Modric o la búsqueda obsesiva de Florentino: Thiago y Pjanic

Nadie duda de la trascendencia de Modric dentro del grupo. Pero el centrocampista del Madrid, que cumplirá 33 años el próximo mes de septiembre, es consciente de que su rendimiento irá en descenso

Foto: El Real Madrid fichó a Luka Modric en 2012. (EFE)
El Real Madrid fichó a Luka Modric en 2012. (EFE)

El batacazo del Barcelona y del Manchester City advirtió a Real Madrid y Bayern para evitar ulteriores sustos que evitaran su presencia en las semifinales de la Champions League. De los cuatro favoritos tras el sorteo, dos se quedaron por el camino. Por eso, madridistas y bávaros evitaron 'in extremis' la sorpresa, cerraron filas y con cierta angustia se citan para la gran final… con permiso de quienes han soliviantado la competición. En el Madrid se mantiene el movimiento pendular que impone Luka Modric, para muchos analistas el mejor centrocampista del planeta. Es definido como el más fiel distribuidor de juego, el futbolista más influyente en las acciones de ataque, administrador real de la inteligencia necesaria para ordenar y activar al resto del grupo. El dinamismo que impone lo hace imprescindible, tanto que la dirigencia blanca transita preocupada en busca de heredero. Consciente de que bajo la batuta del croata el ritmo de juego es bien diferente a cuando se ausenta, el club blanco busca con esmero un relevo para quien porta con orgullo el ‘10’ del Real Madrid.

No acabó bien el año para Modric, a diferencia de la alegría que se llevó en la pretemporada de este curso que enfila la recta final. La marcha de James Rodríguez provocó la orfandad en un dorsal mítico en toda escuadra. Pero para el croata no era una novedad portar el ‘10’. Es más, es su número preferido y por eso optó por solicitarlo tras la cesión con opción a compra del colombiano. Se trata de la tercera vez que lo luce, tras la etapa en el Dinamo de Zagreb y la actual de la selección de Croacia. Pero el rubio balcánico no empezó bien el 2018. Se vio salpicado por la querella que presentó la Fiscalía de Madrid por dos supuestos delitos contra la Hacienda Pública relativos al IRPF de los ejercicios 2013 y 2014 y en los que habría defraudado una cantidad cercana al millón de euros. No resultaron buenos momentos para él, como tampoco lo fueron cuando se deslizó su nombre en la prensa de su país culpándole de falso testimonio dentro de una investigación sobre corrupción en el fútbol croata. La espera determinará el desenlace de estos procesos judiciales.

Rafa Benítez se dio cuenta rápido de que Modric necesitaba un recambio. Por eso solicitó el fichaje de Kovacic en 2015. (EFE)
Rafa Benítez se dio cuenta rápido de que Modric necesitaba un recambio. Por eso solicitó el fichaje de Kovacic en 2015. (EFE)

El 18 de octubre de 2016, Modric anunció la modificación de su contrato con el Real Madrid, ampliando el vínculo hasta junio de 2020. Se había convertido en alguien indispensable para el vestuario y para el terreno de juego. Nadie dudaba, ni duda, de su trascendencia dentro del grupo. El centrocampista, que cumplirá 33 años el próximo mes de septiembre, es consciente de que su rendimiento debe ir progresivamente en descenso. No sólo lo piensa él, también lo creen en la entidad. Por eso, Florentino Pérez ha ordenado a los técnicos del club que le informen de qué jugadores pueden aspirar a convertirse en el mejor relevo. El toque de corneta es explícito porque no resulta sencillo encontrar una pieza que case tan bien y, sobre todo, que rinda con tanta regularidad como el croata lo ha hecho en estos últimos seis años.

Rafa Benítez ya lo vio venir

El primero que observó que Modric necesitaba una alternativa fue Rafa Benítez. Al técnico madrileño le bastaron sólo unos entrenamientos para darse cuenta de que era tan vital como necesario encontrar un sustituto para administrar su descanso. Por eso, aprovechando sus conocimientos del fútbol italiano, decidió pescar en el Inter a una joven promesa de 21 años de la misma nacionalidad. Los problemas económicos que sacudían a los interistas —necesitaban vender para cumplir con el 'fair play' financiero— llegaron a oídos de Benítez, que sorprendió a todos fichando casi clandestinamente a un jugador que no era una estrella internacional. El club abonó 30 millones de euros, y cinco ‘kilos’ más considerados en variables, por Mateo Kovacic. Hoy, el joven croata ya es considerado en el club como el más firme heredero de su compatriota.

Thiago Alcántara es una vieja aspiración de Florentino Pérez. (Reuters)
Thiago Alcántara es una vieja aspiración de Florentino Pérez. (Reuters)

Dentro del mercado nacional, la dirigencia blanca entendió que lo más prometedor que aparecía entre los jóvenes era Dani Ceballos. La intromisión del Barcelona aceleró los planes iniciales de dejarlo un año más formándose en el Betis, tal y como sucedió con otros chicos dentro del plan de futuro que planeó Florentino. En el club eran conscientes de que el sevillano tendría pocas oportunidades esta temporada, pero a pesar de todo formalizaron la apuesta, al tiempo que confían en que se convierta en otro más que futurible heredero del balcánico. El Real Madrid mantiene la confianza en quien cada vez que ha jugado ha demostrado sus condiciones como conductor de juego. Es una de las perlas del fútbol patrio, lo que obliga al ático blanco a mantener la fe en él. La directiva sabía que este curso era de transición, consciente de lo que cuesta a los chavales recién llegados abrirse camino en los onces titulares de Zidane.

El Mundial de Rusia será definitivo para conocer los movimientos del Real Madrid. Uno de los nombres que encajan en las preferencias blancas es el de Miralem Pjanic. El bosnio no participará en la Copa del Mundo, pero su tiempo en la Juventus encaja en el porvenir blanco. Con 28 años recién cumplidos, en plena madurez deportiva, vive atado a Turín hasta 2021. Es un futbolista que ha cumplido, y destacado, tanto en su etapa francesa como en la italiana. Pero en el club blanco no se olvidan de Thiago Alcántara. Es una vieja aspiración de Florentino, quien intentó su fichaje en el verano de 2013, tras el éxito de aquella selección sub-21 que dirigía Julen Lopetegui. Entonces, se adelantó el Bayern en una operación relámpago arrebatándoselo por una reducción de su cláusula en el Barça. El hispano-brasileño acumula cinco cursos en Múnich y, aunque renovó hace un año hasta junio de 2021, admite que lo del Real le suena bien. El problema es que la dirigencia alemana no da un pase a Concha Espina, salvo que tenga contrapartida (vendo a Kroos porque firmo a Xabi Alonso). Mientras tanto, Florentino busca heredero con obsesión porque es consciente de lo que Modric aporta y ha aportado al equipo. Quizá en Rusia encuentre el mirlo blanco que pretende.

Es lo que hay
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios