Pablo Laso 'for president' (el Real Madrid se juega la vida en Estambul)
  1. Deportes
  2. Cartas Deportivas
Pablo Martínez-Arroyo

Cartas Deportivas

Por

Pablo Laso 'for president' (el Real Madrid se juega la vida en Estambul)

Hola a todos; me ha llegado a casa esta propaganda electoral, por si les interesa compartirla*

placeholder Foto: Laso, en un partido de la Euroliga el pasado mes de abril. (EFE)
Laso, en un partido de la Euroliga el pasado mes de abril. (EFE)

Aficionados y aficionadas:

Mi nombre es Laso, Pablo Laso. Vengo de un entorno de baloncesto de toda la vida. Crecí con él en casa, y muy pronto me dieron la oportunidad de hacer de este juego un modo de vida. Me dediqué durante la juventud a conocerlo bien (me interesó siempre más la parte táctica y sobre todo la estratégica, por encima de la puramente técnica), y eso me generó buenas oportunidades laborales como consistente base de la Liga ACB.

Al terminar la carrera de jugador, quise asumir rápidamente labores de gestión de equipos. Pasé por circunscripciones como Castellón, Torrelavega o San Sebastián, con visiones más locales, y me dieron la oportunidad de gestionar también un proyecto con ambiciones europeas en Valencia. Siempre fui muy exigente conmigo mismo, pero jamás dudé de mis capacidades, como manifesté en la rueda de prensa donde asumí el puesto que ocupo desde hace una década en el Real Madrid.

Los inicios no fueron fáciles. El proyecto venía de unos años en los cuales no se habían cumplido las promesas adquiridas, y muchos expertos manifestaron serias dudas sobre la viabilidad de la apuesta por mi candidatura. Prometí dedicación plena, pedí algo de margen, y comprometí el proyecto a un estilo de juego que captase mucho al aficionado, que lo identificase con épocas brillantes anteriores, pese a los riesgos de un entorno tan exigente.

placeholder Laso, en un partido reciente. (EFE)
Laso, en un partido reciente. (EFE)

Lo que ha venido sucediendo desde entonces, probablemente lo tengan todos ustedes más en la cabeza. Es evidente que se han logrado unos objetivos incluso por encima de mis exigentes ambiciones. Aunque tal vez lo más relevante sean las opiniones de los mismos expertos que dudaron tanto en los inicios. Probablemente no les he convencido a todos, pero puedo afirmar que las encuestas me darían una buena mayoría de votos a favor.

La pureza de Jaycee

Para llegar hasta aquí, me apoyé en un grupo de jugadores que han crecido mucho en la profesión estos años. Hablo de tipos como Sergio Llull, Rudy Fernández o Felipe Reyes. Sin contar a los diferentes ayudantes que he tenido en el banquillo, estos tres mitos del baloncesto español han sido mis grandes colaboradores junto a Jaycee Carroll, el jugador norteamericano más relevante para el club desde los recordados Wayne Brabender o Clifford Luyk. Jaycee no se quedará a vivir en Madrid cuando se retire, pero será imposible olvidar un baloncesto tan puro, sin conservantes ni colorantes.

Alrededor de jugadores así, fuimos aprovechando oportunidades como la del viejo Andrés Nocioni, la del genio Chacho Rodríguez, o la del niño Luka Doncic (una absoluta locura que nos impregnó a todos), y más recientemente la de Usman Garuba o Vukcevic, que deberían ir ocupando junto a Abalde y Alocén esos puestos de responsabilidad, solo aptos para un talento incompatible con la timidez. Nos inventamos otras como la del 'terremoto' Campazzo o el 'tortuga' Deck; la del 'desgarbado' Tavares y el 'gordo' Thompkins; la del 'frío' Causeur o el 'sueco' Taylor. Todos ofrecían serias dudas al aterrizar. Todos se tornaron indudables.

Foto:  Opinión

Este año europeo ha sido duro. Aseguramos nuestra entrada en los 'playoffs' casi en la última jornada. Los rivales aprietan y nosotros hemos tenido muchos altibajos. En el 'playoff' nos ha tocado el Efes de Estambul; un hueso. La temporada pasada, justo antes del parón por culpa de la pandemia, los tipos iban directos al título. En los dos primeros partidos nos han arrasado, pero de Madrid hemos salido con el 2-2 en la eliminatoria, y les hemos creado serias dudas.

No quiero extenderme más. El próximo martes día 4, a las 18:45, disputaremos en Estambul el partido que nos puede dar acceso a la Final Four de la Euroliga de este año. No podemos hacer ya más encuestas. Desde aquí quiero pedirte simolemente un voto de confianza.

*No sé que opinarán ustedes. Yo siempre me identifiqué como gran aficionado al otro equipo de la capital. Pero un profesional del baloncesto tan comprometido y con un talento así para la gestión del Alto Rendimiento, se ganó hace mucho tiempo mi respeto y admiración. No me gustaría estar en la piel del entrenador rival el martes día 4.

Pablo Laso Real Madrid Baloncesto Sergio Rodríguez Rudy Fernández Luka Doncic ACB - Liga Endesa Euroliga de Baloncesto
El redactor recomienda