La rebelión de Ibra y Bale contra el FIFA 21 pone bajo sospecha al sindicado FIFPro

Tal y como denunció el portero alemán Kahn en 2002, el futbolista sueco, respaldado por el galés, se pregunta quién ha autorizado a la empresa del famoso videojuego usar su imagen

Foto: Ibrahimovic celebra un gol en el nuevo videojuego del FIFA 21
Ibrahimovic celebra un gol en el nuevo videojuego del FIFA 21

La mecha la encendió Zlatan Ibrahimovic en su cuenta de Twitter, pero lo cierto es que la bomba lleva muchos años sin ser desactivada. "¿Quién dio permiso a FIFA, de EA Sports, para usar mi nombre y mi cara? ¿FIFPro?", preguntó el sueco, para a continuación responderse a sí mismo: "No soy consciente de formar parte de la FIFPro, y si lo soy me han colocado ahí sin mi conocimiento y de forma sospechosa. Lo que es seguro es que nunca he permitido a la FIFA o a FIFPro que haga dinero usándome a mí. Alguien ha estado obteniendo ganancias con mi nombre y mi imagen sin ningún acuerdo durante todos estos años. Es el momento de investigar".

Sin embargo, y aunque a la mayoría posiblemente les sonará a nuevo, el reivindicativo mensaje del ahora jugador del Milan no hace sino rescatar una polémica que, más allá de poder meterle o no en problemas a la empresa de uno de los videojuegos más famosos del mundo, lo que sí hace es poner bajo sospecha a la citada FIFPro, a saber la Federación Internacional de Futbolistas Profesionales, formada por 40 asociaciones nacionales, entre ellas la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) que preside el 'masterizado' David Aganzo.

Ya en 2002, es decir, hace nada menos que 18 años, el diario 'Bild' informó que Oliver Kahn presentó una demanda ante la audiencia de Hamburgo contra EA Sports por la apropiación indebida de su imagen. El abogado del guardameta del Bayern de Múnich anunció que no iba a permitir que "esa empresa se sirva del nombre de Oliver Kahn, le muestre en jugadas y haga publicidad con su imagen en la televisión". De hecho, el entonces portero de la selección alemana quiso detener la comercialización del famoso videojuego de EA Sports, quien compró los derechos y el título a la FIFA, así como al sindicato internacional de jugadores FIFPro.

Según las mismas informaciones, Kahn recibió una importante compensación económica, si bien el hecho de que Ibra lo haya denunciado ahora deja claro que el asunto no se solucionó, sigue coleando y quién sabe si ahora con las redes sociales puede tener un recorrido mucho mayor. Sobre todo porque a la denuncia del delantero sueco le siguió otra del galés Gareth Bale, quien se unió a las protestas de Ibra con un sencillo mensaje en el que decía: "Interesante, ¿qué es FIFPro?" y el hashtag #TimeToInvestigate.

¿Y qué es lo que hay que investigar? Pues muy sencillo, por qué FIFPro cobra un dinero por los derechos de imagen de todos los futbolistas que aparecen el juego y cómo se lo reparte con el resto de sindicatos, en el caso de España la AFE. Como sucedió con la reclamación de Kahn, la cuestión está en que no se negocia directamente con los jugadores, de ahí que, como hizo con el portero alemán, el problema es que sean muchos más los futbolistas que empiecen cuando menos a interesarse por qué se utiliza su imagen sin su consentimiento, ya que los clubes negocian la suya por su cuenta.

Según explicó este martes EA Sports, "FIFA es el videojuego de fútbol líder en el mundo y, para crear una experiencia auténtica año tras año, trabajamos con numerosas ligas, equipos y talentos individuales para asegurar los derechos de imagen de jugadores con el fin de incluirlos en nuestro juego. Una de estas entidades es el representante mundial de jugadores de fútbol profesional, FIFPro, que se asocia con toda una serie de licenciantes para negociar acuerdos que beneficien a los jugadores y sus sindicatos".

En un posterior comunicado, desde esta empresa también explican a El Confidencial que "estamos al tanto de los distintos debates sobre la concesión de licencias a los jugadores en EA Sports FIFA. La situación actual que se desarrolla en redes sociales es un intento de involucrar FIFA 21 en una disputa entre una serie de terceros y en la que nada tiene que ver EA Sports".

Fotograma cedido por EA Games que muestra una presentación del videojuego FIFA 21. (EFE)
Fotograma cedido por EA Games que muestra una presentación del videojuego FIFA 21. (EFE)

Futbolistas ON avisó a FIFPro y EA Sports

Curiosamente, hace justo ahora dos años que el presidente de Futbolistas ON, el otro sindicato que existe en España además de AFE, escribió una carta a FIFPro a raíz de unas declaraciones de su secretario general, Theo van Seggelen, en las que aseguraba que solo podía haber un sindicato de futbolistas por país. "Estas declaraciones nos han causado perplejidad e indignación", escribió Juanjo Martínez, para añadir que "con ellas se lesiona nuestro derecho a la libre actividad sindical y el derecho de nuestros más de 2.600 afiliados/as, todos ellos futbolistas profesionales, a ser representados por el sindicato que libremente han elegido".

El presidente de Futbolistas ON ya avisó entonces a FIFPro de que su postura podría afectarle, "dado que recibe financiación a cargo de los derechos de imagen de los futbolistas que protagonizan el conocido videojuego", en referencia al FIFA. "Su secretario general ha manifestado públicamente el 15 de noviembre de 2018 que apoya institucionalmente a AFE y que solo reconoce y representa a un sindicato de futbolistas por país, y dado que en España hay dos sindicatos, se entiende que FIFPro no representa a los más de 2.600 afiliados/as a Futbolistas ON, lo que supone que tampoco puede percibir ganancia de la explotación de los derechos de imagen de nuestros afiliados/as", a día de hoy más de 3.000.

Theo van Seggelen, Secretario General de FIFPro. (REUTERS)
Theo van Seggelen, Secretario General de FIFPro. (REUTERS)

Pero ahí no quedó la cosa, pues Juanjo Martínez también escribió a la empresa EA Sports para poner en su conocimiento las declaraciones del secretario general de FIFPro e informarles de que "en España existen dos sindicatos de futbolistas legalmente reconocidos", y a continuación avisarles de que las declaraciones de Van Seggelen "generan una situación de riesgo para su compañía, puesto que los futbolistas cuya imagen esté siendo explotada por el videojuego y no estén representados por FIFPro pueden lícitamente reclamar a su sociedad directamente una compensación por la utilización de sus derechos de imagen". Es decir, lo que en su día hizo Kahn y lo que ahora reivindica Ibrahimovic, con el apoyo de Bale.

Por último, el presidente de Futbolistas ON explicó a EA Sports que "en aras de evitar futuras reclamaciones en masa de futbolistas profesionales afiliados/as a nuestro sindicato sobre la compensación de sus derechos de imagen, en su nombre y en el del sindicato exigimos que realicen las averiguaciones y actuaciones oportunas para reconducir la situación planteada, de modo que por medio de la retribución a FIFPro todos los futbolistas profesionales españoles tengan sus derechos de imagen adecuadamente compensados sea cual sea el sindicato al que estén afiliados/as".

Como puede comprobarse, el tema no es nuevo en España y los futbolistas deberían estar enterados, aunque peor es lo que sucede en otros países, donde su sindicato no pertenece a FIFPro y, aunque sus jugadores aparecen en el juego de EA Sports FIFA 21, no cobra un solo euro. ¿Alguien lo entiende? Normal que la rebelión de Ibra y Bale pongan al sindicato internacional y, por extensión, a sus 40 asociados, entre ellos AFE, bajo sospecha.

A mi bola