Es noticia
Menú
Fernando Alonso correrá el Dakar... y otros castillos en el aire
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
Javier Rubio

Dentro del Paddock

Por

Fernando Alonso correrá el Dakar... y otros castillos en el aire

¿Fernando Alonso en el Dakar? Hasta donde puede saber este medio, nada hay de la historia a día de hoy. Conociendo la naturaleza del protagonista nunca se podrá decir nunca jamás

Foto: Fernando Alonso ha cerrado la puerta de la F1, pero le abren muchas otras. (Reuters)
Fernando Alonso ha cerrado la puerta de la F1, pero le abren muchas otras. (Reuters)

Fernando Alonso piloto probador de McLaren en 2019, candidato a correr en la NASCAR, a participar en carreras puntuales en la IndyCar, en la Fórmula E, retorno a la Fórmula 1… Y ahora, el rumor del Dakar 2020. Cualquier mínima insinuación sobre el futuro del piloto español confirma su magnetismo en los medios de comunicación y redes sociales. Quienes se quejan de su omnipresencia suelen también contribuir con su clic a potenciar su impacto mediático. Estos días tenemos nuevos ejemplos para comprobar lo fácil que se enciende y corre la pólvora.

¿Alonso en el Dakar? Hasta donde puede saber este medio, nada hay de la historia a día de hoy. Aunque conociendo la naturaleza del protagonista, nunca se podrá decir nunca jamás. A fin de cuentas, se metió entre pecho y espalda las 500 Millas de Indianápolis con solo un mes de preparación para la singular disciplina de los óvalos. ¿El Dakar? De momento, será otro tema el que se hará público dentro de pocas fechas.

¿Ganar a la primera en el Dakar?

Un Dakar no es una excursión de fin de semana. Mejor no subestimar las exigencias necesarias para competir en esta prueba, y menos para un piloto con la envergadura mediática de Alonso. Para empezar, su experiencia previa es poco aprovechable ante una prueba de estas características. Sí contaría a favor la mentalidad de trabajo, la metodología y la arquitectura psicológica de un piloto de élite. También se encontraría con un motor, un volante y unas ruedas. Poco más, porque se enfrentaría a un entorno desconocido que requiere respeto.

Hace pocas fechas charlábamos con el popular Jesús Calleja en su condición de piloto ‘amateur’. "Si alguien como Calleja lo puede hacer mientras viaja todo el año, ¿por qué no Alonso, piloto profesional a fin de cuentas?", cabría preguntarse. Efectivamente, pero el leonés es consciente de sus metas y limitaciones: simplemente busca acabar. A pesar de sus más modestos objetivos, Calleja nos recordaba la infinidad de viajes durante estos últimos años para ganar kilómetros y experiencia en la conducción sobre arena, en las dunas. Un mundo esotérico que requiere entrenamiento, respeto y la mentalidad adecuada.

Foto: Michael Schumacher con Ferrari. (Reuters)

Objetivos y dispersión

"Yo he hecho más kilómetros en las dunas que Sebastian Loeb", nos contaba Calleja sin el menor atisbo de presunción. El leonés destacó en las inmensas dunas peruanas en la última edición con un vehículo de serie, sobreviviendo esa dura semana que noqueó a tantos, incluso al nueve veces campeón del mundo de rallies. Todo un Loeb no pudo seguir el ritmo de Peterhansel y de Sainz e incluso abandonó tras caer en una bañera

Una hipotética participación de Alonso en el Dakar 2020 serviría solo para descubrir la compleja disciplina de los 'raids', donde tantos factores escapan al control del piloto, incluso para los de mayor experiencia. Razón: Peterhansel, Al-Attiyah, Sainz, Roma... Dado su estatus, cabe imaginar que Alonso participaría con mayores ambiciones. Culminarlas requiere planteamientos de largo recorrido para esta carrera. Alonso estuvo a punto de ganar en Indianápolis a la primera y lo logró en Le Mans. Que levante la mano quien piense que el piloto español puede ganar el Dakar a la primera.

Alonso no puede ir al Dakar a hacer el ridículo, y para evitarlo debería llevar a cabo anónimas jornadas en el desierto acompañado de un experto copiloto, haciéndose a una máquina específica con la que también debería competir en algunos de los 'raids' más importantes de la disciplina. ¿Podría entonces preparar el Dakar durante 2019 con la absorbente minuciosidad a la que está acostumbrado? Ante el objetivo de las 500 Millas, el título del WEC y las próximas 24 Horas de Le Mans, ¿puede dedicar tiempo suficiente sin dispersarse de sus grandes metas para preparar una disciplina radicalmente diferente? Con la hipótesis pendiente de algunas carreras de la IndyCar ante el posible asalto al certamen americano en 2020… Todo ello, sin considerar un posible retorno a la Fórmula 1.

placeholder Carlos Sainz podría asesorar a Fernando Alonso si el asturiano decide correr el Dakar. (EFE)
Carlos Sainz podría asesorar a Fernando Alonso si el asturiano decide correr el Dakar. (EFE)

Una aventura sin pretensiones

Alonso cuenta con su amigo Carlos Sainz como principal asesor para conocer la naturaleza del desafío desde el punto de vista profesional. Con el consejo desde la vertiente del piloto ‘amateur’ de Calleja. Si buscara verdaderamente la victoria en el Dakar, debería tratarse un proyecto a varios años vista, con las exigencias correspondientes durante cada temporada. Si por el contrario se tratara tan solo de vivir una aventura sin mayores pretensiones y con un fuerte componente comercial, entonces el planteamiento admitiría otras opciones. Pero sin olvidar que rodar fuerte y rápido en el Dakar sin suficiente experiencia previa suele acabar pasando factura.

Tanto campeones del mundo y grandes figuras de los rallies como pilotos de Fórmula 1 han confirmado que el Dakar tiene sentido cuando se han agotado los ejes y objetivos principales de sus respectivas trayectorias. Jacky Icks o Jean-Louis Schlesser (pilotos de Fórmula 1) incluso han ganado la prueba. Una vez que Alonso haya agotado las metas aún pendientes en los circuitos, el Dakar podría completar la necesidad de desafíos deportivos y personales para quien vive tan intensamente la competición. Desde fuera no parece que sea aún el momento.

Fernando Alonso piloto probador de McLaren en 2019, candidato a correr en la NASCAR, a participar en carreras puntuales en la IndyCar, en la Fórmula E, retorno a la Fórmula 1… Y ahora, el rumor del Dakar 2020. Cualquier mínima insinuación sobre el futuro del piloto español confirma su magnetismo en los medios de comunicación y redes sociales. Quienes se quejan de su omnipresencia suelen también contribuir con su clic a potenciar su impacto mediático. Estos días tenemos nuevos ejemplos para comprobar lo fácil que se enciende y corre la pólvora.

Fernando Alonso Fórmula 1 Jesús Calleja