TERMINA CONTRATO LA PRÓXIMA TEMPORADA

Por qué McLaren y la F1 no pueden permitirse el lujo de perder a Alonso

Durante 2016, además de un gran rendimiento en la pista, Alonso ha dejado caer insinuaciones de una posible retirada. Genuinas aunque ¿también bazas negociadoras?

Foto: Fernando Alonso durante esta temporada.
Fernando Alonso durante esta temporada.

Ni  McLaren ni la Fórmula 1 pueden permitirse el lujo de perder a Fernando Alonso a finales de 2017. Y la afirmación tiene su sentido aunque a algunos les parezca extemporánea, recién acabada la temporada 2016. El negocio le necesita como nunca. Y Alonso será consciente de ello mejor que nadie.

["Anárquico" Hamilton: además de cornudo, apaleado (por Mercedes)]

Primero, porque vive su mejor momento como piloto.  “2016 ha sido el tercer mejor año de mi carrera”. Con un McLaren al alza, cuando la Fórmula 1 necesita recuperar imagen y proyección en esta nueva era deportiva y económica, perder a Alonso en beneficio del WEC y Le Mans –algo que llegará algún día- sería en estos momentos un golpe duro para la F1.

Crucial para McLaren

Sin títulos en los últimos diez años,  aún así Alonso es considerado unánimemente como el mejor piloto de la parrilla.  El más completo para ser exactos, no solo por su rendimiento en pista, sino por su capacidad para comprender los diferentes factores que rodean el negocio. Esta temporada, lo ha vuelto a demostrar.

[¿Fue Hamilton un 'guarro' con Rosberg o todo lo contrario?]

Décimo en la clasificación, sin correr en Bahrein. Qué habrá hecho en la pista para valorar tan alto su rendimiento en 2016. Los domingos sigue siendo implacable con el martillo de su elevadísimo ritmo medio. Dobló un año más los puntos a su compañero de equipo en 2016 y su capacidad para puntuar sigue suponiendo una crucial aportación económica que, un año más, habla por sí sola.

Alonso ha participado en la génesis del proyecto de McLaren con Honda. Su experiencia ha sido vital para su dirección técnica, como ha reconocido Eric Boullier en varias ocasones. Tanto como la de Jenson Button. Se han complementado a la perfección. Pero el británico se queda en el simulador. Y Vandoorne, con todo su talento, todavía carece de suficiente perspectiva técnica. Si Alonso  se fuera a finales de 2017 haría un buen agujero a McLaren en caso de que sus responsables no consigan algún otro peso pesado de la F1, que llegaría de nuevas. Pero el equipo británico ya tiene uno. Solo ha de lograr convencerle para seguir.

 Alonso ya juega sus cartas

Pero quién sabe si  otros factores y actores podrían coadyuvar a su continuidad a partir de 2018. Ecclestone, Liberty, ambos, o quien quede al frente, serán conscientes de que Alonso es un activo crucial para este negocio. Ecclestone ha sido durante años un genio en orquestar los movimientos internos de la Fórmula 1, incluyendo el mercado de pilotos...

[Las lágrimas de Rosberg bien valen su mayor orgasmo en un Fórmula 1]

Cuando Liberty invierte miles de millones por la Fórmula 1, tendrá que rentabilizar el producto en numerosos frentes en los próximos años. Se ha marchado Button, Massa, quién sabe que hará Raikkonen en 2018.  En su mejor momento como piloto, con lo peor de la dura experiencia con McLaren a la espalda, que Alonso deje la F1 por el WEC a finales de la próxima temporada, sería un desperdicio que la F1 quizás no debería permitirse.

[Rosberg se proclama campeón del mundo de la F1 pese a la estrategia de Hamilton]

 Si pilotar un monoplaza de 2017 no le resulta estimulante, está en su derecho de decir adiós. Si el MP4-32 es un fiasco, otro tanto. El español tuvo que desmentir en Abu Dabi ese paso casi inmediato al WEC que parecía deducirse al escuchar su mensaje de despedida a Webber. El año que viene termina contrato con McLaren. Tanto para decir adios, como para quedarse, ya ha empezado a jugar sus cartas.

Su valor de mercado en la F1

Y es aquí donde entra en juego esa singular inteligencia que distingue a Alonso, y que corroboran sus ingenieros durante años. Esa capacidad para procesar información y usarla simultáneamente a diferentes niveles, tanto con la foto global como con cada uno de los elementos que la integran. Porque sin cuestionar su sinceridad al respecto de su posible retirada, sus mensajes también parecen tener otro objetivo y efectos: recordarnos a todos su valor de mercado en la Fórmula 1.

[Lea más noticias de Fórmula 1]

Destinados a McLaren y otros posibles equipos interesados. Léase Mercedes. ¿Y qué pensará Honda de una posible retirada, por ejemplo? Cabe presumir entonces que Alonso esté jugando a varias bandas con la vista puesta en 2018, cuando el mercado de fichajes será explosivo. Y quienes consideramos que Alonso no suele dar puntada sin hilo, pensamos que la perspectiva de su posible marcha  también sirve como otra baza negociadora más. Lanzada al aire un año antes. 

 “Mi prioridad es el tercer título”, volvía a recordar la pasada semana en Yas Marina para cortar tajante el revuelo montado por su mensaje a Webber. ¿Y si no llegara en 2017 con McLaren? En el fondo, esa continuidad es lo que todos deseamos. McLaren y la Fórmula 1 no pueden permitirse perder a ese piloto que hemos visto en 2016 con un MP4-31 de mitad de parrilla. Y, por supuesto, los aficionados, mucho menos. 

Dentro del Paddock
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios