Arreglado el VAR, ¿llamará Florentino a Pallete para quejarse del Partidazo?

El penalti pitado por Iglesias Villanueva y ratificado por el VAR deja claro que la llamada de Pérez a Rubiales surtió efecto. Veremos si el presidente del Madrid hace lo mismo con Telefónica

Foto: Florentino Pérez y José María Álvarez-Pallete, presidentes de ACS y Telefónica, respectivamente. (EFE)
Florentino Pérez y José María Álvarez-Pallete, presidentes de ACS y Telefónica, respectivamente. (EFE)

La pregunta es sencilla: ¿acaso se puede ver lo que no existe? En el 'nuevo' VAR, sí. El mejor ejemplo lo encontramos como siempre en las palabras que no se lleva el viento: "El VAR hay que mejorarlo porque lo de hoy ha sido escandaloso", declaró Sergio Ramos tras la derrota del Real Madrid ante la Real Sociedad en el Bernabéu el pasado 6 de enero. "Pita el penalti y luego consúltalo con el VAR", fue el consejo que el utrerano se permitió dar al árbitro. Es decir, exactamente lo que sucedió este domingo en el Ciutat de València, con la diferencia de que Iglesias Villanueva pitó penalti, pero luego no quiso verlo. Y eso que desde el VAR le indicaron que lo estaban revisando, aunque, por lo visto -nunca mejor dicho- no fue un error manifiesto...

"No nos gusta opinar de los árbitros, nunca lo hemos hecho", dijo Emilio Butragueño sin ponerse colorado. El Buitre es una vieja gloria del fúfbol español, aunque los más jóvenes le conocen por ser el portavoz de Florentino Pérez, más allá de que su cargo sea el de director de relaciones institucionales del Real Madrid. Su presidente, al que por algo él considera un "ser superior", no necesita opinar para generar un estado de opinión. Para ello le basta con cuchichear vía telefónica con sus interlocutores habituales, bautizados por Manolo Lama como 'prensa mamadora del movimiento'. Tan duro como real...

Lo cierto, y a las pruebas me remito, es que desde que Florentino telefoneó al presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF) para pedirle explicaciones sobre el funcionamiento del VAR, una llamada que, además, no tardó en filtrarse, curiosamente el Real Madrid no ha vuelto a tener quejas del videoarbitraje e, incluso, se muestra a favor de él. Normal que la afición del Levante ovacionara, puesta en pie, girada hacia el palco y al grito de "¡Florentino, Florentino!", al presidente del Real Madrid. Lo peor que tienen los poderosos es que no solo les gusta el poder -ojo, no confundir con autoridad-, sino que también les gusta exhibirlo.

Después de dinamitar todas las opciones de que la Selección hiciera un buen Mundial de Rusia por destituir a Julen Lopetegui a dos días de su inicio en lugar de pararle los pies a su 'amigo' Florentino como ahora pide públicamente hacer con su enemigo Javier Tebas, Rubiales va camino de cargarse también LaLiga en lo único que puede meter mano y convertir el famoso 'Villarato' en un juego de niños. Por no hablar de la propia RFEF, de la que cobra incluso un porcentaje de sus patrocinios, mantiene como vicepresidente económico a un imputado y trapichea con el sindicato del que antes era presidente. El cambio es imparable, sí, pero directo al precipicio...

Solari grita a sus jugadores desde el banquillo del Ciutat de València. (EFE)
Solari grita a sus jugadores desde el banquillo del Ciutat de València. (EFE)

Solari critica sin saber (o sabiendo)

Cambiemos de tercio. "El calendario es curioso y divertido, pero como no elegimos nosotros jugar en distintas condiciones y lo tomamos como un reto mayor. Nos entretiene mucho". Así, con una mezcla de ironía y chulería, respondió Santiago Solari a una pregunta sobre el hecho de que el Real Madrid jugara el domingo su partido de LaLiga mientras que el Barça lo hiciera el sábado, con lo que los catalanes iban a tener 28 horas más de descanso con vistas a la vuelta de la semifinal de Copa que se disputa este miércoles en el Bernabéu, tras el 1-1 de la ida.

Pues bien, el Levante-Real Madrid fue elegido por Telefónica para que fuera el llamado Partidazo, el cual debe jugarse los domingos a las 20:45 horas, tal y como se acordó en el concurso en el que se adjudicó este encuentro. Telefónica paga 350 millones de euros por él y tiene derecho a elegirlo. Es verdad que podía haber escogido el Sevilla-Barça, que se jugó el sábado a las 16:15 horas, pero no lo hizo. El Partidazo es el único que no depende de LaLiga, sino de la elección de Telefónica. Los equipos que juegan la Champions sólo juegan obligatoriamente los sábados si tienen partido de esta competición la semana siguiente o un partido el martes, lo que no es el caso, pues el Real Madrid-Barcelona es de Copa y se juega el miércoles.

Esto es algo que saben en el Real Madrid, pero da igual. Florentino prefiere tirar mierda (con perdón) contra Tebas en lugar de quejarse a José María Álvarez-Pallete, con quien quizás no se atreve. Según reconoció el presidente ejecutivo de Telefónica, nunca le agradó Mourinho, siempre se ha reivindicado como 'Raulista', a quien Florentino sacó del Madrid por la puerta de atrás, y proclama su adhesión a los valores madridistas "de toda la vida". Es decir, todo lo contrario de lo que es el Madrid actual.

Por cierto, si Pérez llamara a Pallete para quejarse del Partidazo, no sería de extrañar que también aprovechara para hacerlo de sus dos principales comentaristas, a quienes tiene atravesados desde la etapa de Canal+. Sí, como hace con todo aquel que no se somete a sus directrices, les tacha de antimadridistas, aunque cada día que pasa parece claro que no hay nadie más antimadridista que el propio Florentino. Si en apenas cuatro días el Madrid se queda sin final de Copa y a 12 puntos del Barça en LaLiga, ya sabemos de quién será la culpa: efectivamente, de Telefónica... y de Pallete.

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios