Peter Sagan fue más grande que los más grandes del pelotón en 2016

El corredor eslovaco hizo una temporada espectacular, una más de las muchas que ya acumula a sus 26 años, mientras que Valverde rompió todos los moldes al completar las tres grandes vueltas

Foto: Nunca deja a nadie indiferente: este fue el look de Peter Sagan en la gala de la UCI (Claudio Peri/EFE/EPA).
Nunca deja a nadie indiferente: este fue el look de Peter Sagan en la gala de la UCI (Claudio Peri/EFE/EPA).

El peso específico de ciertas victorias globales generalmente obligan a señalar a esos campeón como los más destacados de una temporada específica, pero reducir todo un año deportivo a un éxito puntual, por muy meritorio que sea, es ser reduccionista. ¿Qué tiene más valor, ganar el Tour de Francia o ser enormemente regular durante todo el año? Es un debate sin una respuesta ganadora. Pero en este caso, cuando se trata de elegir al mejor ciclista de 2016, yo me inclino por lo segundo y por eso elijo a Peter Sagan.

Oro / Peter Sagan

¿Por qué Sagan? Porque ha sido el mejor. Nadie ha ganado tanto y tan variado como él. Evidentemente, no se espera de un velocista como él que pueda aspirar a las victorias en las generales de las grandes vueltas, ni siquira en las de una semana o cinco días, el objetivo de Sagan es otro, es ganar etapas, ser el mejor en eso y obtener jerseys de la regularidad allá donde va, sean verdes o del color que le dé la gana al organizador. Catorce triunfos de etapa repartidos en el Tour de Francia (3), el Tour de Flandes, la Gante-Wevelgem, la Vuelta a Suiza (2), el Eneco Tour (2), el Tour de California (2), el Gran Premio de Quebec, el Campeonato de Europa y el Campeonato del mundo, que revalidó en Qatar. Entre medias, corrió la prueba de montaña de los Juegos Olímpicos. Una locura de temporada para una locura de ciclista coronada con cuatro clasificaciones de la regularidad. Un hombre que, con 26 años, está ya a un jersey verde de igualar el récord de Zabel en el Tour. Poco más se le puede pedir.

Plata / Alejandro Valverde

Valverde completó las tres grandes vueltas de 2016 (Javier Lizón/EFE).
Valverde completó las tres grandes vueltas de 2016 (Javier Lizón/EFE).

Alejandro ha hecho algo épico. No ha ganado ninguna grande, sus triunfos se quedaron en tres. Sin embargo, lo que ha logrado el murciano va más allá del 'simple' triunfo. Nadie en la historia reciente, con la exigencia cada vez más alta del ciclismo profesional, se había atrevido a correr las tres grandes. Valverde lo consiguió a los 36 años, cuando su cuerpo debería empezar a decirle basta. Parece que el físico de Valverde se mantiene de manera inversamente proporcional a su edad. Podio en el Giro (con lo que ha logrado hacer podio en las mejores carreras del mundo), sexto en el Tour y duodécimo en la Vuelta, en la que ayudó a Nairo Quintana a ganar la clasificación final. Ah, y corrió los Juegos Olímpicos. Un hito a la altura de muy pocos corredores de su caché.

Bronce / Chris Froome

Froome ganó su tercer Tour de Francia (Ian Lagnsdon/EFE/EPA).
Froome ganó su tercer Tour de Francia (Ian Lagnsdon/EFE/EPA).

No es sencillo entregar esta medalla, porque hay dos candidatos evidentes: Christopher Froome y Nairo Quintana. Uno, ganador del Tour de Francia y podio en la Vuelta a España. Otro, ganador de la Vuelta a España y podio en el Tour de Francia. Cómo elegir entre los dos ciclistas más completos del planeta sin que resulte injusto para uno de ellos. Pues no hay más remedio que tirar de lo más básico de este deporte: las victorias. Y a Froome no se le puede quitar la medalla de bronce en la contrarreloj individual de los Juegos de Río. Froome no hizo el mejor Tour, pero lo ganó con una suficiencia enorme, seguidamente corrió en Río y después luchó el triunfo por el rojo en España. Es, hoy por hoy, el más grande entre los grandes, el rival a batir. Lo seguirá siendo el próximo año, y al siguiente, y todos los que él quiera.

Hojalata / El Mundial de Doha

La arena fue la única que acompañó a los ciclistas en Doha (Oliver Weiken/EFE/EPA).
La arena fue la única que acompañó a los ciclistas en Doha (Oliver Weiken/EFE/EPA).

"¡42º reales! Es muchísimo. Si hace un día como ese va a ser muy difícil hacer la carrera completa. También hay mucho polvo en el ambiente y la propia arena refleja", decía Jonathan Castroviejo en una entrevista con El Confidencial antes de competir en el Mundial de Doha. ¿Qué pintaba un Mundial de ciclismo en carretera en Doha? Lo explicaba también el seleccionador Javier Mínguez: "Llama a la UCI y pregunta cuánto han cobrado y verás como sí tiene sentido", dijo a este periódico. Se corrió en Qatar a unas temperaturas altas y peligrosas por el dinero del emirato que llegó al organismo internacional, que no dudó en sacar al ciclismo de su hábitat natural para mandarlo a un lugar sin tradición, sin estructuras atractivas para el espectador, lo cual ocasionó una carrera excepcionalmente insulsa y aburrida hasta el sprint final que ganó Sagan. Al menos, 'Castro' se trajo una medalla de la crono, ya es algo.

¿Qué puede pasar en 2017?

Contador pasará a correr para el Trek-Segafredo (Javier Lizón/EFE).
Contador pasará a correr para el Trek-Segafredo (Javier Lizón/EFE).

La próxima temporada es una de las más difíciles de prever de los últimos años. Se han producido tantos cambios en el pelotón internacional que es casi imposible saber cómo se adaptarán todas las nuevas piezas a sus respectivos roles. Surgen dos equipos punteros nuevos, el Bahrain-Merida y el Bora-Hansgrohe, con Vincenzo Nibali y Peter Sagan como cabezas visibles, respectivamente, y Alberto Contador aterriza en el Trek-Segafredo. Es decir, variaciones muy significativas de gente de peso.

Sin embargo, como nos dijo Samuel Sánchez hace unos días, "siempre ganan los mismos". Así que es de suponer que el reparto de las grandes no variará mucho de lo que ha sido en esta última temporada. Froome es, indiscutiblemente, el único favorito al Tour, el resto son aspirantes, incluido Quintana. Todo lo que no sea una victoria de Froome en París, sería una sorpresa. Tiene el equipo hecho, conoce el terreno y se conciencia exclusivamente para ello. El Giro, a falta todavía de conocer más participantes, será un duelo entre dos excompañeros, Aru y Nibali. Y la Vuelta debería ser territorio de Nairo una vez más.

A rueda
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios