Cien victorias de Valverde por una generación que valoraremos cuando se acabe

El murciano ganó la Ruta del Sol y sumó un centenar de victorias en su carrera, algo a la altura de pocos. Samu Sánchez, coetáneo de Alejandro, habla de lo que echaremos de menos a esta terna

Foto: Alejandro Valverde se pone a 100 (victorias).
Alejandro Valverde se pone a 100 (victorias).

Año tras año, la Vuelta a Andalucía marca un pequeño punto de inflexión en el inicio de temporada de muchos de los grandes corredores. Para algunos es la primera competición que disputan, otros la utilizan como una vara para medir sus primeras sensaciones. Un clásico del calendario nacional invernal que esta semana ha adquirido una trascendencia mayor de lo tradicional por un único corredor. No todas las carreras pueden decir que han sido la sede de una victoria tan especial para un ciclista. En lo alto del podio, Alejandro Valverde, vestido de rojo, levantaba una hermosa copa que le acreditaba como ganador de la Ruta del Sol por quinta vez en su carrera. Cinco triunfos en el sur de España de los cien que conforman su palmarés. Cien. Se dice pronto.

Entre etapas y generales, Valverde ha sido el mejor cien veces. Hablamos de cifras a la altura de pocos corredores, de ciclistas que se dedican casi en exclusiva a la disputa de etapas y que no piensan tanto en grandes carreras o en vueltas clásicas. Piensen, por ejemplo, que el corredor en activo con más victorias es Mark Cavendish con 161. Es lógico. Es el mejor sprinter del planeta y centra sus esfuerzos precisaemente en eso, en sumar triunfos en etapas llanas y contra el crono. De hecho, Valverde es el único no velocista que se cuela en el top-5 de ciclistas con más victorias en activo. Como decimos, esa clasificación la lidera Cavendish, le sigue André Greipel (152), Tom Boonen (134), ahí aparece Valverde (100) y cierra el quinteto Marcel Kittel, con 90. Y ahí está el murciano, como si fuera un sprinter más.

Cien victorias de Valverde por una generación que valoraremos cuando se acabe

Son números dignos de ser considerados hazaña del ciclismo español. Y sin embargo, da la sensación de que Valverde no va a pasar a la historia como uno de los grandes. Nadie discute que Miguel Indurain sigue a la cabeza de esa clasificación honorífica. Y mucho tiene que suceder en el futuro para que alguien le pelee esa posición. Podríamos hablar de Bahamontes, Ocaña, Perico y demás históricos, pero en cuanto a cifras, pocos están a la altura de Contador. ¿Y nombraríamos entonces ya Valverde? Depende. Depende de qué valoremos como importante. ¿Es más importante ganar el Tour o ganar cien veces? La eterna duda.

Valverde parece más pequeño porque no ha ganado nunca el Tour. Ni siquiera ha estado cerca de ganarlo. Ganó una vez una Vuelta y a veces lo olvidamos. Tampoco ha sido campeón del mundo. Ni siquiera tiene una medalla olímpica. Esas ausencias en su palmarés ¿le restan méritos? Pues puede que sí o puede que no. Hay que tener en cuenta que Valverde ha elegido esa carrera. Es decir, a pesar de saber que se encontraba en clara inferioridad con respecto a todos sus rivales, decidió centrarse en competir por las grandes vueltas. No era su terreno, estaba lejos de poder competir con Armstrong (bueno, contra este y sus medicinas no se podía competir), Evans, Nibali, Contador, Froome o Quintana... Y aun así, lo intentaba. Se acabó por convencer de que lo mejor para él era ayudar y no se le caen los anillos por currar como una bestia por Nairo y se alegra como un niño por un podio en el Tour o en el Giro.

"Creo que no debería de arrepentirse de su elección. Si vemos el palmarés de Alejandro, muchas de sus victorias han sido en las grandes vueltas, en las que ha hecho podio en todas, ganando la Vuelta. Pudo sacrificar las grandes para sumar récords a lo loco y llegar a buscar los 200 triunfos. Pero no lo hizo, porque es muy polivalente". El que habla lo conoce a la perfección. Es Samuel Sánchez, uno de los representantes de la mejor generación de la historia del ciclismo español, esa que se está acabando poco a poco.

Con respecto a la importancia de las grandes vueltas, Samuel cree que en España "hay mucho ciclismo de verano, es decir, todo el mundo ve el Tour, y piensan que todo es eso, y para nada es así". "Probablemente Alberto sea el más valorado por ser el ciclista en activo con más grandes, pero tampoco lo es tanto". Y va más allá, poniendo en valor lo que ha hecho su generación: "Siempre hemos tenido gente en las clásicas, en las grandes, en el World Tour... Ha habido gente en todos los terrenos constantemente".

Contador, segundo, y Pinot, tercero, el podio de la Ruta del Sol (Carlos Díaz/EFE).
Contador, segundo, y Pinot, tercero, el podio de la Ruta del Sol (Carlos Díaz/EFE).

Samu habla con El Confidencial unas horas antes de coger un avión que le va a llevar con su equipo, el BMC, al Tour de Abu Dabi, y reconoce que sí, que claro que se sienten mucho más valorados fuera de España. En Bélgica, Holanda, Inglaterra... El ciclismo tiene una notoriedad en el extranjero sensacional. En España se piensa que lo que tienen ahora mismo, es decir, corredores ganando habitualmente, es lo normal. La mayoría estamos llegando al final de nuestras carreras. Se han ido Freire, Sastre, Purito, yo tengo 39 años, Valverde cumplirá 37, Contador, 34... No se da cuenta la gente de lo que se ha hecho", afirma el corredor asturiano.

"Después de esta generación van a venir momentos difíciles, podría haber más ciclistas muy buenos, y otros que estuvieran en ciernes también, pero no hay recursos para mantenerlos. Se tienen que buscar la vida fuera. Movistar y Caja Rural no pueden acoger a todos". Es que, según Sánchez, ese es el principal problema del ciclismo español actual. "Solo tenemos dos equipos a nivel mundial, es triste que no haya más equipos profesionales. Hay muchos ciclistas amateurs que tienen que dejar la bici por falta de oportunidades", lo cual, según dice, se ha producido por culpa de la crisis. Además, asegura que no se ha encontrado a las personas "idóneas que apuesten por el ciclismo, al menos por el momento".

Muchos corredores, como él mismo, están haciendo esfuerzos por formar corredores a través de escuelas y equipos de formación, pero después "tienen muy complicado llegar a ser profesionales". La diferencia con respecto a cuando Samu, Valverde, Sastre, Freire y demás corredores empezaron es que cuando ellos estaban aún en edad amateur, ya tenían apalabrados sus fichajes. "Sabíamos que teníamos a Kelme, Banesto, Once, Vitalicio, Euskaltel... Ahora puedes ir al extranjero, pero tienes que ser muy bueno para tener hueco".

A rueda
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios