La verdadera razón por la que España tiene un seleccionador que no conoce nadie

Robert Moreno sigue siendo un desconocido para los aficionados. Normal, pues antes de ser seleccionador no había entrenado a ningún equipo de elite y fue elegido por pura necesidad

Foto: Robert Moreno, durante su presentación como nuevo seleccionador español. (EFE)
Robert Moreno, durante su presentación como nuevo seleccionador español. (EFE)

Igual les parece exagerado, pero les invito a que hagan la prueba. "¿Quién es ese?", es la pregunta que dos meses después de su nombramiento como seleccionador español siguen haciéndose muchos aficionados al fútbol cuando ven a Robert Moreno en la televisión. "¿Quién es Robert Moreno?", se cuestionan cuando escuchan su nombre en la radio. "Pero si no ha entrenado a ningún equipo", es el comentario generalizado cuando leen su currículo.

"Entiendo que se pregunten quién soy, pero voy a intentar demostrarles que soy alguien que merece esto", responde el técnico elegido por la Federación Española de Fútbol (RFEF) para sustituir a Luis Enrique, a quien la enfermedad de su hija Xana le obligó a dejarlo todo para estar y luchar junto a ella durante estos últimos cinco meses. Una desgracia que al menos ha servido para demostrar que, cuando queremos, sabemos lo que son el respeto y la discreción.

[La guerra civil en AFE que desvela en qué manos (y dedos) está el fútbol español]

Vaya por delante que estas desagradables circunstancias no fueron las mejores para su llegada al cargo y que tampoco cuestiono las capacidades de Robert Moreno, sobre todo porque aún no ha tenido la oportunidad de demostrarlas en ningún banquillo relevante. Las referencias más directas que tengo de él me las dio Juan Carlos Unzué, actual técnico del Girona, quien le tuvo de segundo en el Celta, tras haber trabajado juntos en el FC Barcelona a las órdenes de Luis Enrique. Insisto, no voy a ser yo quien ponga en duda a un técnico por no ser conocido, algo que de hecho sí suelo hacer con otros que 'solo' son conocidos. Sin embargo, lo que no se puede esconder es que el nombramiento de Moreno como seleccionador no fue por convencimiento, sino por necesidad.

Primero, porque la economía de la RFEF no está para muchos dispendios, aunque viendo cómo despilfarran dinero en abogados no lo parezca. "No por decir muchas veces una mentira se convierte en verdad. Fue la primera vez que se puso precio con una cláusula a la salida de un seleccionador y se ha mentido mucho. Quiero dejar esto claro: me echaron". Así explicó Julen Lopetegui su destitución, por la que la RFEF no solo perdió dos millones de euros, además de sus opciones en el Mundial, sino que encima tuvo que indemnizarle. Y, segundo, porque, no nos engañemos, la capacidad de los gestores federativos da para mucho más, de ahí que adoptaran la medida más fácil: el segundo pasa a ser primero y listo.

El cuarto seleccionador con Rubiales

Desde que Rubiales destituyó hace poco más de un año a Lopetegui por hacerse público su compromiso para dirigir el Real Madrid al término del Mundial de Rusia, España suma cuatro seleccionadores, pues entre Julen, ahora en el banquillo del Sevilla CF, y Luis Enrique estuvo Fernando Hierro. "Mi mayor preocupación no está en quién coge la Selección ahora", llegó a decir, por si nos quedaba alguna duda, el presidente de la RFEF en la presentación de Robert. "Igual que con Lopetegui tomamos una decisión y se explicó, ahora nos mantenemos en la misma línea de valores", añadió Rubiales en otras declaraciones sin pies ni cabeza, que denotan la falta de interés por aquello que pasa en la federación que no tenga que ver con su porcentaje. ¿Qué tienen que ver los valores con la elección del sustituto de Luis Enrique?

Robert Moreno, junto a Luis Enrique, durante un entrenamiento de la Selección. (EFE)
Robert Moreno, junto a Luis Enrique, durante un entrenamiento de la Selección. (EFE)

Pero ¿y quién es Robert Moreno? Barcelonés de 41 años y culé confeso. "Sí, pero el del L'Hospitalet también", responde cuando le preguntan si mantiene el carné de socio del Barcelona. "Es algo que no tiene que afectar al cargo de seleccionador de España", asegura sobre este hecho. Entrenador nacional desde 2003, se sacó el máster de Especialista en Táctica y Entrenamiento en el fútbol profesional y es diplomado en Empresa Internacional por la Universidad de Barcelona. Su experiencia se reduce a la Penya Blaugrana Collblanc, L’Hospitalet, Castelldefels y el juvenil A de la Damm, de donde dio el salto al Barça junto a Luis Enrique para dirigir al segundo equipo azulgrana en Segunda B. Acompañó al asturiano a la Roma (2011-12), el Celta (2012-14) y el primer equipo del Barça (2014-2017). Luego, se unió a Unzué cuando este cogió el Celta y le dio la responsabilidad de ejecutar las jugadas a balón parado. Autor del libro 'Mi receta del 4-4-2' y con amplia experiencia en el 'scouting', es decir, en el seguimiento y estudio de jugadores y equipos.

No ha sido jugador, ni entrenador...

¿Y su experiencia en un banquillo de primer nivel? "Si ganamos partidos, llegamos a la Eurocopa y la ganamos, nadie se acordará de si teníamos experiencia o no”, dijo en su presentación, un argumento con tan poco peso como cuando él dice que "si algún día un jugador me dice que no he empatado con nadie, me demostrará que tiene muy pocos argumentos". "Es el recurso fácil. Como no sabe qué decir, me dice que no he sido futbolista", añade en una entrevista concedida al diario 'El País'. Claro que el problema de Robert no es que no haya sido futbolista antes que entrenador, sino que tampoco ha sido primer entrenador antes de ser seleccionador nacional...

"Yo creo que sí tengo experiencia", insiste el catalán para defender lo indefendible. "He estado nueve años con Luis, en vestuarios de máximo nivel, entrenando a los mejores del mundo… Entreno desde los 14 años y soñaba con ser primer entrenador en el fútbol de alto nivel. Me faltaba el conocimiento del vestuario y eso es algo que trató de inculcarme desde el primer día Luis. También he aprendido de él la relación con la prensa". Que no, que todo está muy bien, pero no es tener experiencia. Otra cosa es que, como el mismo Robert reconoce, "a veces las oportunidades te llegan por caminos que no te gustan, pero por trabajo y profesionalidad no va a ser". Pues eso, que aproveche la oportunidad, pero que no intente ocultar la verdadera razón por la que España tiene un seleccionador al que no conoce nadie. Ah, y que no le engañen reclamando a LaLiga el uso de MediaCoach. No es su guerra.

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios