De las mentiras a las traiciones: Tebas, al rescate de Aganzo... ¿para controlar AFE?

La guerra RFEF-LaLiga también pilla en medio a los (y las) futbolistas: si a Rubiales se le atragantó el sindicato Futbolistas ON, ahora es Tebas quien quiere pescar en el río revuelto de AFE

Foto: David Aganzo, presidente de AFE, con Jesule al fondo. (EFE)
David Aganzo, presidente de AFE, con Jesule al fondo. (EFE)

Lo peor de las guerras es que si te pillan en medio no tienes más remedio que alinearte en uno de los bandos. De lo contrario, corres el riesgo de convertirte en enemigo de ambos. Mantener la neutralidad no resulta sencillo, pues no posicionarse hacia un lado conlleva inevitablemente estar con el otro, por más que no sea tu voluntad. En el fragor de la batalla, los contendientes solo piensan en ganarte para su causa, o incluirte como un objetivo más.

¿Y a qué viene esta perorata con tintes bélicos?, se preguntarán. Pues a que en la guerra abierta que vive el fútbol español entre los presidentes de la Federación Española de Fútbol (RFEF) y de LaLiga, ya saben, los 'íntimos enemigos' Luis Rubiales y Javier Tebas, respectivamente, resulta complicado no tomar partido por uno de los dos, algo que han terminado haciendo, por ejemplo, muchos medios. Su única duda es a quién apoyar, es decir, a cambio de qué interesa ir con uno u otro.

Claro que el problema viene cuando a quienes se les obliga a tomar parte son los agentes principales del fútbol, es decir, los futbolistas y, ahora también, las futbolistas. Bajo el pesado yugo del 'conmigo o contra mí' nació hace año y medio el sindicato Futbolistas ON, denostado desde la federación de Rubiales al estar liderado por un ex compañero y ex amigo y una ex trabajadora de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE). Esto le costó al imberbe Futbolistas ON ser automáticamente señalado como el sindicato vertical de LaLiga, una falacia como el tiempo se ha encargado de demostrar e, incluso, contradecir.

Tal y como informó El Confidencial a mediados de agosto, desde la RFEF se fraguó un motín para desbancar a David Aganzo de la presidencia de AFE a través de una moción de censura organizada por diferentes miembros de su Junta directiva, además de empleados y ex empleados afines a Rubiales. La sombra del presidente federativo y ex presidente del citado sindicato es tan alargada que pocos dudaron de su implicación. "Nosotros pusimos a dedo a David Aganzo; no está capacitado", afirmó en el diario AS el vicepresidente y director deportivo de la AFE, Jesule, en respuesta a las acusaciones de su presidente en el mismo medio.

Luis Rubiales y Javier Tebas, presidentes de la RFEF y LaLiga, respectivamente
Luis Rubiales y Javier Tebas, presidentes de la RFEF y LaLiga, respectivamente

La antes mencionada creación de Futbolistas ON, justo cuando AFE cumplía cuatro décadas de monopolio, es algo que Rubiales se sigue negando a aceptar, de ahí que no haya tenido ni la educación, además de obligación, de recibir a su presidente y le dejara fuera del reparto del millón de euros que tradicionalmente la RFEF destinaba al llamado partido de AFE. Y es que, tal es la obsesión de 'Rubi' con el nuevo sindicato que no faltan quienes aseguran que detrás de las amenazas que Tebas denunció en comisaría que había recibido de su homólogo de la RFEF se esconde este asunto: aniquilar a Futbolistas ON a cambio de vayan ustedes a saber qué. ¿Quizás algún documento encontrado en el asalto a su despacho profesional?

Cabe recordar que el sindicato que preside Juanjo Martínez aún aspira a tener el 5% de representación necesario para ser acreedor del Fondo Social de LaLiga y que su imagen ha cambiado radicalmente entre los futbolistas después de unas elecciones a las que acudieron en una clara desigualdad de condiciones. Mientras en muchos vestuarios no lo conocían por su falta de recursos para visitarlos como hizo AFE, en los que sí habían oído hablar de él, se habían tragado lo del sindicato de Tebas. Si a esto le unimos la guerra civil que se vive en AFE, muchos jugadores de Primera y Segunda han abierto los ojos. Y es que la mayoría de los alrededor de 2.800 afiliados de Futbolistas ON son de Segunda B y Tercera.

Sabido es que desde que cambió el despacho de AFE por el de la RFEF, Rubiales ha estado muy encima de Aganzo en asuntos tan dispares como el famoso partido de Miami o las negociaciones del convenio colectivo del fútbol femenino. Pero, como en toda guerra que se precie, en esta del fútbol español tampoco falta el fuego amigo. Así, cuando Jesule atacó a Aganzo, reconoció que "hemos querido que esto no salga a la luz porque no es bueno para AFE, pero… Están mintiendo (...) Teníamos unas elecciones sindicales con Futbolistas ON en las que había que mantener la unidad y por responsabilidad había que estar todos unidos, pero cuando ha llegado el momento en el que se ha acabado esta batalla, nuestra obligación de Junta nos hace decir basta con las actuaciones de Aganzo y la forma de llevar el sindicato (...) Le dijimos “David, tienes que dimitir. Tienes que dimitir porque no queremos que esto salga a la luz pública, queremos que se quede aquí". Sobran comentarios.

Claro que LaLiga era consciente del motín que se está llevando a cabo en la Gran Vía. Javier Tebas nunca da puntada sin hilo y, consciente de la escisión producida en AFE, se reunió con su presidente, David Aganzo, para conocer de primera mano qué es lo que estaba pasando y, de aquella manera, ver si podía medrar y aprovechar el río revuelto para pescar en un caladero de Rubiales. Lo más grave de todo es que Tebas le comentó a Aganzo que Futbolistas ON, el mismo que nació con la vitola de sindicato de Tebas o sindicato amarillo de LaLiga, iba a cerrar en breve. Ya ven, se empieza con mentiras y se acaba con traiciones. Como en todas las guerras...

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios