Es noticia
Menú
Rummenigge provoca a Florentino Pérez: ven a por Lewandowski
  1. Deportes
  2. Es lo que hay
Antonio Sanz

Es lo que hay

Por

Rummenigge provoca a Florentino Pérez: ven a por Lewandowski

El más alto ejecutivo del Bayern, Kalle Rummenigge, ha confirmado lo que era un secreto a voces: Robert Lewandowski deseó, desea y deseará jugar algún día en el Real Madrid

Foto: Lewandowski celebra un gol marcado con el Bayern. (Reuters)
Lewandowski celebra un gol marcado con el Bayern. (Reuters)

Todo era cuestión de recuperar a Cristiano Ronaldo. Al Cristiano más voraz. Al Ronaldo más hambriento. A CR7 en estado puro y goleador. Lo que en la víspera se percibía como una falta de ataque, ausencia de delantero con gol, tras la reaparición del portugués el madridismo se siente más tranquilo. La solución, como parecía, habitaba en casa. El Real Madrid perdió a dos delanteros en el mercado de verano y sólo recuperó a uno. Zidane, tajante, explicó que “no se pudo” fichar. Contó públicamente lo que pudo. La realidad es que él quiso a Mbappé y a nadie más que a Mbappé. Florentino no quiso complacerle y el equipo se quedó con un activo ofensivo menos. Mientras tanto, una vieja aspiración ha saltado esta semana a los medios de comunicación. El más alto ejecutivo del Bayern, Kalle Rummenigge, ha confirmado lo que era un secreto a voces: Robert Lewandowski deseó, desea y deseará jugar algún día en el Real Madrid.

El delantero polaco del Bayern no viste de blanco fundamentalmente porque Florentino Pérez llegó tarde a la cita. El chico ya se había comprometido con el Bayern cuando el Real Madrid llamó a su puerta. Ahora, la paciencia de la dirigencia bávara se ha agotado tras leer unas manifestaciones del jugador criticando la política de adquisiciones del gigante alemán y la gestión de la pretemporada. Lewandowski solicitó al club “que se invente algo para atraer más jugadores de clase mundial. Si quiere ser competitivo se necesita la calidad de los mejores”. El modo de actuar del PSG es, en opinión del futbolista, lo que debería hacer un Bayern que parece estancado en la pelea por la Liga de Campeones. La ira del director ejecutivo atacó frontalmente al polaco: “si Lewandowski se lamenta de nuestra gira asiática, debe saber que el presunto equipo de sus sueños, el Real Madrid, este verano ha estado de viaje 24 días en zonas de calor, el doble que nosotros”.

placeholder En la imagen, Karl-Heinz Rummenigge. (Reuters)
En la imagen, Karl-Heinz Rummenigge. (Reuters)

El ataque de Rummenigge no es baladí. Es más, el disparo verbal sacude la línea de flotación del jugador. Porque los dos son conscientes del anhelo con intenciones de actual delantero centro del Bayern. El objetivo de la dirigencia germana queda claro: Florentino, si necesitas un '9', aquí tienes a Lewandowski. Ahora, sí acepta venderlo. Sin embargo, no hace tanto, en abril de este mismo año y en una entrevista con el diario 'As', Rummenigge dejaba claro que era imposible imaginarse al polaco de blanco: “Florentino y yo sabemos lo que es y lo que no es posible. Él sabe que no nos vamos a deshacer de jugadores de los que no nos queremos deshacer”. Entonces, estaba reciente la última renovación del futbolista. Poco antes de Navidad, Robert amplió contrato hasta junio de 2021, pareciendo despejar cualquier duda de presente. Con 29 años recién cumplidos, se apuntaba que era el broche definitivo a una estelar carrera. Sin embargo, parece que se vuelve al principio. A cuando militaba en Dortmund y el presidente del Real lo cortejó.

En mayo de 2013, siendo aún jugador del Borussia Dortmund, Florentino Pérez intentó el fichaje de Lewandowski. Para su club de entonces era mejor venderlo al Real Madrid que reforzar a un rival directo de su competición doméstica. Los deseos se ahogaron enseguida cuando el presidente conoció por boca del protagonista que mantenía ya un acuerdo cerrado. Unos años después, se observó en las dependencias del palco del Santiago Bernabéu a Cezary Kucharski, uno de los asesores deportivos del ariete. Florentino mantenía el empeño de firmar al polaco y flirteaba con quien lo podía acercar al club blanco. La respuesta de la entidad germana, flemática, impasible: “Mirando el contrato, no hay razón para ponerse nervioso”. El sueño del futbolista de vestirse del mismo color que su ídolo Raúl quedó sin suerte, y parece que ahora tampoco va a tener mejor dicha. Pero ahora se abre una puerta que parecía tener bien firme el candado.

placeholder Robert Lewandowski y Keylor Navas. (EFE)
Robert Lewandowski y Keylor Navas. (EFE)

El Real Madrid no parece dispuesto en este momento a pelear por firmar al delantero. Al final, la apuesta de la presidencia resultó ser renovar a Cristiano Ronaldo. Florentino entendió que el mejor goleador lo tenía en casa y que el esfuerzo necesario era retener al portugués. Pero los problemas judiciales del luso y su hartazgo por el trato que recibe ponen al club blanco en una situación de alerta. Sabido es que Cristiano se puso este verano en el mercado para calibrar opciones. Sin embargo, ninguna oferta fue tan seductora como para plantearse salir de Madrid. Su considerable enfado por tener que ir a declarar a los Juzgados de Pozuelo de Alarcón (Madrid) alimentó los indicios de fuga, pero la historia quedó en el empeño. Nunca se temió en la sede madridista que el jugador pudiera abandonar el club. Pero a Florentino no le viene mal conocer ahora que el Bayern cambia de opinión y que está dispuesto a negociar. El mosqueo público de Rummenigge azota el presente del polaco. Otra cuestión bien diferente será el precio de salida. Los bávaros, en 2014, asumieron un coste de 80 millones de euros, repartidos en cinco años. Quizá demasiada inversión para un jugador de 29 años, o no. La llave la tendrá en cualquier caso el aguante de Cristiano. Eso sí, no olvidemos el orgullo que provoca en el mandamás merengue cuando conoce que un futbolista suspira por vestir de blanco. Esa es la mejor baza que se guarda Lewandowski.

Todo era cuestión de recuperar a Cristiano Ronaldo. Al Cristiano más voraz. Al Ronaldo más hambriento. A CR7 en estado puro y goleador. Lo que en la víspera se percibía como una falta de ataque, ausencia de delantero con gol, tras la reaparición del portugués el madridismo se siente más tranquilo. La solución, como parecía, habitaba en casa. El Real Madrid perdió a dos delanteros en el mercado de verano y sólo recuperó a uno. Zidane, tajante, explicó que “no se pudo” fichar. Contó públicamente lo que pudo. La realidad es que él quiso a Mbappé y a nadie más que a Mbappé. Florentino no quiso complacerle y el equipo se quedó con un activo ofensivo menos. Mientras tanto, una vieja aspiración ha saltado esta semana a los medios de comunicación. El más alto ejecutivo del Bayern, Kalle Rummenigge, ha confirmado lo que era un secreto a voces: Robert Lewandowski deseó, desea y deseará jugar algún día en el Real Madrid.

Robert Lewandowski Florentino Pérez Bayern Múnich Cristiano Ronaldo Kylian Mbappé Zinédine Zidane