Por qué Pedro Sánchez se lava las manos con Arabia (y Florentino se las frota)

Mientras el presidente del Gobierno en funciones quiere evitar un conflicto diplomático, el Real Madrid tiene previsto que su museo itinerante esté en Riad... coincidiendo con la Supercopa

Foto: Mujeres saudíes, durante un partido de fútbol en su país tras permitirles entrar en los estadios.
Mujeres saudíes, durante un partido de fútbol en su país tras permitirles entrar en los estadios.

La polémica la encendió la portavoz del Gobierno de España en funciones, avivada, eso sí, por quienes están como locos por que Luis Rubiales se quede sin los 30 millones de petrodólares que tanto necesita, de ahí la campaña orquestada contra su ocurrencia de disputar la Supercopa de España en enero, con cuatro equipos y, lo más discutible de todo, en Arabia Saudí. A la pregunta de qué le parecía que la Federación Española de Fútbol (RFEF) pretenda celebrar esta competición en el citado país, Isabel Celaá no fue explícita, pero sí rotunda: "Nosotros defendemos la igualdad de las mujeres y de los hombres y la igualdad de género, la llevamos en nuestro programa. Hay cuestiones todavía por resolver socialmente, mundialmente, globalmente, y esa puede ser una".

Aunque suele esquivar los charcos con la misma habilidad que las puertas cuando esquiaba, la presidenta del Consejo Superior de Deportes (CSD) también expresó su oposición a que se lleven competiciones en aquellos países donde se discrimine a la mujer. Eso sí, para no liarse, María José Rienda se remitió a las palabras de su compañera Celaá: "Ya oísteis a la portavoz del Gobierno, que nosotros estamos a favor de los derechos de la mujer y todo aquello que veamos en contra lógicamente no estamos de acuerdo", dijo la granadina para hacer la bola un poco más grande.

Sin embargo, cuál fue la sorpresa cuando, después de unos mensajes de WhatsApp enviados desde Moncloa intentando matizar la postura del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez fue preguntado en los micrófonos de la Cadena SER por la Supercopa en Arabia y no quiso mojarse. "No tengo una opinión sobre ello. No lo sé. Un presidente del Gobierno se tiene que ocupar de muchas cosas, pero hombre, de la Supercopa ya...", aseguró el líder del PSOE. En vista de que la respuesta no fue nada convincente, la presentadora del programa le repreguntó: "Como español, como seguidor de fútbol... ¿Le gustaría?". Y Sánchez siguió sin querer inmiscuirse en el asunto: "Yo soy más de baloncesto que de fútbol. Insisto: no sé cuáles son las razones".

Aunque habrá quien piense que quizás el presidente del Gobierno en funciones no quiere hablar de Arabia para no perjudicar a su amigo Rubiales —o eso es al menos lo que el presidente de la RFEF le aseguró a Rienda que son Pedro y él—, lo cierto es que Sánchez se lava las manos solo por no provocar un conflicto diplomático. Como recordarán, hace justo un año el Ministerio de Defensa anunció que paraba un contrato de venta de 400 bombas guiadas por láser por el que Riad había pagado ya 9,2 millones de euros. El anuncio llegó después de que un mes antes decenas de niños murieran en Yemen víctimas de los bombardeos de una coalición regional liderada por Arabia Saudí.

Florentino Pérez, durante una de sus visitas a Arabia Saudí.
Florentino Pérez, durante una de sus visitas a Arabia Saudí.

¿El Museo del Real Madrid en Riad?

Y es que hablamos de política internacional y no debemos engañarnos. España tiene embajador en un país que el rey Felipe visitó no hace mucho y con el que se mantienen excelentes relaciones comerciales, entre ellas la construcción del AVE a La Meca en que participó un consorcio de constructoras españolas, incluida, aunque de manera indirecta, la ACS de Florentino Pérez. Y ya que hablamos del presidente del Real Madrid, sin duda el gran aliado de Rubiales, no es casualidad que el club blanco tenga previsto que el 'Real Madrid World of Football, Come Play!', "la primera exposición y experiencia global itinerante del mundo", esté en Riad durante las fechas en que se disputa la Supercopa de España, del 8 al 12 de enero de 2020.

Es decir, que mientras nadie se atreve a confirmarlo, el Madrid sí sabe dónde se jugará una Supercopa de España en la que, por cierto, se ha colado gracias precisamente al nuevo formato. "Arabia Saudí está en el corazón del Real Madrid", llegó a decir Florentino cuando visitó al príncipe Salman Bin Abdul-Aziz Al-Saud. "Queremos ser líderes también en solidaridad. Nunca vamos a olvidar que aspiramos a un mundo más justo", añadió antes de la reunión en la que hablaron sobre los objetivos que tanto la Fundación Real Madrid como la Fundación Príncipe Salman buscaban con la creación de la primera escuela socio-deportiva en Riad.

Y mientras Pedro Sánchez se retrató al no demostrar con hechos algo de lo que tanto presume con palabras, Javier Tebas fue fiel a sí mismo al posicionarse en contra de que la Supercopa de España se juegue en Arabia, no por motivos que tienen que ver con los derechos humanos, sino porque el país saudí ha "colaborado con una política de piratería" que afecta a varias ligas europeas, a través del canal beoutQ, que emite esas competiciones sin pagar los derechos. "Por mí se la puede llevar a todos los sitios del mundo, pero creo que todos los sitios menos Arabia son mejores para organizar la Supercopa, donde nos están pirateando la señal a toda la industria del fútbol y del deporte del mundo", sentenció el presidente de LaLiga.

Para responder a las palabras de Tebas, la omisión de Sánchez y los hechos de Rubiales y Florentino, sirvan estas declaraciones de la futbolista Vero Boquete sobre la polémica Supercopa que llevará a Barcelona, Valencia, Atlético y Real Madrid a Riad: "Si se confirma, creo que es un ejemplo más de la falta de valores o de la crisis moral que tiene la sociedad en la que estamos viviendo actualmente. Porque representa la victoria del dinero y del negocio por encima del deporte, por encima de cualquier otra cosa".

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios