¿Alonso sin motivación? Cuidado Verstappen, que por la boca muere el pez

Max Verstappen solo acudiría a Le Mans "cuando sea viejo y lento", declaraba este fin de semana, sobrevalorando su condición de piloto por el simple hecho de correr en Fórmula 1

Foto: El piloto holandés Max Verstappen durante la rueda de prensa en el circuito de Silverstone. (Efe)
El piloto holandés Max Verstappen durante la rueda de prensa en el circuito de Silverstone. (Efe)

Días antes de la carrera, los pilotos de las 24 Horas de Le Mans acababan de hacerse la foto oficial en plena recta. Y allí nos encontramos mi compañero de cabina Tomás Saldaña y quien les escribe con el holandés Jan Lammers, un veterano piloto de sesenta y dos años con apariencia de contar con quince menos. Pelo ensortijado, moreno, sonrisa permanente, carácter afable…El perfil de quien disfruta de la vida y ama lo que hace. Piloto de Fórmula 1 al final de los setenta, ganador de Le Mans en 1988 y de pasión incombustible durante décadas, charlaba con Tomás sobre sus tiempos compartidos en la pista.

Saldaña pilotó en su día los míticos Porsche 962, verdaderas bestias. Lammers, ganó con Jaguar. Mi colega, conversación cómplice entre pilotos, le preguntaba qué tal era pilotar con su edad. Porque el holandés competía en 2018 con el joven Van der Garde y Frits van Eerd, multimillonario, propietario de la cadena de supermercados Jumbo y uno de los principales patrocinadores de Max Verstappen. “Bueno Tomás, tú sabes lo que eran aquellos coches, ahora es otra cosa, puedes cambiar sin el miedo a romper un motor, y con las levas del cambio en el volante, clic, clic...," explicaba sonriendo y levantando hombros, con gesto de decir: “hombre, Tomas, ahora está chupado...”. “Jan, ¿sigues jugando al fútbol con sesenta y dos años? le pregunté después, siempre sorprendido por su pacto juvenil con el diablo. “Hombre claro, pero no solo al fútbol once, juego más ahora al fútbol siete”, se reía al reconocer el paso del tiempo. Genio y figura.


La anécdota venía a cuento por esas recientes declaraciones de Verstappen sobre una participación futura en las 24 Horas de Le Mans. “Quizás lo mire cuando sea mayor y lento”, contestó. También argumentaba que un piloto que sale de la Fórmula 1 buscando otras disciplinas lo hace por no poder ganar aquí. “No ves a Hamilton irse y hacer otras cosas porque está en una posición ganadora y no necesita ir a ninguna otra parte para buscar esa sensación. Yo estoy en posición de ganar grandes premios y aquí mi motivación es muy alta, así que no quiero hacer Le Mans o Indycar ahora”.

Del conjunto de sus declaraciones no se deducía menosprecio hacia la aventura de Alonso, aunque sí una visión de la jugada propia de su juventud y de un foco reducido. Porque Verstappen se equivoca flagrantemente si piensa que fuera de la F1 solo existen asilos para pilotos pensionistas, sobrevalorando de paso su propia capacidad tanto como infravalora la de otros muchos pilotos de gran talento. Pero mejor que hablen los expertos.

Fernando Alonso en Silverstone. (Efe)
Fernando Alonso en Silverstone. (Efe)


"Los pilotos de F1 los primeros..."

Hace pocas fechas, la web especializada SoyMotor.com publicaba una magnífica entrevista con el ingeniero español Roberto Gómez, miembro del equipo Porsche que ha dominado los últimos años en Le Mans y el WEC. En ella ofrecía su visión comparativa con los pilotos de Fórmula 1 y los de la resistencia. “El público cree, en general, que primero están los pilotos de F1 y luego están los demás, que son peores. Pero eso no es así”, explicaba con numerosos argumentos. “Mucha gente aún piensa que los pilotos de LMP1 son inferiores. En Porsche hicimos test donde probamos a Magnussen, por ejemplo, y él era igual de rápido que Hülkenberg, pero también era igual de rápido que Marc Lieb o Nick Tandy”, pilotos de extraordinario nivel que, sin embargo, no han llegado a la Fórmula 1. Con datos de numerosos pilotos que han pasado por la mano de los ingenieros, Gómez puede afirmar que “los de Fórmula 1 necesitan acostumbrarse al LMP1, pero luego lo hacen muy bien. Y si llevas a Fórmula 1 a uno de LMP1, estaría a la altura”.

Un gran piloto, completo, es aquel capaz de domar un pura sangre árabe, uno jerezano, o un mustang americano. El Graham Hill de la Triple Corona no la consiguió porque fuera "viejo y lento", precisamente. Porque para ser rápido antes hay que saber dominar y exprimir la máquina. “Hay pilotos, por ejemplo André Lotterer, que son un poco más lentos que sus compañeros, pero no por velocidad pura, sino porque no se acostumbran al coche. No es lento, ni mucho menos, pero está acostumbrado a tener más paso por curva en monoplazas. Es una forma de conducir algo diferente a la de un fórmula, que tiene un paso por curva demoledor”. Lotterer ha ganado tres veces Le Mans. ¿Quién le garantiza a Verstappen que podría batirle en las 24 Horas, por ejemplo?. Que le pregunten a Webber y su primera noche en Le Mans con Porsche después de dejar la Fórmula 1. Descompuesto estaba cuando sus compañeros le metían hasta doce segundos por vuelta. Y venía de pelear con Vettel en Red Bull.

"Depende de lo listo que seas..."

Para ser rápido, explica Gómez, cuenta “la gestión, que depende mucho del piloto, de lo listo que sea. Todos lo son, pero algunos son mejores que otros en esto”, explicaba para ilustrar la complejidad de unos prototipos que en Le Mans ruedan a 250 km/h de media por vuelta. Puede que esto le parezca poco a Verstappen. Porque es aquí donde el holandés simplifica -por desconocimiento o ignorancia- sobre el nivel de muchos pilotos o el desafío que Alonso, por ejemplo, asume en el WEC y Le Mans: el enorme trabajo oculto, de codos, para aprender a ir rápido. El que también le ayudó a marcar diferencias en aquel relevo nocturno ya mítico de la pasada edición. Verstappen, por ejemplo, debería escuchar al argentino Pechito López o Sebastian Buemi, sus compañeros en Toyota, sobre cómo ha afrontado el piloto español la vertiente que no es solo pilotaje. Porque no se trata solo de aplastar el acelerador contra el suelo de tu coche de carreras.


“Mi padre le ocurría igual (no poder ganar como Alonso), estaba en Fórmula 1 sin ganar, y llega un punto cuando tu motivación desaparece, y te mata por dentro”, remataba Verstappen quien quizas sigue viendo demasiada vida con los ojos de su progenitor. Pocos discutirán que Alonso no habría acudido al WEC o Indianápolis de estar hoy en la posición de Hamilton. Pero habría que preguntarle al holandés si estaría dispuesto a meterse en ese circo de los leones que es el óvalo de Indianápolis. Coches también para pilotos mayores y lentos como los de Le Mans, se supone…

Pero sobre todo, todavía le queda al holandés todo lo anterior con títulos mundiales de Fórmula 1 en el bolsillo. Por ello, debería tener cuidado, ya que el ejemplo de Alonso también podría servirle: sin coche ganador no llegan, como ha confirmado el español desde 2008. Verstappen todavía no los tiene y, salvo enorme sorpresa, tampoco llegarán en este ni los dos próximos años. Luego, quizás pueda empezar a hablar sobre la edad y la velocidad.

Dentro del Paddock

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios