SU VENTAJA PODRÍA SER MUY DIFÍCIL DE RECUPERAR

Mercedes y sus rivales en 2015, como el burro y la zanahoria

El nuevo MP4/4 de McLaren llegó al circuito de Imola el último día de la pretemporada de 1988, ese 'retraso' no le impidió triunfar sobre sus rivales en la pista

Foto: Rosberg y Hamilton por el asfalto de Austin.
Rosberg y Hamilton por el asfalto de Austin.

La historia es ya leyenda en la Fórmula 1. El nuevo MP4/4 de McLaren llegó al circuito de Imola el último día de la pretemporada de 1988, ya que había sido terminado la noche anterior. Sin embargo,  en las primeras vueltas Alain Prost rodó dos segundos más rápido que con el monoplaza anterior, usado la temporada anterior y en todos los entrenamientos invernales. Al bajarse, se acercó Ron Dennis al francés, “Con este coche, somos campeones”. Aquel monoplaza todavía ostenta los récords más exitosos de la Fórmula 1. Entre ellos, diez dobletes en dieciséis carreras. Aunque con diferentes motores de Honda, McLaren ganó tres años seguidos.

El ejemplo de Ferrari y Red Bull

El pasado domingo Hamilton y Rosberg igualaron la cifra. Las estadísticas del W05 se acercan al legendario monoplaza británico. Austin nos volvió a confirmar que su nivel de superioridad podría extenderse hasta 2015 con los parámetros tradicionales de la Fórmula 1. Sus rivales tienen una tarea titánica para plantar cara a Mercedes la próxima temporada.

No hay una ciencia exacta, pero la Fórmula 1 nos recuerda que  ventajas de semejante calibre permiten entrar en ciclos de dominio. Por recordar algunos ejemplos de la historia reciente, volvamos al aplastante dominio de Ferrari de 2000 a 2004. En 2002 y 2004  ganó quince carreras por temporada. Red Bull  logró 18 poles de 19  en 2011, y todos los títulos entre 2010 y 2013. 

Hamilton vence en el gran premio de eeuu
Hamilton vence en el gran premio de eeuu

Este año, Mercedes había liderado todas las vueltas de las seis primeras carreras, y la mitad de la séptima hasta la avería que dejó a Rosberg en segunda posición. El McLaren de 1988 encabezó todos los giros de las siete pruebas  iniciales. En este pasado Mónaco, el equipo alemán logró el quinto doblete consecutivo, igualando las cifras de Ferrari en 2002. Hamilton y Rosberg pueden ganar 16 de las 19 carreras, cifras muy similares al equipo italiano en sus dos años más victoriosos.

¿Más de un año de ventaja?

Podría afirmarse que, como mínimo, el W05 cuenta con un segundo de ventaja sobre su inmediato seguidor según el circuito. Ferrari y McLaren perderían otro medio segundo adicional. El pasado nos sugiere que semejante dominio no se recupera fácilmente durante un invierno porque, es de temer, puede que el equipo alemán lleve más de un año de ventaja sobre sus rivales.

Ya sabemos cómo Ross Brawn comenzó hace casi tres años a investigar al unísono diferentes direcciones técnicas en motores y chasis, con varios programas en paralelo, y descartando líneas de trabajo en un estadio muy avanzado que hubieran dado problemas de haberse implementado en la pista. Posiblemente, lo que ha ocurrido a Ferrari y Renault durante esta temporada, pero sobre el asfalto. Mercedes, sin embargo, pudo recalibrar la brújula antes que sus rivales sin poner un una rueda en lo negro.

 

Hamilton siendo rociado de champán por Rosberg.
Hamilton siendo rociado de champán por Rosberg.

Evolución o revolución...

McLaren y Honda son toda una incógnita, como también sería una tremenda –y positiva- sorpresa si fueran capaces de rivalizar con el monoplaza alemán de 2015. Pero en buena lógica es de esperar que el primer contacto  japonés con la realidad del asfalto tenga su peajes. Renault trabajará ahora con Red Bull como referencia prioritaria y estratégica, pero no cabe duda que todavía resta un gran déficit de potencia por recuperar. Ya lo vimos en Austin de nuevo, antepenúltima carrera de la temporada, a pesar del gran ritmo de Ricciardo en carrera.

Ferrari, por su parte, tendrá que llevar a cabo importantes modificaciones de concepción y diseño en el propulsor, que implicarán nuevos conceptos aerodinámicos de chasis. Mientras que para Mercedes podría hablarse de evolución, para 2015 en el equipo italiano se trataría de una suerte de revolución. Y como ya sabemos en estos casos, suele ser un cara o cruz. 

Una diferencia abismal

En definitiva, Mercedes puede ahora dedicarse al 'ajuste fino' de lo que ya funciona con enorme superioridad. La diferencia del motor alemán frente a sus rivales es “abismal”, según nos confirma una fuente más que autorizada y buena conocedora de todas las `tripas’ en cada monoplaza. El chasis también es superior, aunque no en la misma medida. Puede que consigan recortar diferencias, pero el gran temor de los rivales es que el futuro W06 podría contar con otros 20 cv en la recámara respecto al propulsor de 2014.

Vamos, que Red Bull, McLaren y Ferrari pueden ir detrás de Mercedes como el burro y la zanahoria en 2015. Ojalá los antecedentes del pasado sean papel mojado y, por una vez al menos, el pobre animal sea hábil y logre zampársela.

Dentro del Paddock