Es noticia
Menú
Pablo Laso se queda a gusto, pero ¿y el médico que el Madrid despidió por darle el alta?
  1. Deportes
  2. A mi bola
Kike Marín

A mi bola

Por

Pablo Laso se queda a gusto, pero ¿y el médico que el Madrid despidió por darle el alta?

Tal y como informó Marca, el médico del club no veía motivos para dar una baja laboral por un percance que no había sido producto de un accidente laboral y además le veía apto

Foto: Pablo Laso habla con Florentino Pérez. (EFE/Luis Díez)
Pablo Laso habla con Florentino Pérez. (EFE/Luis Díez)

En el mundo real, lo habitual suele ser que un paciente quiera seguir de baja, ya sea porque considera que aún no está bien para volver a su puesto de trabajo o porque, aunque lo esté, prefiera seguir un poco más de tiempo sin trabajar. Sin embargo, en el Real Madrid que preside Florentino Pérez, las cosas son como Florentino Pérez dice (o permite) que sean. Después de 11 años, 659 victorias en 860 partidos y 22 títulos, Pablo Laso tenía previsto cumplir el año que le restaba de contrato como entrenador del equipo de baloncesto. Mas, aludiendo a informes sanitarios que desaconsejaban su vuelta a los banquillos como consecuencia de la dolencia cardíaca que sufrió a principios del mes de junio, el Real Madrid decidió despedirle.

Aunque sabido es lo poco que el baloncesto le importa a Florentino, salir en las fotos cuando se ganan títulos, visitar las instituciones madrileñas o engordar su palmarés, 'su' Madrid es 'su' Madrid. Y así, como es habitual en el aparato propagandístico del club blanco, los medios afines tiraron la piedra, sin necesidad de esconder la mano: "Pablo Laso podría ser apartado del Real Madrid por sus problemas médicos", fue el titular de uno de ellos. "El club preferiría apartar al técnico tras su infarto y Chus Mateo es el favorito para hacerse cargo del equipo", adelantaban, para explicar que "el Real Madrid quiere que Pablo Laso se tome un año sabático tras el infarto que sufrió". Y dicho y hecho.

Foto: Pablo Laso durante la presentación de su campus. (EFE/Víctor Casado)

Poco o nada importó que el cardiólogo que atendió a Laso en Sanitas La Moraleja le hubiera dado el alta horas antes del comunicado oficial del club en el que afirmaba tener informes que dicen que Pablo no podía continuar. Desde el Real Madrid también se habló de acuerdo mutuo, pero lo cierto es que solo lo hubo para el finiquito. Laso quería seguir, pidió el año que le quedaba por cobrar y, solo una vez que se vio fuera, desmontó la teoría del club de que se le apartaba "por razones medicas". Era lo mínimo que podía hacer.

"Sufrí un infarto y, gracias a la rapidez del médico del club, que me dijo 'tira para el hospital, que hay que hacer pruebas', ese infartito no fue a más", explicó este lunes Pablo Laso tras presentar el 'training camp' que lleva su nombre en la Universidad Francisco de Vitoria. "Tengo una función normal en el corazón y ninguna secuela. El corazón está perfecto", declaró el técnico gazteiztarra, molesto con la manera en que se filtró la noticia de su infarto, antes pública vía comunicado del Real Madrid que de manera privada a su familia. "Que se enteren por la televisión de algo que te pasa, no es lo más agradable", se quejó.

"Los datos médicos son confidenciales y creo que ya me expongo bastante explicando cómo estoy", añadió Laso, dejando entrever que el club vulneró la Ley de protección de datos. "Los informes médicos que tenga el Real Madrid, yo no los tengo. Yo tengo los míos. Si estaban tan preocupados por mí, agradecería que me dieran todos los informes posibles, porque lo que más me preocupa es mi salud. Si mañana tengo un partido, que estoy loco por entrenar, pero pongo en riesgo mi vida, el primero que no entrenaría soy yo", aseguró.

placeholder El doctor Miguel Ángel López, durante su etapa en Ciudad Real.
El doctor Miguel Ángel López, durante su etapa en Ciudad Real.

La destitución del 'doc' Miguel Ángel López

Según informó el diario 'Marca', "en los treinta días que siguieron al alta hospitalaria de Laso, ningún doctor del cuerpo médico del Real Madrid realizó ninguna prueba de ningún tipo a su entrenador. Ni rayos X del tórax, ni ecocardiograma, ni tomografía, ni una sencilla prueba de esfuerzo... nada. El único contacto de los rectores de la sección del conjunto blanco con el cuerpo médico del club fue el que mantuvieron con el doctor de la sección, Miguel Ángel López, 'instándole' a dar de baja al entrenador".

Y aquí viene lo más grave: "No les parecía bien y creían que entrañaba riesgo que el técnico dirigiese personalmente las sesiones de entrenamiento durante la final de la Liga ACB. Pero el médico de la sección de baloncesto no siguió sus recomendaciones. No veía motivos para dar una baja laboral por un percance que no había sido producto de un accidente laboral y, además, veía apto a Laso. Y eso le costó el despido la semana pasada", aseguraba 'Marca' sobre el que fuera durante siete temporadas médico del Club Balonmano Ciudad Real.

Y es que, tanto o más importante que la forma en la que Pablo Laso ha salido del Madrid, es lo sucedido con el doctor Miguel Ángel López Andrades, cariñosamente llamado 'doc', por negarse a firmar la baja laboral del entrenador, al que veía preparado para coger el equipo el próximo 20 de agosto, fecha de la vuelta al trabajo. El despedido doctor López se hizo famoso en el partido de Euroliga que en noviembre de 2019 disputaron Real Madrid y Barcelona, cuando las cámaras de Real Madrid Televisión captaran una arenga en la que insultó al equipo catalán. "Contra la mayor panda de ratas de la Euroliga, ¡a ganar!", gritó el médico. Entonces, este incidente no le costó el cargo, sino tan solo una multa de la Euroliga, de 15.000 euros. Sin embargo, darle el alta médica a Laso le ha costado el cargo. Curioso.

placeholder Pablo Laso, este lunes en la Universidad Francisco de Vitoria. (EFE/Víctor Casado)
Pablo Laso, este lunes en la Universidad Francisco de Vitoria. (EFE/Víctor Casado)

La no llamada de Florentino Pérez

"Ahora, no estoy buscando un equipo. Quiero entrenar, sí, pero ese ansía no puede evitar mi ilusión. No voy a entrenar por entrenar", aseguró este lunes Laso, quien al ser preguntado por su relación con Juan Carlos Sánchez, director de la sección de baloncesto del Real Madrid, respondió con otra pregunta: "¿Te llevas cien por cien a muerte con tu jefe en una empresa? Seguramente, no". Pablo también desveló que Florentino Pérez aún no le ha llamado. "No he hablado, aunque sí he tenido contacto", comentó, dando a entender que el presidente le mandó algún mensaje de texto o WhatsApp. Vamos, lo normal...

Al menos si se tiene en cuenta que desde medios 'florentinistas' —que no necesariamente madridistas— se apresuraron a vender que Juan Carlos Sánchez quería que Chus Mateo fuera el encargado de dirigir al equipo la próxima temporada, ya que "cumplió con las expectativas en la recta final de temporada tras la dolencia médica del vitoriano e incluso en diciembre, cuando tuvo que sustituirle por coronavirus", además de adelantar que "el Real Madrid trata de evitar que se repita lo que sucedió con Ignacio Pinedo en 1991, cuando murió de un infarto tras un partido".

Foto: Laso, con Zidane y Florentino Pérez en la comida de Navidad del Real Madrid Opinión

Lo cierto es que, como ya se sabe, Juan Carlos Sánchez llevaba tiempo queriendo prescindir de Pablo Laso. Concretamente, desde 2014, cuando el director de la sección despidió a todo el staff técnico del vitoriano después de perder la Liga Endesa. En 2010, Sánchez pasó a ser el máximo responsable de la sección de baloncesto del Real Madrid. "Si yo no entreno al Real Madrid, cómo me voy a preocupar de quién lo entrena", comentó Laso sobre Chus Mateo, quien fuera su segundo las últimas temporadas. Y, claro, no faltan malpensados que crean que el hecho de que Carlos Sánchez, hijo de Juan Carlos, trabaje en el Departamento de basket de la agencia de representación Best of You, puede tener algo que ver. Después de lo sucedido con el médico, a saber...

En el mundo real, lo habitual suele ser que un paciente quiera seguir de baja, ya sea porque considera que aún no está bien para volver a su puesto de trabajo o porque, aunque lo esté, prefiera seguir un poco más de tiempo sin trabajar. Sin embargo, en el Real Madrid que preside Florentino Pérez, las cosas son como Florentino Pérez dice (o permite) que sean. Después de 11 años, 659 victorias en 860 partidos y 22 títulos, Pablo Laso tenía previsto cumplir el año que le restaba de contrato como entrenador del equipo de baloncesto. Mas, aludiendo a informes sanitarios que desaconsejaban su vuelta a los banquillos como consecuencia de la dolencia cardíaca que sufrió a principios del mes de junio, el Real Madrid decidió despedirle.

Pablo Laso Florentino Pérez Ley de protección de datos