Cobardía y traición. Estos son los 'valores' de Rubiales: si no les gustan, no tiene otros...

La destitución de Robert Moreno para devolver el cargo a Luis Enrique es la última demostración de lo que el presidente de la RFEF entiende por sus cacareados 'valores'

Foto: Robert Moreno, con Luis Rubiales al fondo, en su presentación como seleccionador. (EFE)
Robert Moreno, con Luis Rubiales al fondo, en su presentación como seleccionador. (EFE)

El esperpento se veía venir y hasta Iker Casillas no pudo reprimirse cuando al término del partido contra Rumanía (5-0) se confirmó que el rumor era, como tanto la gustaba decir a José María García, la antesala de la noticia. "Somos un país de chirigota... ¡Que viva España", escribió el guardameta internacional en su cuenta de Twitter y en referencia a la inminente destitución de Robert Moreno, con quien Rubiales de Arabia no tuvo la valentía de ir de frente. Superado el duelo por la muerte de su hija, Luis Enrique vuelve y, a falta de sus explicaciones, tampoco él parece que se haya portado muy bien con quien le sustituyó al frente de la Selección.

"Si llegado el momento, Luis Enrique decide que tiene ganas de volver a entrenar y quiere contar con nosotros, yo voy a ser el primero y además encantado, de dar un paso a un lado y trabajar con él", dijo Robert el pasado 3 de septiembre. Es decir, que más fácil no se lo pudo poner a Rubiales de Arabia y al propio Luis Enrique por si, como finalmente ha sucedido, el asturiano decidía volver el cargo que se vio obligado a abandonar por motivos de fuerza mayor. Claro que cuando no tienes modales y solo sabes manejarte con malas artes y por la espalda, pasa lo que pasa.

Moreno no quiso comparecer ante los medios tras la goleada a Rumanía en el Wanda Metropolitano y se despidió entre lágrimas de sus jugadores, quienes tampoco quisieron hablar, un dato más que significativo. La decisión tomada por el presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF) de ofrecer el cargo a Luis Enrique comenzó a gestarse tras los empates ante Noruega (1-1) y Suecia (1-1). Por el técnico asturiano también se interesó recientemente el Arsenal. El catalán Raül Sanllehí, director de fútbol de los gunners y ex del FC Barcelona, ya quiso ficharle tras la marcha de Arsène Wenger y, como quiera que su sustituto, Unai Emery, está muy cuestionado, volvió a pensar en él. Ahora se entiende su silencio con el Arsenal y que Emery, de momento, siga en su cargo...

Robert Moreno, durante el encuentro que enfrentó a España con Rumanía en el Metropolitano. (EFE)
Robert Moreno, durante el encuentro que enfrentó a España con Rumanía en el Metropolitano. (EFE)

Donde dije amigo, digo...

"La situación que me apetecía y con la que disfrutaba era la que teníamos antes", aseguró Robert Moreno, quien tiene motivos suficientes para sentirse utilizado y traicionado. "Hay tres ruedas de prensa desde que soy seleccionador que me hubiese gustado no hacer: la de Malta, la de mi presentación y la de hoy", dijo el catalán tras conocerse el trágico fallecimiento de la hija de Luis Enrique. Pero aquí viene lo más duro de todo: "A Luis lo considero un amigo y los amigos están por delante de cualquier proyecto que tienes en la vida porque si no se pierde algo que todos tenemos que tener, que es ser persona". Donde dije amigo, ¿qué dirá ahora?

Cuesta creer que después del comportamiento que tuvo Moreno, por cierto, aclamado por muchos que ahora no cuestionarán su esperpéntica e injusta salida, Rubiales de Arabia se haya comportado como se ha comportado con él. Pero es lo que hay. Y, no, no se trata de nada personal contra este personaje siniestro. A las pruebas me remito. "No necesito sentarme con Rubiales y con Molina porque han confiado en mí y siempre me han dicho las cosas a la cara", dijo Robert en Cádiz al comentarle que el presidente de la RFEF no confirmó su continuidad. Qué iluso. Es lo que tiene tocar pelo. Además de cornudo, destituido..

Pobre fútbol español y pobre Selección, con cinco entrenadores —Julen Lopetegui, Fernando Hierro, Luis Enrique, Robert Moreno y Luis Enrique— en menos de año y medio. Todo un ejemplo de mala gestión. De incapaces y, además, malas personas. Este último cambio podía haber sido comprensible dadas las circunstancias, pero, precisamente por esas mismas circunstancias, no con estas formas a todas luces evitables. No sé ustedes, pero yo cada vez que escucho hablar de "valores" a Rubiales de Arabia me echo a temblar. Y es que, parafraseando al gran Groucho Marx, estos son los cacareados 'valores' de Rubiales y, si no les gustan, no tienen otros...

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios