El baile de Diego Costa acelera la renovación de Simeone por el Atlético
  1. Deportes
  2. Es lo que hay
Antonio Sanz

Es lo que hay

Por

El baile de Diego Costa acelera la renovación de Simeone por el Atlético

El Atlético de Madrid ultima la ofensiva por Diego Costa, un movimiento que repercutiría indirectamente a Simeone, hombre que ha presionado para que sea fichado

Foto: Simeone charlando con Diego Costa en la 2013/2014. (Reuters)
Simeone charlando con Diego Costa en la 2013/2014. (Reuters)

Quien lo persigue lo consigue. Eso debe pensar Diego Simeone con Diego Costa. Tras la ruptura del idilio que los unía por una importante mejora salarial, influido por el consejo de un reciente integrante del cuerpo técnico del argentino, la pareja anhela reencontrarse nuevamente en el Atleti, o allá donde toque. Porque el ‘amor eterno’ que se dedican vale para Madrid, para París o para Milán. O bien para donde encontrase acomodo el entrenador. Pero lo que las dos partes buscan a velocidad de vértigo, no se ejecuta con celeridad por la sanción que impide inscribir futbolistas -desde profesionales hasta niños- a la entidad rojiblanca. Tampoco ayuda la indiscreción que representa cotidianamente el delantero, así no pacifica para una pronta resolución. El conjunto rojiblanco mantiene los tiempos que estima oportunos, mientras que el club vendedor tampoco agota plazos para agilizar la salida. Uno sabe que quiere comprar y el otro parece obligado a vender. Con las conversaciones abiertas, ninguno utiliza los sentidos necesarios para dar jaque al otro.

Parece vivirse una guerra fría mientras el único caliente demuestra ser el ariete, quien no para de dar muestras públicas de su deseo. Si sorprendente resultó que se detuviese ante los medios de comunicación para desvelar la conversación privada -vía whatsapp- que mantuvo con Antonio Conte, qué decir del baile realizado con la camiseta del Atleti y que difundió en las redes sociales. Tras un primer envite jocoso, en la dirigencia del Manzanares no acaban de convencer los métodos de presión empleados por el jugador. Esa provocación ha enojado profundamente al Chelsea, consciente de la irreconciliable relación entre su técnico y su delantero. A la entidad ‘blue’ le disgusta la animadversión existente entre Conte y Costa, pero ya la vivió también entre Mourinho y el goleador. Por eso, aceptan la venta, pero no a cualquier precio. Saben la necesidad imperativa que ha impuesto el técnico del Atleti a su dirigencia y con eso juegan para no descender el precio de venta.

El año pasado Costa ya pudo vestir de rojiblanco

Ni Simeone ni Costa han escondido su ‘amor’. Las redes sociales dan muestra de alguno de los encuentros. Otros han sido privados, pero desde que decidieron exponer públicamente su buena relación, el secreto a voces quedó difuminado. El pasado verano el Atleti ya intentó firmarlo. Costa llegó a pensar que era un hecho pero sólo acabó formando parte de esa interminable lista de delanteros que se quedaron al acecho: Cavani, Higuaín, Morata, Aubameyang. Incluso, el brasileño hizo notar su enfado acusando a la propiedad rojiblanca de haberle dejado tirado. Pero en aquella primera intentona de retorno, el Chelsea evitó la más mínima aproximación para negociar la venta. Si Costa empezó irritado, peor acabó la temporada, peleado hasta con las taquillas del vestuario. Entre tanto disgusto, el chico se alimentaba con aquella cena pública con el entrenador del Atleti y con las continuas llamadas de contacto que realizaba la dirigencia madrileña para armar la vuelta.

El Chelsea ata a Morata tras la profunda búsqueda del ‘9’. Conte se acabó hartando de los caprichos y de los cambios de humor de su estrella. La paciencia se le gastó. Los diversos enfrentamientos que tuvieron durante el curso pasado resultaron más que suficientes para que el italiano decidiese unilateralmente cortar al delantero. Vivió más que conforme con el rendimiento, pero agotado con el comportamiento. Por eso, decidió que su tiempo juntos había concluido. Esa acción disgustó a la directiva rusa porque rebajaba el precio y lo ponía claramente en el mercado. Costa estaba como loco por hacer público el mensaje de Conte… en la concentración de la Roja todos conocían los datos de la afrenta. Sin embargo, el Chelsea no tiene necesidad de vender y las provocaciones de Costa, sobremanera lo del baile con la camiseta del Atleti, habitan al límite de la racionalidad. Por eso, en la opinión pública londinense se empieza a recordar lo que sucedió con Malouda. El galo quiso marcharse al Arsenal, cabreó a Abramovich y el magnate decidió apartarlo un año del equipo haciéndole entrenar en solitario. Una temporada después solo lo acogió el fútbol turco.

¿50 millones por un futbolista de 29 años?

La dirigencia rojiblanca es consciente de que pagar 50 millones de euros por un jugador que cumple 29 años en octubre no es el mejor negocio. Además, es consciente de lo indomable del carácter del internacional por España. Es curioso que una grave lesión evitara su venta al Besiktas y le diera la oportunidad de encontrarse con el Cholo, uno de los técnicos que mejor lo ha comprendido hasta la fecha. Por eso, el movimiento en los despachos es claro. Quieren que el matrimonio Simeone-Costa tenga futuro. De ahí la presencia de Natalia Simeone, la hermana y asesora deportiva del entrenador, en Madrid. Como informó el diario As, los primeros contactos para renovar al argentino ya están en marcha. La duración es un caballo de batalla. Si el técnico quiere ir año a año, partido a partido, la propiedad busca acuerdos más largos en el tiempo, un mínimo de dos cursos. En el fondo, también pretende que con el esfuerzo que debe rendir por Costa, éste sea manejado por quien mejor entiende al díscolo delantero.

Es desconcertante lo de los contratos de Simeone con el Atleti. Si en 2015 se ataba hasta 2020, en 2016 reducía hasta 2018 y en 2017 puede volver hasta 2019 o si cede hasta 2020. En ningún lugar como de rojiblanco explicó a la masa social en la despedida oficial del Calderón -en el adiós sentimental se ausentó para tomar vacaciones-. Si al final alcanza un acuerdo, el técnico seguirá haciendo historia en una entidad a la que le ha devuelto el orgullo por encima de todo. Por eso, le consienten todo, por eso le admiten ser el único capitán del barco. Pero que la dirigencia y, también, la afición comprendan que sólo el escudo es vitalicio… y ya tampoco.

Mercado de fichajes Diego Costa Diego Simeone