¿Y si Alonso solo corriera las 500 Millas y las 24 Horas de Le Mans en 2018?

La experiencia de las 500 Millas harán de Fernando Alonso alguien distinto. Cómo vea el futuro a partir de ahora es una de los grandes atractivos e incertidumbres sobre su figura

Foto: Fernando Alonso en las pasadas 500 Millas de Indianápolis. (AFP)
Fernando Alonso en las pasadas 500 Millas de Indianápolis. (AFP)

“He descubierto un nuevo campeonato, ha aprendido de cero de nuevo, me siento un debutante, un aprendiz en todo lo que he hecho, y esto despierta todos tus sentidos al piloto que llevas dentro… “, explicaba Fernando Alonso tras su experiencia en las 500 Millas de Indianápolis, “no hay tiempo para aprender, hay que rendir inmediatamente, es extremadamente difícil, pero extremadamente gratificante”.

Quien les escribe no puede hablar por Alonso, pero intuye que la experiencia de las 500 Millas ha marcado su trayectoria deportiva y personal. Por el desafío, por el entorno, por la relación con el público americano, por la gratificación de sentirse potencial ganador de nuevo. Por ello, cómo será el Alonso ‘post 500 Millas’ y cómo afrontará su futuro está por ver…

Un ganador que se encuentra a sí mismo

“He was nothing but class all May”, escribía después de la aventura Robin Miller, el más reconocido periodista americano del Indycar. Tony Kanaan decía que Alonso había sido ‘humilde’ durante todo el mes. Doug Boles, el presidente de Indianápolis Motor Speedway, contaba que Alonso se había ganado al público americano por cómo había afrontado su participación en la carrera. “Ha sido increíble. Hay un muchas situaciones diferentes en las 500 Millas y los entrenamientos y le hemos visto manejarlas como un veterano. Ha estado impresionante, sinceramente, es alguien super sencillo, con los pies en el suelo, y realmente se ha entregado a la experiencia”, explicaba uno de sus rivales, James Hinchcliffe.

Según parece, las experiencias nuevas transforman todo el cableado neurológico del cerebro, hasta hacernos distintos. Viajar tiene este efecto en la mente. El de Fernando Alonso a Indianápolis, como él mismo reconocía, ha vaciado la del piloto de Fórmula 1 para transformarle en un piloto de óvalos, “no en un óvalo de Cincinnati, sino en la carrera más grande del mundo”.

El viaje ha sido fantástico. Viendo a Alonso de cerca en Indianápolis se podía apreciar varios rasgos en su actitud y lenguaje corporal: una brutal capacidad de concentración en la tarea, una actitud abierta y flexible a todo lo que vivía, un rol hacia los medios y aficionados sincero y muy lejos de la rutina anestesiada de la Fórmula 1. Y, sobre todo, se ha visto a un ganador patológico que se ha encontrado a sí mismo y al sentido por el cuál es piloto de carreras, que ha vuelto a revivir las sensaciones de luchar por la victoria de nuevo. Alonso vive y compite para ganar. Un coche de carreras es solo el instrumento. Fernando Alonso era alguien distinto en las 500 Millas.

La clave reside en Honda ¿y en Mercedes?

¿Cómo se sentirá este nuevo Alonso cuando vuelva a la rutina de un McLaren sin opciones en Canadá? En Baku, Silverstone, Hungaroring… Cuando carrera tras carrera vuelva a esa posición de clase media, a los abandonos mecánicos, a pelear por un noveno puesto, a contarle el mismo rollo sin esperanza a la prensa. Cuando recuerde este mes en Indianápolis, esas vueltas electrizantes entre el tráfico de las 500 Millas en cabeza, con el número 1 en la torre de control ¿Qué pensará Alonso sobre su futuro?

"Hoy, aquí, ahora mismo, parece difícil vernos el próximo año luchando por el campeonato del mundo” nos explicaba Zak Brown justo después de la carrera, “pero puedes hacer grandes progresos para intentar ponernos en esta situación, tenemos algo de tiempo, hay que esperar hasta el verano, veamos a ver cómo van los próximos meses” ¿Es McLaren una opción de continuidad entonces? De momento, Brown confirmaba que seguirá con Andretti Autosport en Estados Unidos en el futuro, y Alonso podría seguir vinculado a esta estructura para repetir apuesta ganadora en las 500 Millas. Pero este es un aliciente secundario.

La clave reside en Honda, y en su progresión. Según ha podido saber El Confidencial, Mercedes podría ya estar estudiando y ‘auditando’ en estos momentos una unidad del motor nipón. La Fórmula 1 necesita a Honda y además en condiciones. Liberty vería con horror perder a un piloto que, con su actuación en las 500 Millas, ha alcanzado una dimensión inédita. De aquí la necesidad para el negocio global de un fabricante competitivo en un equipo histórico con un piloto como Alonso. De seguir Hamilton en Mercedes, Vettel en Ferrari, Verstappen y Ricciardo en Red Bull, Alonso en McLaren completa un escenario de estrellas repartidas entre los mejores equipos.

Uno de los mejores discursos de su vida

Tampoco es fácil imaginar acomodo para Alonso en Ferrari o Mercedes a día de hoy. Lo que no significa no sea imposible. De aquí la espera hasta después de verano para constatar la evolución de Honda y así actuar entre los posibles movimientos en los dos equipos citados. ¿Renovará Raikkonen? ¿Se iría Mercedes a por Vettel? ¿o Ferrari por Hamilton? De no haber cambios en estos dos equipos, si Renault aún no es una opción ganadora ni McLaren alternativa... ¿Qué puede sentir, qué querrá para su carrera y su vida quien ha visto despertar “todos tus sentidos del piloto que llevas dentro” en las 500 Millas?

Selfie with my friend and winner of the Indy 500!!! 👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻 #SatoSan #japan

Una publicación compartida de Fernando Alonso (@fernandoalo_oficial) el

Alonso ha repetido por activa y pasiva que el tercer título en la Fórmula 1 es su objetivo, “por lo civil o lo criminal”. Pero habrá que ver en qué condiciones de mercado queda a la vuelta del verano. Durante estos dos últimos meses, Alonso ha vivido en una estimulante burbuja, pero ahora vuelve a su realidad en la Fórmula 1. ¿Cómo se sentirá en octubre, tras meses de desesperante rutina con McLaren y Honda, si no hubiera evolución del fabricante nipón ni opciones en Ferrari o Mercedes?

[Lea más noticias de Fórmula 1]

Vale la pena ver el vídeo que acompaña a este artículo (después del tercer párrafo). Uno de los mejores discursos en la vida de un Fernando Alonso –y él lo reconoce- que es alguien distinto ahora, tras las 500 Millas de Indianápolis. Si no encontrara en la Fórmula 1 lo que busca para 2018 ¿Por qué no concentrarse el próximo año solo en correr y ganar las 500 Millas y las 24 Horas de Le Mans, libre de vínculos con fabricante alguno en la Fórmula 1? Esperemos que la respuesta sea negativa. En el futuro, Dios dirá.

Dentro del Paddock
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios