El último baile

La selección española empezó mal la competición, pero sabía que lo importante llegaría en los tres últimos partidos. Los fallos iniciales enviaron al equipo al camino del bronce, y lo lograron

Foto: Gasol y Calderón se abrazan con la medalla (Reuters)
Gasol y Calderón se abrazan con la medalla (Reuters)

España afrontó la participación en los Juegos Olímpicos de Río como "El Último Baile" de un grupo irrepetible que durante diez años había cubierto de títulos y gloria al baloncesto. 

Pau Gasol, que acostumbra a hablar a través de los hechos como hacen los líderes de verdad, marcó el camino al liderar el triunfo en el Campeonato de Europa 2015, que sólo concedía una plaza directa a Rio 2016.

España ganó el Europeo para tener el camino de la preparación despejado, pero a lo largo de la temporada 15/16 se acumularon problemas en forma de lesiones, cambios federativos y nuevas situaciones contractuales. La lesión más importante, la de su hermano Marc, que lo intentó hasta el último momento, pero no recuperó a tiempo. 

La concentración comenzó con la mente de muchos jugadores fuera de España, pendientes de contratos para seguir o empezar en la NBA, incluyendo al propio Pau, que firmó con San Antonio. 

España se planteó una preparación  muy suave, con pachanguitas dulces para complacer a los patrocinadores y una idea estratégica central: "Son ocho partidos en dieciséis días, pero los importantes, los tres últimos".

Los importantes, son los que ganas, porque si pierdes no te clasificas para "los importantes".

El equipo tiene clase para regalar, pero sabe que físicamente le pueden arrollar si no se anda con cuidado. 

El equipo decide a través de sus veteranos, comandados por Pau, que suave. 

Suave, pierden los dos primeros partidos. Por poco, contra rivales técnicamente inferiores, pero derrotas.

Pau se pone al frente. Comienzan a liberar presión, comienzan a ganar, pero la cuestión central, evitar a EEUU hasta la final, no se puede cumplir por las derrotas iniciales. Hay otra ruta, lleva a semifinales contra EEUU y luego bronce probable. Es la que han seguido y aquí está el bronce.

¿Cómo han estado los jugadores?

Pau ha sido el líder en todo momento. Se ha dosificado inteligentemente y en el último partido se ha entregado absolutamente, Tiene tanto baloncesto como los mitos Petrovic o Sabonis. No le olvidaremos nunca, porque con él hemos conocido como es la gloria. 

Llull: Con la capacidad física acostumbrada, pero sin terminar de resolver problemas de lectura. Será fundamental en la nueva etapa.

Rudy: El mejor nivel en la selección desde siempre. Superior al que mostró en Pekín. Serio y concentrado. 

Mirotic: Le ha costado,pero su pareja con Pau ha dado muy buen resultado. Todavía no es un buen defensor, pero eso vendrá con la responsabilidad

Ricky: Alternando muy buena defensa manos rápidas con faltas de concentración en esas mismas tareas defensivas. Ricky ha mostrado falta de dureza física y mental, como si no hubiese terminado de aceptar que la adolescencia ha terminado. 

Sergio Rodríguez: Tiene tiro, pero no acaba de tener mando. En la final bronce, ha tomado responsabilidad y ha estado a alto nivel.

Claver: Sigue sin resolver su falta de mentalidad. Parece que no cree en sí mismo y el problema continúa.

Felipe: Ha luchado contra gente más rápida, más fuerte y más joven que él, pero no se ha rendido nunca.

Gasol y Mirotic.
Gasol y Mirotic.

Willy Hernangómez: Le ha costado entrar en la rotación y como consecuencia le ha costado rendir. Está todavía en formación y necesita confianza. Ha rendido bien y el futuro es suyo.

Abrines: No sé si había elegido Río como lugar de vacaciones antes de irse a la NBA. Debía haber jugado.

Calderón: No ha jugado apenas y no se ha quejado. Que se explique Scariolo y él mismo si quiere.

Navarro, para el que su amigo Pau ha montado este "Ultimo baile". Merecía estar en esta despedida generacional, pero no está ya para jugar a este nivel. Ha sido grandioso, es un hito en todo el baloncesto continental, merece recuerdo perpetuo.

Este equipo, del que en un momento ha formado parte el actual Presidente de la Federación, Jorge Garbajosa, nos ha hecho tener sueños de baloncesto. Han cambiado la frase de Shakespeare: de "Morir, dormir, tal vez soñar", hemos pasado a Morir, Dormir, Soñar, Soñar.

Soñar mucho y ver cumplidos los sueños. De ver el firmamento a alcanzarlo. de no creer que el ballet era posible, a verlo con un balón. De sentirnos pequeños y torpes, a sentir la grandeza. 

Este equipo nos ha mostrado que el juego que amamos, en sus manos es un arte. 

Hasta siempre, Inmortales. 

Cerca de las estrellas

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios