Florentino cumple su palabra y renueva a cualquier precio
  1. Deportes
  2. Es lo que hay
Antonio Sanz

Es lo que hay

Por

Florentino cumple su palabra y renueva a cualquier precio

El presidente del Real Madrid ha prometido varias renovaciones a sus jugadores, lo que ha provocado un desaguisado en la azotea del Santiago Bernabéu

Foto: Florentino y Cristiano, tras la renovación del luso.
Florentino y Cristiano, tras la renovación del luso.

No es sencillo acomodar al personal del vestuario. En ocasiones, el buen trato o la cordialidad bien entendida se convierten en moneda de abuso hacia quienes han depositado la confianza. Eso debe considerar Florentino Pérez cuando esquiva al agente(s) que reclama las promesas manifestadas a las figuras de la caseta.

El rendimiento en el terreno de juego, añadido a las tentaciones que apremian el cambio de aire, se presenta como el equilibrio indeterminado para quien solo pretende que no le remuevan el corral. Los que presumen de reforzar el sentimiento a los colores son los mismos que piden y piden para que aumente su cuenta corriente. Y así se convence a cualquier cristiano.

Por aquí arranca el trabajo del presidente. La unívoca renovación de Ronaldo, acentuada con los últimos éxitos de quien se reconoce como el que mejor habla en el césped -como si le pagaran por otra cosa-, ha provocado un desaguisado en la azotea del Bernabéu. Es nada debatible reconocer que el portugués es el mejor en el último trimestre y que el Real Madrid necesitaba renovarlo. Sí, sí, el actual rendimiento del luso es de un auténtico fenómeno, de héroe del universo. Pero, ¿qué ha ganado en esta etapa? ¿Cuántos títulos suma en estos meses?¿Por qué Portugal tuvo que repescar para considerar su exhibición? ¿Un Balón de Oro se gana por tres meses y por los últimos ciento ochenta minutos y cuatro goles? ¿Alguien se pregunta por su actividad en los seis meses anteriores cuando renunció a creer en Mourinho y fracasó con la selección de su país? En todo caso, la esforzada campaña mediática fomentada por la prensa cercana al madridismo sonroja. Ni en la época de Raúl, o la del mejor Xavi, o Iniesta, o quizá Torres -son los nacionales que más se han aproximado a este premio- se ha fomentado este furor que parece que sólo busca enterrar al dominador Messi.

Cuando Florentino anunció en su programa televisivo de cámara que la renovación de Cristiano Ronaldo lo colocaba como el mejor pagado de la entidad, era consciente que provocaba un vaivén impropio, de difícil mantenimiento en la sociedad blanca. Los dos más poderosos del vestuario, Casillas y Ramos, encelaron. Pero los dos saben que son prescindibles para el poder.

Está dicho en las alineaciones de Ancelotti. Uno es el suplente de Diego López y el otro habita por detrás de Varane y Pepe, y se acomoda al lateral para no palmotear más en la opinión pública. Por aquí, aunque lo pidan, no hay más caso. Por más que presionen sus próximos para revisar los emolumentos, uno y otro parten con desventaja. Iker podría salir el próximo curso y a Sergio lo consideran bien retribuido, aunque el afán del hermano podría tener premio final. Con todo, lo que sí está en marcha es renovar, tal y como adelantó el diario AS, a Pepe y a Coentrao.

placeholder

Pepe, Coentrao y la 'patata caliente' de Xabi

Florentino ha cambiado respecto al zaguero central. Si episodios pasados lo separaron de su creencia de continuar en el club, ahora se ve necesario a ojos de presidencia. El jugador, por él se pagaron 30 millones de euros en 2007, acaba contrato en junio de 2016. Pero ésta, siendo importante, no es la razón fundamental. La promesa del dirigente se traslada porque en los últimos días del pasado agosto, el Manchester City pulsó para hacerse con el chico. Pellegrini solicitó reforzar la defensa y el primer elegido por Beguiristain fue Pepe. Sin embargo, el luso-brasileño no quiso abandonar la disciplina madridista y Pérez se comprometió en otoño a revisar el contrato. El City cambió de acera en la ciudad y firmó a Demichelis, el favorito del entrenador chileno.

Algo parecido sucedió con Fabio Coentrao. El portugués, por el que también se pagaron 30 millones de euros al Benfica en julio de hace dos años a petición unilateral de Mourinho, valoró también en los últimos días estivales una propuesta del Manchester United. David Moyes requirió el fichaje de Baines, pero el Everton se negó a vender al lateral izquierdo. La opción de Coentrao creció, de hecho el Real Madrid ya tenía apalabrado a Siqueira para reemplazarlo en la plantilla. No obstante, el acuerdo entre los clubes no se cerró, ni se aproximó. Pese a que acaba contrato en 2017, Pérez también se comprometió a rehacer el compromiso. La revisión contractual está igualmente servida.

La patata más caliente que le queda al Real Madrid es la de Xabi Alonso. El tolosarra se ha convertido en pieza indiscutible, a punto de cumplir los 32 años. El primer pensamiento del mediocentro era cambiar de aires y retornar a una Liga y a un país que le apasiona, la Premier e Inglaterra, en concreto para vivir en Londres. Sin embargo, el empeño de la entidad, que no quiere perder bajo ningún concepto al jugador, hace que Xabi se esté replanteando la situación.

Ha pedido unas semanas para medirse en el terreno de juego, para conocer si realmente la operación le ha restado o no nivel para rendir al máximo con el Real Madrid. La autoexigencia que se impone el futbolista es tal que si comprueba que no alcanza la altura que él estima, cambiará de aires. Desde luego, y tras lo visto en sus primeras presencias, nadie discute que es fundamental en el esquema blanco. La tentación británica sigue su curso. Por eso, aquí, Florentino sólo tiene un camino: firmar a cualquier precio. Repite secuencia. Es otro caso Cristiano.

Florentino Pérez Cristiano Ronaldo
El redactor recomienda