A España le falta gol y Morata está en un programa de protección de testigos
  1. Deportes
  2. Agresión sin balón
Carlos Prieto

Agresión sin balón

Por

A España le falta gol y Morata está en un programa de protección de testigos

La Selección arranca la Eurocopa con un empate ante Suecia que revivió el trauma ruso. Más verticalidad, pero los mismos problemas de siempre para meterla. La contracrónica

Foto: Morata se lleva las manos a la cabeza durante el partido. (EFE)
Morata se lleva las manos a la cabeza durante el partido. (EFE)

Resultado: España 0-Suecia 0. Sinopsis: España no le mete un gol al arcoíris. Situación de Morata: pronóstico reservado. Humor del aficionado medio: irritable. Estado mental de Camacho: confuso.

El frente ruso

Luis Enrique empezó el partido sentado en una nevera. ¿Qué había dentro? a) Un 'Luisvi' de 1.000 euros. b) El enanito de las películas de David Lynch congelado. c) Las llaves para abrir el candado sueco.

El pueblo silbó a Morata. Le han cogido manía, quizá de modo injusto e irracional, pero oigan, esto es fútbol

En efecto, Suecia se encerró, España empezó a dar pases para encontrar fisuras… y llegaron los 'flashbacks' del frente ruso. Es importante rememorarlo: España no viene de ganar el Mundial, eso es la batalla de Brunete que contamos a nuestros hijos, España viene de 'muermolandia'. Una película filipina de siete horas sobre un geranio es más corta y menos dolorosa que el Rusia-España del Mundial 2018. Centenares y centenares de pases intrascendentes. Peor que quedarte mirando una piedra pómez. La muerte del 'tiki taka'. No se veía decadencia tan grotesca desde el Elvis ciego de barbitúricos de Las Vegas.

De ahí viene España… y ahí siguió muchos minutos ante Suecia, más vertical y rumbosa que ante los rusos, pero con tembleques en defensa y los mismos problemas para meter goles de siempre.

Le tienen manía

Morata, el jugador español más melancólico, falló un gol inverosímil. ¿A la altura de otros remates nacionales catastróficos como el 'juliosalinazo' del 94 y el 'cardeñosazo' del 78?

Foto: El centrocampista de la Selección española Rodri Hernández (d) disputa un balón ante el delantero de la selección sueca Marcus Berg (i), durante el encuentro entre España y Suecia. (EFE)

El pueblo silbó a Morata. Le han cogido manía, quizá de modo injusto e irracional, pero oigan, esto es fútbol. O Morata marca rápido o va a ser un drama. Perdón, ya es un drama: a España le falta gol… y su delantero titular, rodeado de hostilidad, va camino de un programa de protección de testigos.

La dieta paleo

Marcos Llorente salvó milagrosamente un gol sueco bajo palos. Hay quien achaca su explosividad a que sigue la dieta paleo (carne, verduras y pescado, bien; todo lo posterior al Paleolítico —lácteos, alcohol, alimentos procesados—, mal). Ves a Llorente correr la banda exultante y surge la duda: quizás el partido solo sea un precalentamiento para él y luego vaya a cazar mamuts para proveer a la tribu...

Una Selección de Llorentes y Luis Enriques, esa es la idea, pero España sigue en el diván

Simeone reinventó a Llorente (antiguo mediocentro apocado) al acercarle al área, en un cambio de posición rupturista nivel Daft Punk, que cambiaron el indie lánguido por el taladro electrónico. Por eso resulta extravagante que aquí juegue de lateral, aunque Llorente sea un guerrero paleo 24/7, lo que quizás explique la vilipendiada lista de Luis Enrique, que prescindió de vacas sagradas para jugársela con jóvenes a medio cocer, pero dispuestos a llevar la presión/la caza del mamut hasta el final. Una selección de Llorentes y Luis Enriques, esa es la idea, pero España sigue en el diván, con estrés postraumático del frente ruso.

Así habló Camachosustra

Camacho es el comentarista estrella de Telecinco en la Eurocopa. Camacho dijo cosas muy raras durante el partido: "El contrario también juega". "Kulusevski e Ibrahimovic le dan mucho peligro a Suecia en ataque [ninguno de los dos jugó]". El camachismo es confusión conceptual más frenesí patriótico. Millones de españoles se fueron a la cama con sus aforismos en la cabeza. ¿Cuántas horas puede escuchar uno a Camacho antes de volverse loco?

Idea para un libro: transcribir los comentarios de Camacho durante la Eurocopa, convertirlos en el monólogo interior delirante de un exmilitar atrincherado en la jungla y llamarlo 'El camachón de las tinieblas'.

PD: acabado el partido, Luis Enrique se quejó del estado de la hierba. ¿Qué podemos decir a eso sin sonar faltones? Que si quieres buena hierba, es mejor Jamaica que Sevilla...

Eurocopa
El redactor recomienda