La nueva jerarquía de Álvaro Morata y su golpe de autoridad para recuperar el '9'

El jugador del Atlético de Madrid ha vuelto a recuperar la confianza en su fútbol y olfato. Es el oasis en el desierto goleador del conjunto rojiblanco y estará en la lista de Robert Moreno

Foto: Morata celebra un gol contra el Athletic Club en el Metropolitano. (EFE)
Morata celebra un gol contra el Athletic Club en el Metropolitano. (EFE)

Que el fútbol es un estado de ánimo ya lo sentenció Valdano. Que cada día es más recurrente en esta sociedad del nuevo siglo es algo evidente. Reclamo la patente del exfutbolista, exentrenador y ahora comunicador para centrarnos en la evolución de Álvaro Morata, cuya nueva jerarquía se sostiene bajo una madurez que lo acompaña en este primer año, aún no cumplido, en el Atleti de Simeone. De aquel jovenzuelo que retornó al Real Madrid desde la Juventus poco queda. Menos aún del chico que a golpe de talonario firmó por el Chelsea para dieciocho meses después afrontar una nueva aventura. Como claro ejemplo público de su cambio de ánimo y mentalidad nos apresuramos a recordar que tras su primer curso en Londres cambió el ‘9’ por el ‘29’, escondiéndose bajo la realidad de su destino: el gol. En el Metropolitano, solicitó portar el ‘9’ tras aquellos primeros meses bajo el ‘22’. El mismo dorsal que lo conduce sin misterio a la consabida vuelta a vestir la Roja.

La propiedad rojiblanca había puesto la cruz al asesor deportivo de Morata: “No volveremos a firmar un jugador suyo”. Estas cuitas del pasado por otro jugador deseado, y que no acabó atlético, habían distanciado a dos buenos amigos. Pero la reiterada petición del todopoderoso entrenador argentino provocó el reencuentro entre su ex compañero y el jefe. El Atleti lo había intentado siendo jugador del Real Madrid, pero Florentino Pérez no quiso escuchar y optó por traspasarlo al Chelsea. El nuevo intento se consumó tras su tibio paso por Inglaterra. En sólo unas semanas, el club madrileño tomaba la decisión de hacer efectiva la compra, tras completar la cesión de año y medio que sigue en curso. Será en junio de 2020 cuando se afronte el pago de más de 60 millones de euros y Morata pueda respirar bajo la propiedad del Atleti de Simeone.

Morata arrancó 2018 con una larga sequía goleadora. Había debutado en el Chelsea con buen pie, con hambre, reivindicándose, sintiéndose importante bajo la disciplina de Conte. Sin embargo, poco a poco fue perdiendo gas, confianza y olfato. Se había convertido en el futbolista español por el que más dinero se había desembolsado -sería después superado por Kepa y Rodrigo Hernández- adelantando precisamente a su ídolo Fernando Torres. Pero encadenar varias lesiones lo apartaron del foco y volvimos a ver aquel delantero timorato que no terminaba de convencer a ningún entrenador y que buscaba excusas en lugar de soluciones: con Mourinho era demasiado joven, con Ancelotti se asomó para volar a Turín, con Allegri acabó peor de lo que empezó y a Zidane nunca le arrancó la confianza suficiente para “dejar de ser el postre”.

Morata, tras el triunfo de su equipo en un partido de Liga. (EFE)
Morata, tras el triunfo de su equipo en un partido de Liga. (EFE)

Sustituir a Diego Costa fue el reto que debió afrontar Morata en Londres. Pelear por un puesto con él, o bien compartir césped en algunas oportunidades, resultaba ser la hazaña que consideró posible cuando aceptó la propuesta presentada por el Atleti de Simeone. El goleador buscaba dar un nuevo giro a su carrera tras un tiempo que él mismo describe como de pérdida de confianza propia. Probablemente durante esos meses sintió la peor etapa de su trayectoria profesional. Vivía aterrado por lo que se decía o escribía de su figura. Los medios de comunicación ingleses se cebaban con el delantero español y a éste solo le restaba rumiar su mala suerte en soledad.

No se arruga

La crisis personal que atravesaba se acentuó cuando Julen Lopetegui le dio el golpe de gracia: no le convocó para disputar el Mundial de Rusia. Este tiempo oscuro en Londres provocó que quisiera salir apresuradamente del Chelsea. Pero no llegaron ofertas y Sarri, el nuevo inquilino del banquillo, le transmitió cierta confianza, la misma que notaba perdida de sus propios compañeros. Álvaro siguió, pero desterró el número 9 de su camiseta y terminó por no creer al técnico italiano hasta pedir a gritos una salida.

El Atleti de Simeone le ha devuelto cariño y crédito. Sus primeros cuatro meses no fueron apabullantes -seis goles en diecisiete partidos-, pero sí resultaron suficientes para que el club tomara la decisión firme de incorporarlo en propiedad. El chico recuperó la mirada feliz y se animó gracias a lo que le rodeaba. Eran nuevos tiempos donde se sentía bien y a la vez querido por el grupo, quienes le aportaban el necesario grado de confianza que precisa cualquier futbolista. Por eso, tras el verano quiso otorgarse un golpe de autoridad. Conocida la baja de Kalinic, aunque seguía en la entidad esperando acomodo, optó por recuperar el ‘9’ para la espalda, al tiempo que poco o nada le importaban las informaciones que asociaban al club con Rodrigo Moreno, más competencia para el puesto. Tampoco se arrugó cuando tras empezar marcando, falló un penalti y días después cayó lesionado. O después, cuando tras cinco partidos sin anotar podría comenzar a recuperar a algunos fantasmas del pasado.

Morata se ha convertido en la referencia ofensiva para el Atleti de Simeone. El ritmo goleador que ha alcanzado acompasa a un equipo carente de puntería, en el peor registro ofensivo de la época gloriosa del Cholo. El ariete recupera su autoestima con goles y levanta una jerarquía que lo debe conducir a encontrarse con Robert Moreno. El espacio que debe recuperar en la Roja se antoja necesario para el combinado nacional. Sin duda, para España, un Morata en racha y goleando aportará más energía y más luz a una selección dubitativa. Y eso, también lo agradecerán en el Metropolitano.

Es lo que hay
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios