escogido el proyecto deportivo azulgrana (?) por delante de lo que futbolísticamente le ofrecen los otros dos pretendientes que ha tenido con posibilidades reales de ficharle: Manchester City y el mencionado PSG. También se dio por hecho que el sueldo que su agente había pedido para los cinco años de contrato había sido aceptado por el Barça. Hasta aquí todo muy bonito, pero la pregunta es evidente: teniendo en cuenta que De Jong tiene contrato con el Ajax hasta 2022, ¿cómo es posible que el Barça cerrara un acuerdo con él sin hablar antes con su club?

Sé de sobra cómo funcionan las cañerías del fútbol y que esta es la manera habitual de funcionar. Sin poner en duda las informaciones que aseguraban que Ali Dursun, el agente de De Jong, tenía un acuerdo con el Barça, la realidad es que, además de ser algo ilegal, que un representante se preste a esto ya sabemos a cambio de qué o, mejor dicho, de cuánto es. Según informó 'Mundo Deportivo', aún este viernes una expedición del Barça encabezada por su propio presidente, Josep María Bartomeu, además del mánager del área de fútbol, Pep Segura, y los miembros de la secretaría técnica Eric Abidal y Ramón Planes, viajó a la desesperada a Amsterdam para intentar dar un giro al fichaje de De Jong.

Pero, como el título de la novela de Fernando Fernán Gómez, este fue un viaje a ninguna parte, pues el Ajax ya tiene cerrado un acuerdo con el PSG, el futbolista ha dado su visto bueno a la operación y ahora solo confía en que su compañero De Ligt acabe con él en París a cambio de otros 75 millones de euros. Por más que se quiera hacer ver que el presidente del PSG, el catarí Nasser Al-Khelaifi, quiere a De Jong como respuesta a que el Barça pudiera llevarse gratis a Rabiot, lo cierto es que el club parisino se la tiene jurada a Bartomeu desde hace tiempo. Concretamente desde que le tocó renovar el patrocinio de Qatar Airways y el máximo dirigente culé intentó engañar a los cataríes. Ahí están si no el fichaje de Neymar previo pago de su cláusula de rescisión y su negativa a traspasarle a Verratti.

De Jong (i) y De Ligt durante un entrenamiento del Ajax. (Reuters)
De Jong (i) y De Ligt durante un entrenamiento del Ajax. (Reuters)

Marc Overmars, director deportivo del club holandés y con pasado azulgrana, siempre ha tenido claro que este verano no podrá retener a De Jong y a su inseparable De Ligt (Leiderdorp, Países Bajos, 12-8-1999), la otra perla de su cantera y sin duda uno de los centrales más cotizados del mercado. Bastante ha logrado ya con mantener a ambos esta temporada para poder afrontar con garantías la Liga de Campeones. El Ajax siempre ha sido un club vendedor y lo cierto es que el FC Barcelona, ya desde los tiempos de Rinus Michels y el fichaje de Johan Cruyff, le ha tenido como un referente a la hora de buscar fuera lo que le falta en casa.

La antítesis de Arturo Vidal

De igual forma que me sorprendió el fichaje de Arturo Vidal por el Bayern de Pep Guardiola, tanto o más lo hizo la llegada del chileno al Barça, por mucho que poco o nada quede de aquel Barça de Pep. En el caso de De Jong, es evidente que sus características sí se ajustan al juego del equipo catalán, al menos en lo que algunos seguimos pensando que debería ser el juego del Barça. Sin embargo, una vez más el poderío económico del PSG con el dinero que le llega desde Qatar se impone en un fútbol en el que el llamado fair play finaciero de la UEFA dista mucho del control instaurado en el fútbol español por Miguel Cardenal, ex presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), y Javier Tebas, presidente de LaLiga.

Sin cambiar de protagonistas, pero en otro orden de cosas, el fichaje de De Jong por el PSG le sirve al Ajax para neutralizar la posibilidad de que de cara a su eliminatoria de Champions contra el Real Madrid aparezca, como suele ser habitual, el repentino interés de Florentino Pérez por ficharle, una fórmula utilizada y repetida por el presidente de ACS a través de sus medios afines para intentar desestabilizar al rival de turno. De hecho, sorprende que el Real Madrid no haya entrado en la puja por uno de los mejores centrocampistas del mundo. Claro que para eso hace falta tener un director deportivo, pero, sobre todo, una dirección deportiva. Bueno, el Barça la tiene y tampoco lo parece.

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios