Cómo Mbappé ha vuelto al radar del Real Madrid y Florentino

Hay cosas que Florentino no se perdona. Cuando se trata de firmar a los mejores, siempre aparece. Nadie se lo puede negar. Cuando se ocupa de

Foto: Mabppé llegó cedido al PSG por el Mónaco el verano pasado. El equipo parisino tiene una opción de compra para su fichaje de 180 millones. (Reuters)
Mabppé llegó cedido al PSG por el Mónaco el verano pasado. El equipo parisino tiene una opción de compra para su fichaje de 180 millones. (Reuters)

Hay cosas que Florentino no se perdona. Cuando se trata de firmar a los mejores, siempre aparece. Nadie se lo puede negar. Cuando se ocupa de manejarse en el mercado, transita como nadie. Por eso, el presidente de los socios del Real Madrid asiste agazapado (o no) al movimiento de un Mundial que marcará el ritmo de los presentes, y de los que no. Además, el dirigente no se olvida de las piezas que se convirtieron en objetivo y que por un motivo u otro se escaparon, como Mbappé. Por eso, los mantiene como deseos apetecibles. Mientras trata de no erosionar a entidades amigas, Zidane dibuja, José Ángel Sánchez diseña y el mandamás ejecuta. Nadie discute el modelo tras ganar tres de las últimas cuatro Copas de Europa. Lo único que podría dificultar la acción es el agotamiento del técnico galo, quien hoy se mantiene dispuesto a seguir, al menos, una temporada más. Veremos qué piensa Zizou dentro de una semana.

Con Gareth Bale en la rampa de salida —queda pendiente una conversación cara a cara entre el galés y Pérez para determinar lo mejor para cada parte—, el Real Madrid aguarda, tras urdir ante la UEFA, la resolución final de su Comité de Control Financiero de los Clubes. El veredicto aún es una incógnita hasta que el París Saint-Germain presente las finanzas frente a dicho órgano de control cuando acabe la presente temporada. Ese es el punto de ‘break even’ que necesita la entidad gala frente al apremio sometido por los ejecutivos que controlan la Champions League y que reciben el acoso de sociedades con más renombre en Europa, entre los que figuran el Bayern o el Real Madrid. La recepción en París de jugadores como Neymar o Mbappé soliviantó la economía internacional del fútbol. Pero ahora que Florentino corteja primero a uno, después al otro, para terminar con el objetivo de reunir a los dos, el continente tiembla.

Los fichajes de Alves y Neymar acabaron por convencer a Mbappé el pasado verano. (Reuters)
Los fichajes de Alves y Neymar acabaron por convencer a Mbappé el pasado verano. (Reuters)

El pulso marcado durante el verano pasado entre el Real Madrid y el estado de Qatar buscando firmar a Kylian Mbappé rebotó en la sociedad de control del fútbol europeo. El París Saint-Germain entendió que era el momento de posicionarse con abuso en la contienda. El nuevo director deportivo del PSG, Antero Henrique, aceptó los agresivos movimientos de una entidad que había decidido no amedrentarse ante nadie. Con orgullo peleó por la perla de Francia. El ejecutivo y Emery, el entrenador, lo sedujeron antes de reincorporarse a la pretemporada en Mónaco. El chico se mantenía firme en el Principiado y le cosquilleaba el interés de Zidane, que con discreción hacía su trabajo de conquista. Pero firmó Alves y después Neymar y el delantero comenzó a dudar y a creer a tiempos parciales. El jugador que dejó el FC Barcelona presionó con creces. "No paraba de enviarme mensajes: '¿cuándo vienes?'", llegó a descubrir el francés en una entrevista en ‘France Football’. Pero en París, tras el desembolso por el exazulgrana, solo cuadraban las cuentas siempre que se aplazara el pago. Ni un estado era capaz de soportar los 180 millones de euros en que fue tasado Kylian. Se les ocurrió la cesión con opción de compra obligatoria. Un bombazo entre los ejecutivos financieros que ahora debe aprobar el ‘fair play’ económico.

Una sanción al PSG, clave

En julio de 2014, la UEFA ya sancionó al PSG por incumplir la norma financiera con 60 millones de euros y una limitación a 21 jugadores de la lista de inscritos en la siguiente edición de la Champions League (frente a los 25 autorizados). El plazo actual para ajustar cuentas se acaba el 30 de junio. Los medios de comunicación franceses hablan de un desajuste cercano a los 80 millones de euros que podría solucionarse con la venta de jugadores para amoldar sueldos y gastos. Sin embargo, no todos observan con la misma parsimonia lo que sucede en París. Si ya costó entender los 222 millones de Neymar, los otros 180 ‘kilos’ aplazados por Mbappé chirriaron en exceso. Y en el mismo tiempo.

Se trata de conmover a Mbappé para hacerle entender que sólo existe un hogar indicado para el crecimiento y la progresión: el Real Madrid

Entonces apareció Tebas con brazo enérgico y ejecutor frente a los clubes-estado. Se presentó como opositor de la invasión gala —el PSG optó por negar el depósito de la cláusula de rescisión del jugador brasileño en la sede de la patronal de los clubes— para terminar conminando a la UEFA por la afrenta. Este organismo europeo decidió pasar de la Liga de Fútbol Profesional española y evitar el inconsistente freno mostrado por el dirigente. Luego llegó una cruzada pública y mediática para demostrar las trampas. “El PSG recibe 40 o 50 millones de turismo de Qatar, que todos sabemos los turistas que van, cuando un país de similar tamaño, que puede ser Bermudas, paga uno o dos millones por ese concepto. Todo está lleno de patrocinadores, que para no dar pérdidas hinchan el patrocinador”, señaló en diferentes foros el dirigente. En el fondo, se trata de presionar para evitar la aplicación de este concepto que tanto irrita a Javier Tebas.

“En diez años quiero jugar en el mejor equipo del mundo. Si es el PSG, puede que todavía esté aquí”. Mbappé se sinceró en estado puro. No se niega nada en el futuro porque sabe que el Real Madrid sigue ahí. El club blanco se mantiene a la espera de que se manifieste el comité regulador de la UEFA, aguardando con interés la resolución ante una posible sanción, que sería la segunda tras la de hace cuatro años. Mientras tanto, el movimiento ya está en marcha. Se trata de conmover a Mbappé para hacerle entender que sólo existe un hogar indicado para el crecimiento y la progresión. El club blanco aguarda acontecimientos con el Mónaco por si el PSG termina lastimado. Así las cosas, con influencias inglesas que también requieren a un futbolista que aumenta su caché, el abuso del que se queja y profesa Tebas puede acabar con los huesos del joven francés en el Real Madrid. Florentino ya tiene el radar puesto. El resto habita en manos de la Comisión Financiera de Control de la UEFA. Vamos, todo un juego de tronos para recuperar a un príncipe de Europa.

Es lo que hay
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios