El pacto secreto Florentino-Laporta que enfurecerá (aún más) a los ingleses
  1. Deportes
  2. A mi bola
Kike Marín

A mi bola

Por

El pacto secreto Florentino-Laporta que enfurecerá (aún más) a los ingleses

El presidente del Madrid llegó a un acuerdo con el del Barça para que en dos años le relevara al frente de la Superliga. Una competición que nació muerta, pero ha incendiado el fútbol europeo

placeholder Foto: Hinchas del Manchester United, en la invasión del Old Trafford. (Reuters)
Hinchas del Manchester United, en la invasión del Old Trafford. (Reuters)

"La sociedad existe, y los socios que componen la Superliga también", aseguró Florentino Pérez en una entrevista concedida al diario 'AS', probablemente como 'vendetta' por la portada de "Super ridículo" que le dedicó 'Marca' tras la marcha de los seis clubes ingleses, a quienes ese mismo día se unieron los tres italianos y el Atlético de Madrid. "Lo que hemos hecho ha sido darnos unas semanas para reflexionar ante la virulencia con que algunas personas que no quieren perder sus privilegios han manipulado el proyecto", añadió el presidente del Real Madrid, para de esta manera dejar claro que no se rinde y volverá a la carga, aunque es evidente que solo no podrá hacerlo y, de momento, solo tiene el apoyo de Joan Laporta, que confirma su pacto secreto y que a buen seguro enfurecerá (aún más) a los ingleses.

Basta con ver lo que sucedió este domingo en Old Trafford, donde los hinchas del Manchester United obligaron a suspender el partido de la Premier contra el Liverpool, para comprender que, más allá de las presiones del Gobierno de Boris Johnson a los dueños de los clubes, los aficionados han jugado un papel fundamental para abortar el proyecto liderado por Florentino. Por más que Joel Glazer, propietario del United y vicepresidente de la nueva competición, admitiera en una carta que "nos equivocamos", es evidente que nadie se fía de que el presidente del Real Madrid tenga razón con eso de que "solo nos hemos dado unas semanas para reflexionar".

Foto: Protestas de los aficionados del Liverpool en Anfield. (Reuters)

"Ha sido un gran mensaje hacia el mundo del fútbol", afirmó el exfutbolista Roy Keane, otro ejemplo más de la contundencia exhibida por muchos futbolistas, entrenadores y, por supuesto, aficionados ingleses, todo lo contrario de lo que ha sucedido en España. Empezando por el mismísimo presidente de la federación —además de vicepresidente de la UEFA—, pasando por el Gobierno y acabando por los aficionados del Madrid, del Barça y, en menor medida, del Atlético. El equipo blanco visita este miércoles al Chelsea en la vuelta de las semifinales de la Champions League y es de suponer que la seguridad será extrema visto lo sucedido en Mánchester, pues no en vano los hinchas del club londinense fueron los primeros en sublevarse contra la Superliga.

Y es que, aunque Florentino Pérez fue quien dio la cara y protagonizó un ridículo histórico, no está de más recordar que el único que le ha secundado hasta el final ha sido Joan Laporta, lo que no hace sino confirmar el pacto secreto entre ambos al que antes hacía referencia. "Ningún problema, si quiere, mañana mismo me voy y que el presidente sea Laporta", respondió Florentino al ser preguntado en la presentación estelar de la Superliga que hizo en 'El Chiringuito' sobre la presidencia de la competición que amenazó con hacer saltar por los aires el fútbol europeo y dañar seriamente los campeonatos nacionales, además de poner en pie de guerra a la UEFA.

La alternancia de la presidencia

"Seré presidente de la Superliga hasta que me echen", añadió Pérez, aunque lo que no desveló fue el acuerdo al que llegó con Laporta en el palco del Estadio Alfredo di Stefano, con motivo del último Clásico, disputado en Valdebebas. La idea era que el presidente del Real Madrid estuviera al frente de esta nueva competición los dos primeros años, para los dos siguientes cederle el cargo al presidente del FC Barcelona. De hecho, no sería de extrañar que esta hubiera sido una de las concesiones del dirigente madridista, para animar a su homólogo barcelonista. Cabe recordar que el abogado catalán ha vuelto recientemente a la presidencia del club y hasta no hace mucho aseguraba: "Yo creo que la Superliga europea se carga el negocio del fútbol".

placeholder Florentino Pérez y Joan Laporta, en el palco del estadio Alfredo di Stéfano. (EFE)
Florentino Pérez y Joan Laporta, en el palco del estadio Alfredo di Stéfano. (EFE)

Además del traspaso de poderes de Pérez a Laporta, curiosamente los dos únicos presidentes de los 12 que fundaron esta competición que no son dueños de sus clubes y que han seguido hasta el final, también estaba previsto que durante estos dos años que Florentino iba a estar al frente la sede estuviera en Barcelona, mientras que los dos que lo hiciera Laporta la sede se trasladara a Madrid. Sabiendo esto, quizá sorprenda menos que Pérez dijera: "No me costó nada convencer a Joan, porque es una persona sensata. Es que no había vuelta de hoja... La Superliga Europea es una ayuda para el FC Barcelona y para el resto de equipos, que estamos pasando una situación económica muy mala".

Llama mucho la atención que Florentino ejerciera de portavoz de Laporta, quien en principio no tenía ninguna intención de hablar hasta tener toda la información necesaria para poder dar detalles, aunque no tuvo más remedio que hacerlo. "Ha habido presiones a algunos clubes, pero la propuesta sigue existiendo y es una necesidad", dijo el presidente del Barça, quien, como bien apuntó su homólogo de la UEFA, Aleksander Ceferin, "la Superliga fue algo que heredó y, como buen negociador, encontró una estrategia [el voto necesario de la asamblea de compromisarios] para poder salir de ella".

Mal empieza Laporta su segunda etapa al frente del Barça, pues a los graves problemas económicos que tiene que afrontar y que le han llevado a echarse en los brazos de Florentino y un proyecto que puede ser pan para hoy y hambre para mañana, se unen varias investigaciones abiertas en la capital catalana que podrían hacer saltar por los aires no solo su credibilidad ante los socios, sino algo mucho peor. La caña está echada...

Joan Laporta Florentino Pérez UEFA Cataluña
El redactor recomienda