Es noticia
Rafa Benítez avisó a Ancelotti de las intenciones de Florentino Pérez
  1. Deportes
  2. Es lo que hay
Antonio Sanz

Es lo que hay

Por

Rafa Benítez avisó a Ancelotti de las intenciones de Florentino Pérez

El madrileño decidió contactar con su compañero para hacerle saber que había recibido una llamada del Real Madrid. Le tanteaban para conocer su disposición para sustituirle precisamente a él

Foto: Florentino Pérez aplaude a Ancelotti el día de su presentación como técnico del Real Madrid (Efe)
Florentino Pérez aplaude a Ancelotti el día de su presentación como técnico del Real Madrid (Efe)

El llamado ‘milagro de Estambul’ cimentó la relación entre Rafa Benítez y Carlo Ancelotti. Aquella histórica final de la Liga de Campeones invitó a creer en el Fútbol. Desde entonces, ambos técnicos mantienen una cordial convivencia en un sector donde los celos y las diferencias personales se encuentran a la orden del día. Curiosamente, ahora que se han cumplido diez años, todo apunta a que el entrenador madrileño reemplazará en el banquillo a quien destrozó moral y futbolísticamente en Turquía. Un par de años después, en Atenas, el italiano se tomó cumplida venganza y ganó. Así es esto, con permanente ida y vuelta. La misma que devolverá a Benítez alReal Madrid. A su club, a su casa. Si bien el transcurrir del tiempo y de la vida le condujo a entender Liverpool, al menos la orilla roja del río Mersey, como su otro lugar en el mundo.

Rafa es un gran entrenador. No hay debate con sólo echar un ligero vistazo al currículum. Forjado a golpe de esfuerzo y tras levantarse de los traspiés clásicos del debutante, el ascenso a Primera división con el Tenerife sirvió para aceptar el reto de estrenarse en el primer destacado que se cruzaba en su carrera: el Valencia. En Mestalla aún lo recuerdan por los éxitos y por los continuos pulsos que lanzaba al poder. Esa ha sido una constante en su vida. En la estación de Anfield, donde cayó de pie tras la noche turca, no menos inolvidables eran las diferencias que provocaba con Rick Parry o Christian Purslow, los ejecutivos con quienes lidiaba para reforzar la plantilla. O en el Inter, donde ese carácter indomable provocó que se cansaran de él tras medio curso, cuitas deportivas al margen ya que acababa de ganar. O en el Chelsea, donde arrastrar el cartel de interino tocaba día a día el orgullo, más incluso que preceder al sempiterno enemigo, Jose Mourinho.

Ancelotti era pasado desdehace meses

Florentino Pérez mantenía desde hace meses que Ancelotti era pasado. Si el entrenador italiano se salvó in extremis en Lisboa, la eliminatoria de principios de enero de Copa del Rey, cayó estrepitosamente ante el Atleti, afectó de alto grado el ánimo del dirigente -sabido es que perder ante el color rojiblanco amarga el carácter del empresario-. Otros ulteriores episodios, como el 4-0 ante el mismo adversario o la derrota ante la Juventus, acabaron de fortalecer la idea primitiva. Era el momento del impulso, como más tarde reconoció. A Ancelotti lo condenaba la excesiva cercanía con las estrellas del vestuario, su escasa riqueza táctica, la precariedad en el estado físico del grupo o el inmovilismo permanente. Los defensores contestan que construyó dos equipos en dos años, que devolvió la calma a la institución y especialmente a la caseta… y que levantó la Décima. Pero el método, repite el poder, es obsoleto.

El Real Madrid comenzó a peinar el mercado. El primer objetivo era imposible -JoaquinLöw- José Ángel Sánchez, el primer ejecutivo de la entidad, elaboró un informe de las prestaciones de Benítez y así se las expuso a Florentino y después a la Junta directiva. El poder de convicción de Sánchez logró que se aceptase la figura del entrenador madrileño. La vieja aspiración se convertía en realidad, para José Angel y para Rafa. Los dos mantienen una excelente relación personal desde hace una década. Pero Sánchez descubrió al técnico, no a la persona. Contó que Benítez es un trabajador incansable apoyado en una moderna y eficaz metodología de trabajo, rodeado de un núcleo joven y aplicado de profesionales capaz de aportar el impulso que demanda el presidente. Con todo, Benítez no era el único candidato. Tal y como desveló el diario As, Ernesto Valverde fue tanteado para conocer su predisposición dentro de esa quiniela de futuribles. El compromiso de continuidad ya cerrado entre técnico y Athletic abortó cualquier cercanía posterior.

Contactos con Valverde... y con Rafa Benítez

Y si contactaron con Valverde, igualmente hicieron con RafaBenítez. Éste, entonces, cumplió con el sagrado deber del buen colega. En una profesión tan inestable, tan dependiente del rendimiento que consigas sacar al grupo de jugadores que trabajan a tus órdenes, los cambios son una constante. El todavía preparador delNápolesdecidió contactar con su compañero Carlo para hacerle saber que había recibido una llamada del Real Madrid. Le tanteaban para conocer su disposición para entrenar la temporada 2015-16 al club blanco. Por entonces, Ancelotti aún no había recibido la notificación de su despido -puesto que aún le restaba una campaña más por cumplir-. Con todo, los entrenadores son los primeros en percibir cuando la dirigencia se muestra distante en la relación: dejan de recibir llamadas telefónicas, los correveidiles se alejan, el séquito presidencial rehúye… En fin, que lo que para Benítez era una obligación moral, y así debería ser para el sector, para Ancelotti se convirtió en la confirmación de que le restaban unos días al frente del Real Madrid. Sólo unas jornadas después, en el despacho de Florentino recibió oficialidad a lo que era un secreto a voces.

Benítez vive en la obsesión permanente de la mejora del futbolista. No se limita a conformarse con lo que conoce que poseen sus jugadores. Se dedica a hurgar en su interior y a tratar de descubrir la faceta más oculta. No se detiene en el talento. Busca más y si tiene que poner a una estrella a golpear el balón contra un muro, no se corta. Con él, estarán enchufados no sólo los once habituales. Con las rotaciones como arma aplicada, las entradas y salidas del equipo son una constante viciosa. Recuerdo las palabras de uno de sus jugadores: “he convivido varios años con él y sólo hemos hablado de fútbol. Al día siguiente de ser padre se acercó a mí. Pensé que me iba a felicitar por el nacimiento. Su mensaje fue el siguiente: ‘recuerdas el movimiento que hiciste al primer palo. Me hiciste caso y por eso marcaste gol’”. Ese es Rafa Benítez y eso es lo que ha fichado Florentino. Un cuerdo del Fútbol.

Rafa Benítez José Ángel Sánchez Florentino Pérez