El Barça vuelve a fijarse en Bruno en su 'último' mercado para fichar

El mundo Barça sigue pasmado. Al grado de mostrarse atónito tras conocer la sanción impuesta por la FIFA, aunque intentará posponerla a enero

Foto: Bruno celebra un gol con el Villarreal esta temporada.
Bruno celebra un gol con el Villarreal esta temporada.

El mundo Barça sigue pasmado. Al grado de mostrarse atónito tras conocer la sanción impuesta por la FIFA, que ha provocado una considerable intranquilidad interna, se une la eliminación en la Liga de Campeones. A lo primero, el mensaje que se explica de puertas hacia fuera mantiene una única intención: la de pelear jurídicamente hasta el final. A lo segundo, la continuidad de Martino se antoja casi imposible y el movimiento de fichajes obtendrá una frecuencia alta. A los refuerzos obligados y ya conocidos en la portería y en la zaga, otras posiciones en el terreno de juego entrarán en liza. El club precisa caras nuevas y la Junta directiva está decidida a dárselas a la afición.

Por lo demás, tal y como reconocía su director deportivo “estamos trabajando con total normalidad de cara a la próxima temporada. Lo hacemos exactamente igual que hace quince días”, puntualizó un Zubizarreta que sigue ocupando el centro de la diana para ejercer de ‘pim, pam, pum’ con todos. Se objeta con feroz crítica su labor. Todo lo hace mal, en resumen. Sin embargo, nadie aclara que en una primera etapa trabajó bajo el yugo de quien hoy es el presidente, entonces vicepresidente y responsable último en la parcela deportiva profesional. Bartomeu, ya como mandamás único, continúa con el manejo del primer equipo a su antojo.

Zubizarreta estuvo muy cerca de salir del cargo al finalizar el pasado curso. La buena relación personal que siempre mantuvo con Guardiola le sirvió para alcanzar el puesto y reemplazar a Begiristain, tras la exitosa etapa de Laporta. La inercia del éxito arrastró a todos, pero mientras Txiki mantenía una relación fluida con el presidente, Zubi apenas reportaba a Rosell. Su contacto con la Junta era y es a través del hoy máximo dirigente. La dirigencia entendía y entiende esa figura como la de un elemento consultivo en el organigrama. Eso sí, las decisiones son responsabilidad de los directivos. Algo bastante común y que se repite en la casi totalidad de los clubes. Los que fichan, generalmente, son los presidentes.

Con la indefinición de esperar a conocer si puede o no fichar, el FCB peleará, y de ahí esa colaboración unilateral con la Federación Española -también multada-, para evitar cumplir la sanción en la próxima ventana de fichajes. El objetivo es posponerla hasta el mercado de invierno del presente año, siempre y cuando el organismo internacional atienda la suspensión cautelar del castigo, principal consideración blaugrana para optar a moverse en verano. En el club catalán son conscientes de que la contienda se centra en reducir o posponer el tiempo de fichajes. La FIFA puede acomodar la sanción, pero entienden claramente que, de ninguna manera, eliminarla.

El director deportivo del FC Barcelona, Andoni Zubizarreta.
El director deportivo del FC Barcelona, Andoni Zubizarreta.

Llegados hasta aquí, y con la esperanza puesta en poder tramitar fichas a partir del próximo uno de julio, la dirección deportiva vuelve a fijarse en un jugador al que ya pretendió hace unos años. Se trata de Bruno Soriano, un ‘todocampista’ experto y líder de un Villarreal que ha recuperado esta temporada el sitio en Primera, además de volver a situarse entre los mejores. El centro del campo también sufrirá retoques el año próximo. El primero en la lista de Zubizarreta era Ilkay Gündogan. El germano, de origen turco, del Borussia Dortmund relata una temporada lesionado. Una hernia discal lo ha dejado fuera de cualquier quiniela de futurible. Incluso, Real Madrid y Barcelona presumían que retornarían las disputas enfrentadas por un futbolista. Sin embargo, y en este momento, los problemas médicos separan a Gündogan de cualquiera de los dos grandes. El fichaje sería de riesgo y los precedentes con otros jugadores no invitan a arriesgar con esa contingencia.

Bruno tiene un fuerte nexo con el Villarreal

Bruno es un futbolista que ya pretendió el Barça en los primeros meses de 2010. Txiki Begiristain era consciente de que ponía punto y final a su trayectoria como director deportivo en ese 30 de junio, pero antes quiso firmar al mediocentro. El club buscaba reforzar esa demarcación ante la marcha segura de Yaya Touré, quien se había comprometido con el Manchester City a la espera de acuerdo entre las dos entidades. Entonces, el nombre de Bruno se convirtió en una alternativa real. Pero ni el jugador ni el Villarreal quisieron escuchar la propuesta. El resto lo hizo el cambio de régimen en los despachos, que terminó por incorporar a Mascherano para reforzar el centro del campo. Ahora, pese a ser un jugador muy interesante para los técnicos blaugranas, la edad y el precio que pueda solicitar el conjunto levantino marcarán la pauta.

El mediocampista sería un relevo para Busquets, pero también entienden en el Camp Nou que no son incompatibles, que pueden jugar juntos en partidos donde el músculo destaque sobre el buen gusto. Bruno cumplirá 30 años el próximo mes de junio y mantiene un compromiso firmado con el Villarreal hasta 2020, tras rubricar hace dos años un contrato por ocho temporadas. Por si acaso, el conjunto de la Plana Baja castellonense está buscando alternativas en el mercado ante la tentativa culé. Rubén Pérez, jugador del Atlético de Madrid cedido en el Elche, se encuentra entre los principales objetivos del conjunto amarillo. La cuestión para la familia Roig es casi más sentimental que deportiva. Para la dirigencia levantina, Bruno es el capitán, el jugador franquicia y sobre quien se ha construido el presente y el futuro. El chico, además, está muy arraigado a la tierra y duda cambiar de aires, aunque muy pocos se cuentan entre los que se han atrevido a negar al todopoderoso FC Barcelona.

Es lo que hay
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios