¿Se imaginan a Ramos amenazando (a lo Piqué) a la directiva del Real Madrid?

Sin dar nombres, pero sí pistas como para saber a quiénes se refería, Piqué acusó a la directiva del Barça de manejar a ciertos medios, algo impensable en el Real Madrid de Florentino

Foto: Gerard Piqué, durante un partido de esta temporada con el FC Barcelona. (Reuters))
Gerard Piqué, durante un partido de esta temporada con el FC Barcelona. (Reuters))

"Conocemos el club y sabemos los diarios que son afines al club y conocemos los artículos que salen; muchas veces sabemos quién los escribe, aunque los firme otra persona". Gerard Piqué no dio nombres, ni de directivos ni de periodistas, pero en Barcelona todo el mundo sabe que con sus declaraciones al término del Getafe-Barça del pasado sábado (0-2) quiso lanzar un mensaje a la directiva que preside Josep María Bartomeu. Además, nadie duda de que se refería a un artículo publicado un día antes en 'Mundo Deportivo' en el que se exponían verdades como que los entrenamientos del equipo azulgrana son siempre a puerta cerrada, los jugadores no salen a sala de prensa y apenas conceden entrevistas, los medios ya no viajan con el equipo...

Firmado (y escrito) por Xavier Bosch y con el titular 'Así consiguió el vestuario del Barça todo el poder', el citado periodista afirmaba, a la par que cuestionaba, que en los últimos años los futbolistas han ido ganando cuotas de poder hasta llegar a una situación nada saludable para la el club. No conozco las entrañas del Camp Nou como para poder respaldar esta opinión más o menos demostrable, pero desde fuera hace tiempo que da esa sensación. Ahora bien, que Piqué denuncie que "la pretemporada no ayudó en absoluto a comenzar bien en la competencia, muchos viajes y poco entrenamiento", me parece correcto. Primero, porque es la verdad. Y, segundo, porque sí es responsabilidad de los futbolistas, y más en el caso de un capitán como es Gerard, reivindicar sus condiciones de trabajo.

"Desde el Colegio de Periodistas de Cataluña no nos cansaremos de pedir más respeto para el oficio y sus profesionales", reza el comunicado emitido por el mencionado colegio. "Los periodistas no aceptamos que nos digan cómo hemos de hacer nuestro trabajo", añade. Conste que no estoy nada de acuerdo, pues si nosotros somos los primeros que decimos cómo deben hacerlo otros, tenemos que asumir que hagan lo mismo con el nuestro.

Claro que lo más llamativo de las premeditadas y explosivas declaraciones del central del Barça fue que no solo lanzó un dardo a la prensa y la directiva, sino que incluso llegó a amenazar a esta. "Cuando hay uno que no se quiere enfadar, no hay luchas. Hay que estar unidos; si no, nos haremos daño", dijo Piqué en la zona mixta del Coliseum Alfonso Pérez.en un tono aparentemente conciliador, aunque en realidad fuera todo lo contrario. Prueba de ello es que, según informó 'TV3', Bartomeu ha emplazado a Piqué a una reunión urgente para aclarar y matizar sus comentarios públicos.

Lo curioso es que en el mencionado artículo se denuncia el excesivo poder de los futbolistas del Barça, pero al mismo tiempo se deja en mal lugar a la directiva del club catalán. Salvo que el objetivo fuera precisamente ese: exculpar a los gestores de una mala gestión, valga la redundancia, por someterse a los caprichos de Messi y compañía. Además, a Piqué se le puede reprochar, y con razón, que pida unidad mientras él airea un presunto conflicto entre vestuario y directiva.

Sergio Ramos, junto a su presidente, Florentino Pérez, en un acto del Real Madrid. (EFE)
Sergio Ramos, junto a su presidente, Florentino Pérez, en un acto del Real Madrid. (EFE)

Algo impensable con Florentino Pérez

¿Se imaginan a Sergio Ramos amenazando al 'estilo Piqué' a la directiva del Real Madrid? Yo tampoco. Y no porque en el Real Madrid la directiva pinte más bien poco, por no decir absolutamente nada, sino porque su presidente nunca lo consentiría y así lo saben todos en el club. A diferencia de Bartomeu en el Barça, Florentino Pérez sí aglutina todo el poder en el Real Madrid y maneja los medios de manera preventiva, sin que a ningún futbolista o trabajador en general, tanto del propio Madrid como de los medios que controla, se le ocurra comentar nada en contra de él o de su siempre majestuosa gestión. La de un ser superior, ya saben.

"Jamás trabajaría para el Real Madrid porque no me gustan los valores", llegó a decir precisamente Piqué, aunque en este caso sobre el club rival. "Los jugadores que hay vistiendo la camiseta del Real Madrid sí los aprecio y los considero amigos. El tema del Madrid es que no me gusta ver en el palco las personalidades que hay y cómo mueven los hilos en este país", añadió el catalán tras un amistoso entre Francia y España (0-2) disputado en París.

"Piqué no ha dicho ninguna mentira y el Barça siempre está al lado de la verdad", dijo entonces Jordi Cardoner, vicepresidente primero del FC Barcelona. "Normalmente la verdad no tiene que abrir conflictos. Piqué ha expresado una opinión libre y sin faltar a nadie. Lo ha dicho de una forma muy clara y a veces la claridad puede ofender". Pues eso, veremos si trasciende el contenido de esa "reunión urgente" a la que Bartomeu ha emplazado a Piqué, aunque con esta premisa de que "la verdad no tiene que abrir conflictos" poco le podrá decir. Vamos, que no le dirá nada y veremos si no es Gerard quien vuelve a ejercer de presidente...

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios