La apasionante conversación de Varane y Zidane en la que se dirán la verdad a la cara

Al francés se le plantea un serio problema interno: no defraudar a quien tanto ha apostado por él Zidane, frente a la idea madurada de cambiar de aires porque su etapa madridista está amortizada

Foto: Varane y Zidane durante un entrenamiento de la pretemporada de la 2017-2018. (EFE)
Varane y Zidane durante un entrenamiento de la pretemporada de la 2017-2018. (EFE)

Cuando nadie arriesgaba un euro por un futuro lejos del Real Madrid, en los últimos días las apuestas han dado un giro inesperado. Apoyado en un perfil bajo y en un rendimiento difícilmente cuestionable, Raphael Varane se somete a un interrogatorio interno para tratar de comprender si es el momento de cambiar y de romper con lo que simula como una carrera estancada. Ya durante el curso pasado se relataron las opciones de salida hacia Inglaterra, que quedaron finalmente abortadas. Hoy, tras la información publicada en 'L'Équipe', hasta Zidane se ha puesto en guardia: el central francés medita, mientras el técnico evita presentarse débil en público. "No quiero imaginar un Madrid sin Varane", señala. A Zizou le tocará fajarse lo suyo para evitarlo.

El pasado verano, el Real Madrid recibió la llamada de José Mourinho. El entonces técnico del Manchester United presentaba en Concha Espina una oferta de 100 millones de euros para comprar al central francés. Pero Florentino Pérez ni se inmutó. Consideraba básica, y lo mantiene, la presencia en la plantilla del galo. Por tanto, se limitó a explicar, a quienes preguntaron, que la cláusula de 500 millones de euros era el único e inalcanzable precio de salida. Y esa información, tan rotunda, recorrió el continente y provocó que ninguna otra entidad se moviese para tentar al zaguero. Desde aquel septiembre de 2017, cuando se anunció la renovación contractual hasta junio de 2022, el club blanco vive tranquilo, o al menos se siente del todo protegido.

El pasado verano, el Manchester United de Mourinho ofreció 100 millones de euros por Varane. Florentino Pérez ni se inmutó

Varane llegó a Madrid en 2011 aconsejado por Zidane. El hoy entrenador blanco explicó entonces a la dirigencia que se encontraban frente a un central indiscutible para el club. El desembolso merecía la pena porque auguraba jugador para los próximos diez años. El defensa, que cumplirá este mes 26, era una apuesta arriesgada debido a su condición de imberbe y a su escaso recorrido. Sin embargo, Zizou no se equivocó. Años después, Varane ha demostrado ser uno de los fichajes más rentables de la década, además de demostrar una creciente proyección internacional. Por eso, nadie estimaba incluirlo en el plan de bajas con vistas a la próxima temporada. Menos todavía desde que Zidane tomó el relevo de Solari. Pero para cuando llegó ese día, las dudas ya habían crecido en la cabeza de su compatriota.

Las palabras de Varane al Madrid

El interesado dejó claro hace unos días su postura. Coincidió con la concentración de Francia en Clairefontaine. Su discurso, relevante: "Soy una persona discreta, y cuando eres discreto el problema es que escuchas muchas cosas. Decir que no estoy contento en el Real Madrid no es verdad. Mi carrera, mi temporada... Tuvimos una temporada difícil en la que tuvimos que pelear, sudé la camiseta y puedo estar orgulloso de ello. No puedo controlar todo lo que se dice. Son cosas falsas". Varane solo mantiene palabras de agradecimiento para el club. Desde la plataforma blanca lo ha ganado todo y se ha aupado a ser considerado uno de los mejores en su puesto. No obstante, existen otros parámetros que influyen en la decisión que hoy se viste de encrucijada.

Más allá de una revisión económica que podría aplacar el ánimo de fuga del futbolista, la extensión de tiempo en la misma plantilla ha provocado en él una situación de letargo que pretende destruir. Varane mantiene que sufre un proceso de estancamiento en el Real Madrid, que su carrera merece un impulso después de tantos años en el mismo lugar. Siempre trabajando en silencio, sin ofrecer problema alguno, en ocasiones se siente como el patito feo de la defensa. En un curso difícil por el vaivén deportivo de la entidad, con tres entrenadores cubriendo la temporada, el francés se ha sentido señalado en algunos momentos de la campaña, lo que ha provocado el crecimiento de esas dudas que alimentan la opción de cambio. Lo que él menos podía imaginar era el reencuentro con quien tanto le ha aportado en su carrera profesional. La inesperada vuelta de Zidane ha colocado al jugador en una situación difícil, en la que no sabe qué conducta seguir.

Solo Sergio Ramos y Benzema han jugado más que Varane esta temporada. (Reuters)
Solo Sergio Ramos y Benzema han jugado más que Varane esta temporada. (Reuters)

La futura conversación Zidane-Varane se antoja apasionante. Todavía no se ha producido porque será cuando determine el ‘jefe’, pero el influjo del entrenador será determinante para convencer al zaguero con la razón y no con la imposición de la cláusula como ya ocurrió durante el tramo estival pasado. El reelegido técnico no cejará en el empeño de mantenerlo en la plantilla, mientras que al jugador se le plantea un serio problema interno: no defraudar a quien tanto ha apostado por su persona frente a la idea madurada de cambiar de aires por entender que la etapa madridista vive más que amortizada.

Zidane moverá todos los hilos, hasta planteará a los ejecutivos del ático una nueva revisión contractual para terminar de 'convencer' al futbolista. El razonamiento del inquilino del banquillo es claro: si el Bayern ha pagado 80 millones de euros por Lucas Hernández, ¿cuánto cuesta entonces un Varane en el mercado? Como no se encuentre un relevo a la altura del central, al Madrid le va a tocar volver a rascarse la cuenta corriente si quiere que el chico despeje dudas. Porque nadie vendrá con los 500 de la cláusula.

Es lo que hay

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios