La 'nueva' UEFA: dopaje financiero, sobornos, una mano derecha imputada...

La presencia de Al-Khelaifi, presidente del PSG, y Luis Rubiales, presidente de la RFEF, en el comité ejecutivo de la UEFA dejaría en evidencia la integridad del renovado organismo europeo

Foto: Al-Khefaili, presidente del Paris Saint-Germain. (Reuters)
Al-Khefaili, presidente del Paris Saint-Germain. (Reuters)

Si nada o nadie lo remedia antes, Nasser Al-Khelaifi, presidente del Paris Saint-Germain, pasará a formar parte este jueves en Roma del Comité Ejecutivo de la UEFA, liderado por el propio presidente de ese organismo, el esloveno Alexander Ceferin, candidato único para continuar al frente de la confederación. El catarí lo hará como representante de la Asociación Europea de Clubes (ECA), lo cual tiene aún más delito si cabe, pues sabido es que el PSG está señalado -e incluso denunciado por el presidente de LaLiga, Javier Tebas- de lo se que se conoce como dopaje financiero. Es decir, jugar con ventaja al recibir dinero de un Estado, como en su caso es Qatar.

Por si esto fuera poco, cabe recordar que Al-Khelaifi prestó declaración ante un tribunal suizo como sospechoso de soborno, fraude, administración desleal y falsedad de documentos en el proceso de asignación de los derechos de los Mundiales de 2018 a 2030. Casi nada. El presidente de BeIN Media es sospechoso de haber acordado “ventajas inapropiadas” en favor de Jérôme Valcke, ex secretario general de la FIFA y brazo derecho de quien fuera su presidente, Joseph Blatter, ambos suspendidos durante diez años para desempeñar cargos de responsabilidad en el negocio del fútbol.

El propio Valcke fue interrogado en relación a la investigación que sigue la policía italiana, según la cual el ex directivo de la FIFA recibió de Al-Khelaifi una villa en Cerdeña a modo de soborno. Según un comunicado de la mencionada policía italiana, la mansión de Porto Cervo constituye un “modo de corrupción empleado por Nasser Al-Khelaifi para adquirir los derechos de televisión de los Mundiales de la FIFA de 2018 a 2030”. Sin embargo, parece que ni el sistemático incumplimiento de su propio 'fair play' financiero por parte del PSG ni las acusaciones de soborno a su presidente importan en la 'nueva' UEFA, donde se les llena la boca al hablar de integridad, pero con Ceferin lleva cambino de ser más de lo mismo.

Y es que hablamos de Al-Khelaifi, pero sin irnos tan lejos, aquí tenemos a Luis Rubiales, el sustituto de Villar en la presidencia de la Federación Española de Fútbol (RFEF) aupado por todos los imputados en la misma causa que derrocó al bilbaíno y que ahora también aspira reemplazar a Juan Luis Larrea en el Comité Ejecutivo de la UEFA. Por si no lo sabían, Rubiales tenía que haber prestado declaración el pasado miércoles 23 de enero en el Juzgado de Instrucción número 6 de Valencia por el conocido ‘Caso Arquitecta’, aunque ese día estaba precisamente en una reunión de la UEFA en Roma, por lo que el juez retrasó la citación al jueves 14 de este mes.

Luis Rubiales, con David Aganzo al fondo, en su despedida de AFE. (EFE)
Luis Rubiales, con David Aganzo al fondo, en su despedida de AFE. (EFE)

A Rubiales se le acusa de haber pretendido pagar una deuda personal con fondos de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), sindicato que presidió durante siete años y a cuyos actuales dirigentes este asunto a buen seguro que acabará salpicándoles, pues entonces estaban con él y tampoco después se han desmarcado. En la denuncia consta que Rubiales comentó a la arquitecta, quien también acusa al presidente de la RFEF de agredirla, que un 40% de la primera factura (de 28.593,50 euros) de la Casa del Futbolista se destinaría a pagar la obra de su domicilio particular.

Mantiene a Subies en la RFEF

Sí, Rubiales aspira a ser unos de los ocho nuevos miembros del Comité Ejecutivo de la UEFA, un cargo que le reportaría unos buenos miles de euros que sumar a su sueldo en la RFEF. Desconozco las credenciales de los otro diez candidatos, pero las del presidente de la RFEF están ahí, por más que muchos medios se empeñen en taparlas o, cuando menos, mirar para otro lado. Así, además del 'Caso Arquitecta', Rubiales tiene un vicepresidente económico, el catalán Andreu Subies, que fue detenido por la Guardia Civil tras ser acusado de haber urdido y ejecutado un plan para que, entre 2013 y 2014, dinero invertido presuntamente en obras para la Federación Catalana de Fútbol, por él presidida, terminara siendo utilizado para trabajos en un restaurante y una vivienda de su propiedad en Cambrils.

En un primer momento Rubiales le mantuvo en el cargo ante, según él, la ausencia de medidas cautelares. Sin embargo, éstas le fueron impuestas a petición de Ministerio Fiscal el pasado 31 de octubre, pero ahí sigue, con su mano derecha imputada ante el silencio de la mayor parte de la Prensa y, lo que es aún peor, del Gobierno, donde 'Rubi' presume de gozar de la amistad de Pedro Sánchez, de ahí lo sucedido con el Anteproyecto de Ley del Deporte del que tanto hay que contar y, por supuesto, contaremos con pelos y señales.

Por si no lo recordaban, Emilio García Silvero, Director Legal de la FIFA desde el pasado mes de septiembre y anteriormente responsable disciplinario y de integridad de la UEFA, rehusó ser candidato a la presidencia de la RFEF en vista del panorama de clientelismo que había y del que precisamente emergió la figura de Rubiales. De hecho, fue el imputado Subies quien aglutinó el poder de las federaciones territoriales de cara a la elección del ex presidente del sindicato AFE como sustituto de Villar. ¿Pero de verdad no se enteran de estas cosas en la UEFA? ¿O es que a Ceferin tampoco le importan? A Pedro Sánchez ya sabemos que, al contrario, le encantan...

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios