El mosqueo del Barcelona con el agente de Kubo (del que se aprovechó el Real Madrid)

El Barça tuvo que prescindir de Kubo después de tenerlo en La Masia tres años y, cuando quiso repescarlo con 18, su agente se presentó con una oferta del Madrid por el triple de dinero

Foto: Takefusa Kubo, durante un entrenamiento del Real Madrid en Montreal. (EFE)
Takefusa Kubo, durante un entrenamiento del Real Madrid en Montreal. (EFE)

"Como consecuencia de la sanción impuesta por la FIFA en 2014, el FC Barcelona ha presentado la solicitud de regularización de la situación, entre otros, de cinco jugadores de los equipos inferiores (...) que no pueden entrenar, jugar y residir en las instalaciones del Club. El FC Barcelona no renovó estas licencias para que no se pudiera interpretar que incumplía la normativa de la FIFA y a estos efectos ha adoptado las medidas que consideró adecuadas respetando al máximo las situaciones personales de cada uno de los afectados. Los jugadores han sido informados, en todo momento, del proceso que ha determinado su desvinculación del club".

[Por qué Xabi regresa a su futuro (y Raúl es una amenaza para Zidane)]

Así comunicó hace cinco años el Barça la marcha del japonés Takefusa Kubo, quien después de tres años en La Masia, entre los 10 y los 13, concretamente, tuvo que regresar a su país para recientemente acabar regresando a España, aunque para fichar... por el Real Madrid. Y ello a pesar de que el club azulgrana pretendía que volviera una vez cumplidos los 18 años, algo que sucedió el pasado 4 de junio. Una vez cumplida la mayoría de edad, el jugador japonés podría retornar a Europa sin restricción alguna, de ahí que el Barça le ofreciera al todavía jugador del FC Tokyo una ficha de 300.000 euros netos por temporada.

Cuando en el club catalan supieron que el Real Madrid también se había interesado en Kubo, subieron a 400.000 euros netos como muestra de buena voluntad. Sin embargo, su agente se presentó con una oferta del Real Madrid de 1,2 millones netos y el Barça le pidió que se marchara, lo que puso en bandeja su fichaje por los blancos. "Takefusa Kubo (04/06/2001, Kanagawa, Japón) reforzará al Castilla la próxima temporada. El primer filial madridista contará en sus filas con uno de los jugadores jóvenes más prometedores del fútbol mundial. Un centrocampista ofensivo de excelente técnica, muy habilidoso, con visión de juego, gran regate y gol". Este fue el comunicado con el que el Real Madrid hizo oficial la llegada de Kubo, en el que lógicamente no se dice nada de su pasado azulgrana...

Kubo, durante un entrenamiento del Real Madrid en Montreal. (EFE)
Kubo, durante un entrenamiento del Real Madrid en Montreal. (EFE)

Kubo ya ha sido internacional con la selección absoluta de Japón. Debutó el 9 de junio de este año en un amistoso frente a El Salvador y también disputó la reciente Copa América. Además, vuelve a España después de jugar en la Primera División de su país y en la pretemporada con el primer equipo del Real Madrid no solo no está desentonando, sino que incluso está llamando la atención. Tal y como queda claro en el comunicado antes mencionado, la idea inicial es que Kubo empiece la temporada con el Castilla que va a dirigir Raúl. Prueba de ello es que en Canadá se le esté arropando con los cuatro veteranos del segundo equipo madridista que han viajado a Montreal: a saber, Fidalgo, Seoane, De la Fuente y Javi Hernández.

Las diferencias con Vinicius

Sin embargo, y sobre todo después de ver lo que sucedió la temporada pasada con Vinicius, ya empieza a hablarse de que quizás al japonés se le quede demasiado pequeño jugar en Segunda División B, la categoría en la que una temporada más milita el Real Madrid Castilla. Claro que la diferencia con el brasileño es que Kubo no ha costado 45 millones, sino solo una pequeña cantidad que recibirá el Tokyo FC por derechos de formación, de ahí quizás que su ficha haya sido mayor, algo que no vieron así en el Barça. Además, Zidane no es Julen Lopetegui, me refiero a la hora de tener en cuenta o no las presiones que ejerce Florentino Pérez a través de sus correveidiles habituales, por lo que si el francés decide dejarle en el Castilla, nadie dirá nada.

El fichaje del nipón ha sido interpretado como un golpe del Real Madrid al Barça y en La Masia tiene que doler escucharle decir que está "muy orgulloso de poder jugar en el mejor club del mundo". Pero lo cierto es que lo único que movió a su agente fue el dinero, por más que ahora se diga que ya le hablaron de jugar en el primer equipo. Kubo, que habla castellano e incluso catalán, se formó en La Masia cuando, todo sea dicho, en la cantera del Barça aún se mantenía un estilo de juego que poco a poco se ha ido perdiendo y que ahora podría regresar con la 'vuelta' de Paco Seirulo. Sin embargo, parece evidente que, como le gusta decir a Florentino Pérez, Kubo ha nacido para jugar en el Real Madrid. Sobre todo porque en el Barça, por unos motivos u otros, no ha podido hacerlo.

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios