La mentira (compulsiva o no) sobre dónde va el dinero de la Supercopa de Arabia

El presidente de la RFEF asegura que el dinero de la Supercopa de España es para el fútbol femenino y el fútbol modesto, pero esta no es sino otra mentira más de Rubiales de Arabia

Foto: El presidente de la RFEF, Luis Rubiales, con el saudí Abdulaziz bin Turki Al-Faisal. (EFE)
El presidente de la RFEF, Luis Rubiales, con el saudí Abdulaziz bin Turki Al-Faisal. (EFE)

Según el diccionario de la RAE, la mitomanía es la tendencia o la inclinación patológica a fabular o transformar la realidad al explicar o narrar un hecho. Tal y como explican los expertos en psicología, hay personas a las que se conoce como mitómanas porque tienen un impulso irrefrenable a mentir y se creen sus propias mentiras. La gran diferencia entre el mentiroso y el mitómano es la finalidad de la mentira. Mientras el mentiroso lo hace con un objetivo, el mitómano no, aunque hay que distinguir el grado de mentira, pues quienes mienten compulsivamente no necesariamente tienen por qué creerse sus propias mentiras.

Mitómanos o sencilla y llanamente mentirosos, lo cierto es que en España vivimos unos tiempos en los que mentir se ha convertido en una práctica tan habitual como impune. Un indecente e indignante hábito, sobre todo porque desde muchos medios de comunicación se mira para otro lado según quién sea el mitómano o el mentiroso en cuestión. "El dinero de la Supercopa en Arabia no es para construir un chalé, va para el fútbol femenino y el fútbol más modesto", afirmó el presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, para justificar su decisión de llevar este torneo a un país donde las libertades y los derechos humanos, especialmente los de las mujeres, no se respetan.

[Rosa María Mateo y su doble vara de medir: ¿por qué la Supercopa no y el Dakar sí?]

Claro que sabido es que esto poco o nada le importa a Rubiales —acusado de agredir a una mujer, por ejemplo—, así como a su gran aliado en este asunto, el presidente del Gobierno en funciones, quien antes de las últimas elecciones generales evitó hablar de Arabia y después apoyó que la Supercopa de España se dispute allí. Si algo tienen en común el expresidente del sindicato AFE y el socialista Pedro Sánchez es su capacidad para mentir sin ningún pudor y presumir de aquello que precisamente no son.

Según informó el diario 'Marca', los finalistas de esta nueva Supercopa de España, que se disputa entre el 8 y el 12 de este mes en la ciudad saudí de Yeda, se embolsarán 12 millones cada uno, mientras que los que caigan en las semifinales ganarán 8,9 millones, también cada uno. Es decir, más de los 40 millones que en principio paga Arabia. ¿Dónde está entonces ese dinero que va para el fútbol femenino y el fútbol modesto?

Sí, además de los 40 millones que pagan los saudíes, está la venta a la baja de los derechos de televisión. Como quiera que RTVE, Atresmedia y Mediaset se negaron a pujar, finalmente la ofrecerá Movistar. De este modo, la Supercopa de España será por primera vez de pago, otra gran gestión de Rubiales de Arabia, quien tanto dice mirar por los aficionados y lo único que le preocupa es aquello de 'qué hay de lo mío'. Basta con echar un vistazo a las cuentas de la RFEF para comprobar cómo está siendo la gestión económica de Rubiales de Arabia para desmentirle.

El presidente de la RFEF, Luis Rubiales, durante su visita a Pedro Sánchez.
El presidente de la RFEF, Luis Rubiales, durante su visita a Pedro Sánchez.

El alto precio del clientelismo

Así, mientras el beneficio de 2017 ascendió a 8.286.696 euros, el de 2018, ya con él en la presidencia de la RFEF, se redujo a tan solo 54.667 euros. Sí, como lo leen. Normal, si tenemos en cuenta la estampida de patrocinadores junto a un incremento en gastos de personal. Nada menos que siete millones de euros. De los 182 trabajadores de 2017 se pasó a 225 en 2018, y esperen a que tengamos los datos de 2019... Este es el precio del clientelismo y el amiguismo, por más que, ya sea de manera compulsiva o no, se vendan integridad y transparencia. ¿Les suena?

Aunque el despilfarro más revelador de cómo se ha instalado Rubiales en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas lo encontramos en las remuneraciones percibidas por el propio presidente y los miembros de la alta dirección: de 1.019.977 a 1.854.779 euros. Este apartado también se podría desgranar y analizar uno por uno todos los nombres, pero creo que no hace falta. Eso sí, luego dirán que vienen al fútbol para servirlo y no para servirse de él.

En el presupuesto de 2020, llama la atención el aumento de los gastos en el apartado en el que se habla de "profesionales independientes", donde es de suponer que Rubiales da cobijo a todos los abogados que le rodean en su permanente judicialización del fútbol español y que pasa de 17.942,025 euros a 21.010.365. Es decir, más de tres millones, a los que hay que sumar los casi dos que aumenta el gasto en personal administrativo. Por otro lado, en el apartado de ingresos, destacan los 10 millones de aumento en 'sponsors', de 29.484.999 en 2019 a 40.403.450 en 2020, lo que lleva a pensar que es ahí donde se incluyen 10 de los 40 millones de la Supercopa de Arabia. ¿Y saben quién cobra un porcentaje por la llegada de patrocinios? Efectivamente, ese que están pensando.

Imagen del sorteo de la Supercopa de España que se disputará en Arabia. (EFE)
Imagen del sorteo de la Supercopa de España que se disputará en Arabia. (EFE)

"Claro que el dinero es importante. ¿Quién puede negar eso? Es muy importante, pero el dinero va para los clubes de Segunda B y Tercera", insiste e insistirá estos días Rubiales. Por si no lo recuerdan, el FC Barcelona y el Real Madrid, los dos clubes que le respaldan frente a LaLiga y a Javier Tebas, son los que más dinero fijo recibirán, con una base de 6,8 millones de euros, premios por resultados aparte. Por su parte, el Atlético de Madrid ingresará unos cuatro millones, y 2,5 serán para el Valencia, quien reclama a la RFEF equiparar sus dividendos a los del Barcelona, con una lógica petición que basa en su condición de campeón de la Copa del Rey.

Y ya que hablamos de Arabia, recuerden aquel proverbio árabe que dice: "La primera vez que me engañes, será culpa tuya. La segunda, será culpa mía". Pues eso. No se crean nada de lo que les cuente Rubiales. Miente, compulsivamente o no, pero la culpa ya no es suya, sino de quienes replican sus mentiras. Por cierto, veremos si algunos de estos viajan a Arabia con todos los gastos pagados. Sí, con el dinero que, según Rubiales, "va para el fútbol femenino y los clubes de Segunda B y Tercera"...

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios