Zidane saca pecho, pero Florentino Pérez se lo mete con Paul Pogba

Zinedine Zidane continúa viendo con buenos ojos el fichaje para el Real Madrid de Paul Pogba, futbolista joven que no convence a Florentino Pérez por su imagen fuera del campo

Foto: Paul Pogba con la camiseta del manchester United. (Reuters)
Paul Pogba con la camiseta del manchester United. (Reuters)

Zidane vuelve a estar plenamente satisfecho con su estancia en el banquillo blanco. Después de un cúmulo de sinsabores que llevaron a dudar de su continuidad entre la opinión pública del Real Madrid, el técnico francés ha recuperado el gusto a la silla eléctrica que ocupa cada tres o cuatro días. El juego del equipo como colectivo ha mejorado, los resultados acompañan, el rendimiento individual ha crecido y la afición retoma la ilusión a escasos días del Clásico, donde cualquier cosa puede suceder entre los sempiternos candidatos a ganar la Liga. Con esa ilusión y fuerza recuperadas, el entrenador galo mantiene la esperanza de firmar a quien es un deseo lejano: Pogba. Sin embargo, el mandamás presidencial sigue sin convencerse de que el fichaje del futbolista del Manchester United sea rentable para el club.

En los últimos días ha retornado el nombre del centrocampista francés a las portadas de los medios deportivos internacionales. Por ejemplo, el prestigioso diario parisino 'L'Equipe' informaba a sus lectores que el Real Madrid continúa siendo el destino favorito de Paul, si bien, advertía de que la situación no había variado demasiado desde el pasado verano cuando Zidane volvió a solicitar su adquisición a Florentino Pérez. El jugador mantiene claro que el ManU culminará cediendo y que el club blanco podrá entenderse con los ingleses en una cantidad acorde al mercado. Hay que recordar que los ‘red devils’ desembolsaron más de 100 millones de euros en el verano de 2016. A favor del medio galo, ese contrato firmado en aquel agosto que avanza a su caducidad sin visos de renovación.

Mientras Pogba parece que acerca su vuelta al césped recuperándose del tobillo -lesión que arrastra desde finales del mes de septiembre-, al francés le ha dado tiempo para visitar otras ciudades al margen de Manchester. Llamativo, anecdótico o casual resultó un encuentro descubierto por el ‘Daily Mirror’ inglés con Zidane. El pasado mes de octubre, se vieron en Dubai en una cita “pura casualidad. Estaba él allí y yo haciendo lo que sabes. Y como nos vimos, hablamos, pero es personal. No te voy a contar lo que hablamos. Nos conocemos de hace mucho tiempo, nos cruzamos, paramos y hablamos”, admitió el entrenador del Real Madrid justificando el azar de la reunión. ‘Zizou’ se encontraba en el Emirato como ponente sobre el funcionamiento y disposición de la Inteligencia Artificial en el mundo del Deporte. Pocos o casi nadie creyeron la causalidad de versión del técnico, quien se interesó por la lesión de su compatriota de una manera fortuita.

Paul Pogba podría dejar de ser un 'Diablo Rojo' en breve. (EFE)
Paul Pogba podría dejar de ser un 'Diablo Rojo' en breve. (EFE)

La realidad es que Zidane sigue reclamando para el Real Madrid el fichaje de Paul Pogba. Es consciente de que necesita un centrocampista de su empuje, fuerza y llegada. Está más que satisfecho con la irrupción de Valverde, pero mantiene su empeño. El técnico es paciente, persistente, constante. Además, esa voluntad firme ha logrado que el jugador confíe plenamente en su discurso y que se consiga finalmente la compra. Que sirva el ejemplo de Hazard, a quien solicitó reiteradamente hasta que alcanzó el propósito. El caso del futbolista del Manchester United es semejante. Lo persigue desde 2016 cuando la Juventus decidió traspasarlo. Lo intentó nuevamente el pasado verano. Entonces, Zidane explicaba públicamente que el club sabía lo que quería. Sin embargo, Florentino no cedió a las altas pretensiones de la entidad inglesa.

Su fichaje, ¿entre 150 y 200 millones?

Pogba concluye contrato en junio de 2021, circunstancia que anticipa que la próxima ventana veraniega se vivirá calentita y los rumores aglutinarán la figura de quien, a través de su asesor deportivo, manifiesta que no ampliará su vinculación con el ManU. De poco le sirvieron al jugador, no obstante, las declaraciones que pregonaron que necesitaba un nuevo desafío. La propiedad no se amilanó y se mantuvo firme en la cantidad que fijó como precio de venta del francés. ¿Cuál? Difícil conocerlo. Fuentes madridistas hablan de una cantidad cercana a los 200 millones de euros, mientras que en Francia se escribió que se aproximaba a los 150 kilos y en Inglaterra, la misma cuantía pero en libras (unos 180 millones al cambio).

El centrocampista galo mantiene que terminará jugando en el Real Madrid. El Manchester United lo requiere para poder contar con sus servicios cuanto antes en este curso y asume su pérdida. El pensamiento de Zidane ya está explicado, la perseverancia lo conducirá a Chamartín. Pero el único que no se suma a la fiesta es el presidente Pérez. Florentino mantiene que no es un galáctico que se amolda a las características de la entidad. Explica a quien le quiere escuchar que el chico es díscolo y que con casi 27 años -cumple el próximo mes de marzo- no termina de explotar… pese al título de campeón del mundo. Vamos, que no termina de llenarle el ojo. Quizá por esta circunstancia no puso todo su empeño en optimizar la transacción el pasado verano. Pero hoy, Zidane se observa fuerte para seguir tocando la puerta del mandamás blanco e insistiendo como hizo en el caso de Hazard. Por ahora, Pérez no se traga el sapo.

Es lo que hay
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios