El vídeo sexual de Enrich y Luna: de las risas a jugarse cinco años en la cárcel

La Fiscalía de Gipuzkoa y la acusación particular de la joven que denunció a los entonces compañeros en el Eibar piden esta pena para cada uno de ellos por un delito contra la intimidad

Foto: Enrich y Luna, en el banquillo de Ipurua, durante su etapa en la Sociedad Deportiva Eibar.
Enrich y Luna, en el banquillo de Ipurua, durante su etapa en la Sociedad Deportiva Eibar.

En un mensaje de voz que circuló por grupos de WhatsApp de futbolistas y que La Sexta reprodujo, uno de los presuntos protagonistas ofrecía su versión de los hechos, quitaba importancia a lo sucedido, aunque al mismo tiempo señalaba al responsable y no descartaba que pudiera crearles problemas. Y, efectivamente, cuatro años después de la difusión en redes sociales de un vídeo de contenido sexual grabado unos meses antes, en abril de 2016, Sergi Enrich, actual capitán de la Sociedad Deportiva Eibar, y Antonio Luna, exjugador del equipo armero y actualmente en el Girona, pueden tener un serio problema, por mucho que ya sepamos "cómo son los futbolistas", que decía alguno entre risas...

Resulta que ambos se enfrentan desde este miércoles en el Juzgado de lo Penal número 3 de San Sebastián a un juicio en el que tanto la Fiscalía de Gipuzkoa como la acusación particular de la joven que les denunció piden cinco años de prisión para cada uno de ellos por un delito contra la intimidad recogido en el artículo 197 del Código Penal, por grabar unas imágenes sin el consentimiento de un tercero, en este caso una tercera. Las partes denunciantes reclamarán asimismo indemnizaciones por los daños y perjuicios causados a la víctima, una joven guipuzcoana.

Además de los citados Enrich y Luna, en el juicio también comparecerá su excompañero Eddy Silvestre, imputado como responsable de la difusión masiva del vídeo que se hizo viral. Silvestre, actualmente en el Albacete, está acusado de difundir las imágenes con conocimiento de que estas habían sido tomadas sin el consentimiento de la mujer implicada. Un delito que contempla de uno a tres años de cárcel, aunque en su caso también se aplica la agravante de que las imágenes contienen material de índole sexual, por lo que las penas van de los dos a los tres años. La acusación solicita el máximo, mientras que el fiscal pide dos años de prisión.

Según el auto judicial, Enrich y Luna compartieron las imágenes con otras personas sin que la víctima tuviera conocimiento del hecho ni tampoco hubiese dado su autorización. El tercer encausado, Silvestre, que por entonces jugaba en el Cádiz, aunque la temporada anterior había compartido vestuario con Enrich y Luna en el Eibar, fue una de las personas que recibió el vídeo a través de WhatsApp y se considera que fue él quien las difundió masivamente hasta hacerse virales. Fue entonces cuando la víctima tuvo conocimiento de lo sucedido y decidió denunciar los hechos ante la comisaría de la Ertzaintza de San Sebastián.

Luna y Enrich, en Nueva York.
Luna y Enrich, en Nueva York.

Según fuentes judiciales, los primeros en declarar serán los tres acusados y después lo harán testigos y la propia víctima, además de los agentes de la Ertzaintza que realizaron las pruebas periciales, como la localización del vídeo o la identificación de las voces. Tal y como recogió la jueza del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Eibar, las imágenes fueron grabadas por Luna con el móvil de Enrich y en ellas se puede ver a los dos futbolistas y a la joven que estaba con ellos, quien, según destaca la magistrada, desconocía que se estuvieran captando imágenes y nunca dio su consentimiento para que se grabaran las relaciones que mantenían. De hecho, en un momento del vídeo se observa que la joven se percata de que Luna tiene un teléfono en la mano y le insta a no grabar con él.

Un comunicado más que revelador

"Se trata de la grabación de un acto íntimo y privado, llevado a cabo entre personas adultas con pleno consentimiento por parte de todos y en el ámbito de la libertad de la que todos disfrutamos", rezó el comunicado de los dos futbolistas. Ya es triste que ambos se lamentaran por dañar su imagen, la de su club, la de la ciudad armera, ofender a los niños y, solo en último lugar, "disculparnos por el daño que pueda suponer la divulgación del vídeo a la imagen de la tercera persona involucrada en el mismo". Muy triste y revelador, sí.

Según informaciones de periodistas que siguen la actualidad del equipo armero, su entrenador, José Luis Mendilibar, abroncó a los dos futbolistas y les dejó fuera de la convocatoria para un amistoso ante el Leganés. Sin embargo, el Eibar, un club siempre ejemplar y que está casualmente presidido por una mujer, Amaia Gorostiza, anunció que no emprendería ninguna acción contra Enrich y Luna al entender que "es su vida privada". ¿Y la vida privada de la chica? Esta es la pregunta que surgió entonces, antes incluso de que denunciara los hechos, y que este miércoles sentará ante un juez a los dos implicados.

En esa misma línea se pronunció el presentador de un programa televisivo. "No os tenéis que disculpar de nada porque es vuestra vida privada", dijo. En uno y otro caso, y dejando al margen consideraciones morales o inmorales, según se mire, la falta de respeto hacia la joven implicada es más que evidente. Aunque quizás así se explique la impunidad que algunos futbolistas se piensan que tienen por el mero hecho de serlo. Y, lo que es peor, el pésimo ejemplo que dan a una sociedad que no siempre puede mirar hacia otro lado.

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios