La intrahistoria de cómo los leales a Luis Rubiales 'asaltan' la AFE

No dejan indiferente a nadie los quince meses de legislatura de Luis Rubiales al frente del fútbol español. Desde el mes de mayo de 2018, fecha

Foto: Luis Rubiales en un acto promocional. (EFE)
Luis Rubiales en un acto promocional. (EFE)

No dejan indiferente a nadie los quince meses de legislatura de Luis Rubiales al frente del fútbol español. Desde el mes de mayo de 2018, fecha de su llegada al poder tras ganar la votación a Larrea, el mandamás transita rodeado de polémica con un sinfín de disputas públicas ante diferentes organismos o empresas del sector. El último episodio lo protagoniza el sindicato de futbolistas que él mismo dirigió. Todo apunta a que desde Las Rozas se ha organizado el motín que pretende desbancar a David Aganzo de la presidencia de AFE. El histórico sindicato acomete días duros porque se avecinan unas elecciones si finalmente fragua una moción de censura organizada por diferentes miembros de la Junta directiva y empleados (y ex empleados) afines a Rubiales. La sombra del presidente federativo y ex presidente de los jugadores es tan alargada que pocos dudan de su implicación.

David Aganzo perdió la confianza en Queco Piña y Xavi Oliva, dos hombres muy cercanos a la anterior presidencia. El actual dirigente decidió prescindir de ellos como trabajadores, manteniéndose como vocales de la Junta directiva. Hoy son los brazos armados que promueven una moción de censura para alterar el mando actual. A estos dos, se ha unido el vicepresidente del sindicato, el mismo que fue nombrado entrenador del Vélez-Málaga y que tuvo que renunciar por incompatibilidad de cargo, ya que es director deportivo de AFE. Jesule, muy próximo a las tesis de Rubiales, se mantiene en el órgano de dirección de la Junta, pero critica la puesta en marcha, permitida por los estatutos, de un Comité Ejecutivo al que tachan de fraude porque en opinión de estos miembros de la Junta ningunea y vacía de contenido y de funciones a la propia Junta directiva en la toma de decisiones. Curiosamente, dicho Comité nació tras una reforma estatutaria impulsada por el propio Rubiales.

El whatsapp a los futbolistas afiliados

Según desvelaba el diario 'AS', el mensaje vía whatsapp que están recibiendo los futbolistas afiliados para forzar el cambio de rumbo advierte que “AFE es de los futbolistas, no de una única persona. Los últimos graves acontecimientos, sumados a muchos anteriores han desencadenado este paso al frente de un gran número de personas valientes de dentro y fuera de AFE, para decir basta. AFE está por encima del interés personal de cada uno. Os pedimos que nos ayudes a convocar elecciones”. Entre las curiosidades de este conflicto, llama la atención que la propia patronal, LaLiga, era consciente del motín que se está llevando a cabo en la Gran Vía. También sorprende la marcha atrás, para después volver a la facción crítica, de algún empleado que tras pedir disculpas a la dirección y a un nutrido grupo de trabajadores del sindicato, se ha reintegrado entre aquellos que desean sacar a Aganzo de la dirección.

El todavía presidente de AFE respondió con una carta enviada a todos los afiliados advirtiéndoles de que en los próximos días recibirían la visita o la llamada de “personas que supuestamente intervienen en nombre de AFE. El motivo no es otro que pediros que deleguéis vuestro voto para solicitar una posible moción de censura al Presidente, cuando hace un mes y medio David Aganzo obtuvo vuestro respaldo con el 99.94% de los votos en la última Asamblea General Ordinaria, que fue la de mayor asistencia y representación en la historia de AFE”. En la misiva, además de recordar todos los éxitos de su gestión, se explica que en este sindicato renovado siempre prevalecerán los intereses de los compañeros/as frente al interés personal.

Distancia entre Rubiales y Aganzo

Lo curioso es que las mismas personas que ahora piden el voto para la moción de censura son las mismas que hace mes y medio transmitían los logros y la buena gestión de la Asociación durante este año. Entonces, ¿por qué el cambio? Diversas fuentes explican que el detonante es el deterioro en la relación entre Rubiales y Aganzo. En los últimos tiempos, el actual presidente sindical ha buscado la independencia como seña de identidad en su gestión y cuando se ha tenido que desmarcar de las directrices de quien lo señaló como recambio lo ha hecho sin miramientos. Esa distancia es la que ha provocado que entre FEF y AFE las relaciones ya no sean fluidas lo que ha provocado que los leales, los hoy disidentes, a Rubiales provoquen la intención de cambiar al gestor principal.

La gestión del actual presidente de la FEF en estos quince meses de mandato no solo se ha significado por su permanente disputa con Javier Tebas. Desde su ya famoso cambio de opinión en la destitución de Lopetegui a dos días de comenzar la participación de España en el Campeonato del Mundo, su afán por recuperar competencias no se detiene. De tal manera que ha logrado cambiar a su gusto la Supercopa y la Copa del Rey, al tiempo que ha provocado un conflicto con Adidas por el patrocinio de la marca tratando de romper el contrato firmado, o bien ha logrado recuperar la organización de la Liga de Fútbol Femenina. Las últimas diferencias conocidas son la guerra de los horarios con los clubes profesionales o sus diferencias con la Liga Nacional de Fútbol Sala. Ahora, varios de sus leales buscan poner patas arriba AFE. La cuestión es conocer si la independencia que avala a Aganzo resistirá.

Es lo que hay
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios