Por qué Portu, murciano con genética vasca, no ocupa plaza de 'extranjero' en la Real

Con permiso del cedido Odegaard, es el gran fichaje de la Real. Portu recuerda al clásico jugador vasco de garra y se ha ganado a la afición txuri urdin con sus goles y sus ganas

Foto: Portu celebra con sus compañeros el gol de la victoria de la Real Sociedad en Granada. (EFE)
Portu celebra con sus compañeros el gol de la victoria de la Real Sociedad en Granada. (EFE)

Un estudio científico realizado por la Universidad del País Vasco afirma que los vascos tienen rasgos genéticos propios, "distinguibles del resto de los europeos". El trabajo, para el que se compararon hasta 60.000 puntos del genoma de 240 europeos procedentes de "minorías geográficas", se publicó en la revista Human Genetics. No obstante, la investigación no demostró que haya una "raza vasca", como promulgaba el fundador del Partido Nacionalista Vasco (PNV), Sabino Arana, en su ideario.

Otro estudio sobre el mismo asunto, en este caso de la Universidad Pompeu-Fabra, de Barcelona, asegura que "un vasco comparte más similitudes genéticas con un murciano que con un vasco-francés". Quién sabe, quizás en esta investigación se analizaron los genes de Portu, el futbolista por el que la Real Sociedad pagó este último verano 10 millones de euros y convertirse así en el tercer fichaje más caro de la historia del club vasco, solo por detrás del repescado Illarramendi y de Vela.

Perdón por la autocita, pero lo cuento en mi libro '100 nombres que hicieron grande a la Real', en cuya segunda edición ampliada el protagonista de este artículo a buen seguro que tendrá cabida. En el verano de 1989, la marcha de Loren al Athletic de Bilbao previo pago de los 300 millones de pesetas de su cláusula de rescisión abocó a la Real a tomar una decisión nada fácil: cambiar su política deportiva de jugar solo con futbolistas de su cantera y que le llevó nada menos que a ganar dos Ligas consecutivas. Fue en una histórica asamblea de socios compromisarios en la que se votó, y aprobó con una amplia mayoría, abrirse al mercado de fichajes.

Eso sí, en contra de lo que se piensa, en ningún momento se acordó traer solo jugadores extranjeros, por aquel entonces aún limitados a un máximo de tres, de ahí también que durante este tiempo tampoco se hicieran más. Sencillamente se decidió buscar fuera lo que faltara en casa. Así llegó John Aldridge, para tapar la fuga del mencionado Loren, años después incomprensiblemente de vuelta a Zubieta, pues no era el mejor ejemplo para los canteranos. Sin embargo, y volviendo al inevitable cambio de política deportiva de la Real, como quiera que calidad-precio el mercado internacional era mucho más asequible económicamente que el nacional, hasta trece años después el club donostiarra solo fichó extranjeros.

Portu celebra uno de sus dos goles al Granada en la última jornada de Liga. (EFE)
Portu celebra uno de sus dos goles al Granada en la última jornada de Liga. (EFE)

Fue en 2002, precisamente con el actual director de fútbol de la Real, Roberto Olabe, en las labores de secretaría técnica, cuando se rompió una norma no escrita con la contratación del central asturiano Boris, quien, todo sea dicho, resultó un fiasco. De hecho, y aunque es verdad que en cada caso las circunstancias fueron y son muy diversas, desde entonces la Real ha fichado a 25 jugadores que, para entendernos, ni son extranjeros ni tampoco entrarían, al menos de momento, en la filosofía del Athletic. Pues bien, ninguno ha calado tanto entre la afición como lo ha hecho Portu en los cuatro meses que lleva vistiendo la camiseta txuri urdin.

A saber: después de Boris en la temporada 2002-03, en la 2005-06 llegaron a la Real Álvaro Novo y Cifuentes; en la 2006-07, Gerardo, Juanito, Diego Rivas y Jesuli; en la 2007-08, Martí, Nacho, Víctor Casadesús y Fran Mérida; en la 2008-09, Marcos y Sergio Rodríguez; en la 2009-10, De la Bella; en la 2010-11, Tamudo y Sutil; en la 2012-13, José Ángel; en la 2013-14, Canales y Granero; en la 2015-16, Raúl Navas ; en la 2016-17, Juanmi y David Concha; en la 2017-18, Diego Llorente y Moyà; en la 2018-19, Sandro; y el pasado 18 de junio, se hizo oficial el fichaje de Portu, que firmó hasta 2024.

Cristian Portugués Manzanera, que así se llama el nuevo ídolo de Anoeta, nació hace 27 años en Beniel, un pequeño pueblo de la Huerta de Murcia. En 2010 debutó con el segundo equipo del Valencia, con el que jugó en Segunda B y en Tercera. En 2014 debutó en Mestalla, pero el verano de ese año fue traspasado al Albacete, en el que estuvo dos años. En junio de 2016 fichó por el Girona, con el que logró el ascenso a Primera y se consagró con el gol de la histórica victoria de los catalanes en el Bernabéu la temporada pasada.

Portu, en el momento de marcar el 1-2 para la Real Sociedad en Granada. (EFE)
Portu, en el momento de marcar el 1-2 para la Real Sociedad en Granada. (EFE)

Algún que otro detractor...

En contra de algún que otro detractor que opina que "la Real ha perdido" al gastarse 16,5 millones en Portu e Isak "para minar la confianza y el valor de Willian José y Januzaj y cargarse a Bautista y frenar la progresión de Barrenetxea", considero que el fichaje del murciano es el mayor acierto de Roberto Olabe junto al de los navarros Mikel Merino, la temporada pasada y también por 10 millones, y Nacho Monreal, al cierre del último mercado de verano. Además, claro está, de la cesión por dos temporadas de Martin Odegaard, la antítesis de lo que fueron hace un año las de Theo Hernández y Sandro Ramírez.

También el sueco Isak apunta muy buenas maneras, pero teniendo en cuenta que solo tiene 19 años, hay que darle tiempo. Precisamente lo que con Willian José disputándole el puesto va a tener. Y es que lo mismo que Portu puede provocar que Januzaj saque lo mejor de sí mismo cada vez que tenga minutos, al brasileño tener un recambio de garantías le ha puesto las pilas, precisamente lo que la temporada pasada no ocurría con Bautista, cedido al Eupen belga y donde, como él mismo declaró recientemente en una entrevista con El Diario Vasco, quiere convertirse "en un delantero más completo para volver a la Real".

Pero, para volver y acabar con Portu, los cuatro goles y las tres asistencias que lleva en los 772 minutos que ha disputado hasta el momento en LaLiga, son lo de menos viendo su enorme contribución a un equipo en el que parece que lleva toda la vida. De hecho, y de ahí la broma del murciano con genes vascos que no ocupa plaza de 'extranjero', es un futbolista que recuerda a los clásicos jugadores de garra que siempre tuvo la Real y que últimamente no abundan en Zubieta, de ahí lo pronto y mucho que ha conectado con una afición que le empieza a idolatrar. Y no solo por sus goles, sino sobre todo por sus ganas.,, y sus genes.

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios