VETTEL SE LLEVA EL MUNDIAL TRAS UN ERROR DE ALONSO

Cuando Ferrari evitó que Red Bull hiciera el "idiota"

“Por qué Red Bull puede 'hacer el idiota' de todas formas”. Así titulamos la columna previa al Gran Premio de Abu Dabi. Es evidente que semejante

Foto: Cuando Ferrari evitó que Red Bull hiciera el idiota
Cuando Ferrari evitó que Red Bull hiciera el "idiota"

“Por qué Red Bull puede 'hacer el idiota' de todas formas”. Así titulamos la columna previa al Gran Premio de Abu Dabi. Es evidente que semejante encabezamiento se antoja hoy un fenomenal derrapaje ante el éxito vivido por Vettel en Yas Marina ¿No creen? Habrá con asumir estoicamente el tiroteo, queridos lectores. Pero antes de abrir fuego a discreción conviene recordar que fue Ferrari, con su actuación, quien salvó a Red Bull de hacer “el idiota” al regalar un título mundial que estaba al alcance de la mano. ¿La mejor prueba? El nuevo campeón nunca fue líder en toda la temporada. Hasta el banderazo de ayer.

“El depender de nosotros creo que nos ha ayudado; los que tienen que arriesgar son los otros, que tienen que esperar un resultado raro y nosotros sabemos que en un fin de semana normal todo nos puede ir bien, así que teníamos menos presión en ese sentido", declaraba Alonso tras los entrenamientos del sábado. Sin embargo, con la comodidad de hablar a toro pasado, las palabras de Alonso confirmaban hasta qué punto en Ferrari ya estaban condicionados antes de la prueba por una estrategia excesivamente pendiente de Mark Webber.

Obsesionados con una sola rueda

Y, efectivamente, “raro” debía ser el resultado para que Red Bull se salvara de perder el título de pilotos con el pepino RB6 en sus manos. Una posición solo recuperable, primero, a través de las particulares “órdenes” que el propio Vettel se iba a “autoimponer” y de las que Red Bull tanto había renegado. “No tengo la menor duda de que si hubiera estado en ese posición (ceder la victoria a Webber) hubiera hecho lo necesario para asegurar el mejor resultado del equipo”, volvía a reconocer tras la carrera Christian Horner.

Y la segunda otra opción para sacar a Red Bull de su callejón con poca salida pasaba por que Alonso y Ferrari se pegaran un tiro en el pie. Como así ocurrió en Yas Marina. Quizás Alonso, tan amante del ciclismo, se sienta ahora como un Freire o un Valverde en el Mundial de 2008 quienes, tan pendientes del líder italiano Bettini, dejaron escapar a su compatriota Alessandro Ballan. Como entonces, el piloto español siguió en Abu Dabi la rueda equivocada, y obsesionados con ella, en Ferrari no supieron levantar la cabeza lo suficiente para mirar más adelante.

Caer de manera gris

Pero lo más triste fue comprobar cómo, tras la fantástica remontada desde el pasado Gran Premio de Italia, Alonso cayó de manera tan gris, con semejante impotencia y frustración. Y todo ello, tras un error estratégico reconocido tras la carrera por Domenicali y otros miembros del equipo, como su ingeniero Andrea Stella. El hecho de comprobar que tanto Vettel, como Hamilton y Button terminaron en la misma posición de la primera vuelta hace más sangrante el hara kiri del equipo italiano. "Supongo que hacer lo mismo que Button, no parar, hubiese sido suficiente”. La frase de Alonso al final de la carrera sonaba como un puñal en el corazón.

 "La razón por la que pensamos que era necesario parar fue debido a la degradación de neumáticos que vimos el viernes, y también porque pensamos que adelantar a los doblados, y a los que estaban en la mitad, sería más fácil”, explicó Domenicali a modo de justificación. ¿Quién se olvidó tener en cuenta los datos que el propio Alonso ofreció al final de la carrera? “Nuestro F-duct funcionaba bien, pero el Renault era muy rápido en las rectas, y sabíamos desde ayer (el sábado) que llevaban menos alerón trasero en el sector dos, y no era tan rápidos en el último sector, pero en el curso de la carrera fue suficiente para proteger su posición”. Y la parada en boxes de Alonso le mandó, precisamente, por detrás de Petrov y de Rosberg, que ya habían realizado su parada. Si es que hasta el mapa GPS de la carrera, que muestra visualmente la posición de los pilotos, lo cantaba a gritos…

En cinco años, por delante de Ferrari y McLaren

“Si algo ha demostrado Mateschitz en la vida es, precisamente, no ser ningún idiota”, escribíamos la pasada semana. Efectivamente, tiempo habrá para reconocer más adelante el mérito de Dietrich Mateschitz para imponer su modelo en la Fórmula 1 en tan solo cinco años, batiendo a Ferrari y a McLaren con un joven talento forjado con el propio estilo del Junior Team. Como también conviene reconocer el fantástico final de temporada de Vettel, y analizar porqué, desde Monza, Webber no ha podido con el alemán, cuando con tanta autoridad le superó en la primera parte de la temporada. ¿Qué futuro le espera al australiano en Red Bull el próximo año?

De momento, independientemente de la decepción de Abu Dabi, agradezcamos haber tenido la fortuna de haber vivido el campeonato más disputado de la historia, así como las emociones que nos han deparado a los aficionados españoles Alonso, Ferrari y la Fórmula 1 como deporte Lo vivido este año apunta al inicio de una etapa en la que ambos pueden marcar una época, por peregrina que pueda sonar esta afirmación que hubiéramos expresado aquí, hubiera Alonso sido o no campeón en 2010. Pero explicarlo forma parte de otra historia.

Dentro del Paddock
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
155 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios