Por qué la vuelta de Stefano Domenicali podría ser un pelotazo para Ferrari

Su experiencia pasada en la Fórmula 1 y su éxito en la gestión de Lamborghini harían de Stefano Domenicalli un candidato ideal para dirigir los destinos de Ferrari como empresa

Foto: Stefano Domenicali junto a Fernando Alonso y Felipe Massa en el GP de Malasia de 2010. (EFE)
Stefano Domenicali junto a Fernando Alonso y Felipe Massa en el GP de Malasia de 2010. (EFE)

¿Stefano Domenicali de vuelta a Ferrari? El rumor que la pasada semana voló en Italia tras la sustitución de Mauricio Arrivabene por Mattia Binotto podría ser un rebufo de ruido mediático a la estela de noticia, de filtraciones con fundamento, o de deducciones lógicas ante la nueva situación de Ferrari. Pero de cuajar el retorno del líder del equipo de Maranello en la era post Schumacher y de Fernando Alonso significaría un bombazo para la Fórmula 1.

El perfil de Binotto deja en el aire algunos interrogantes estratégicos e institucionales en Ferrari que pueden dar verosimilitud a las opciones de Domenicali. Porque la empresa -y no solo la Scudería- necesitará en los próximos años un perfil de su experiencia. Independientemente de que se haga realidad su vuelta, hay razones para acogerse a aquello de que, como dicen en Italia en situaciones similares, “si non e vero, e ben trovato”.

¿Hay liderazgo para los desafíos de 2020?

Domenicalli sustiuiría a Louis Camillieri, actual administrador delegado elegido a toda prisa tras el inesperado fallecimiento de Sergio Marchionne. Sin embargo, Camillieri no cuenta con suficiente experiencia ante los desafíos para Ferrari ante el nuevo ciclo que comienza en la Fórmula 1 en 2020. Su capacidad para dirigir la vertiente del producto también ha creado dudas ante la evolución de la cotización de Ferrari en los últimos meses, con los desafíos para una marca que también depende ahora de la percepción de los mercados. De hecho, al menos públicamente, el liderazgo de Camillieri estos meses ha sido prácticamente inexistente. ¿Ofrece Camillieri el perfil ante semejante paisaje?

Hace un par de años, Mattia Binotto era un respetado líder del área técnica de motores. Hoy, dirige toda la vertiente deportiva de Maranello. La envergadura del proyecto ya es de por sí considerable tras el fracaso de 2018 en la pista. Pero ¿está capacitado Binotto para torear en la arena política ante los cambios técnicos y, sobre todo, el nuevo estatus de Ferrari en la 'era Liberty'? Porque sigue en marcha la negociación de techos presuestarios que persigue el actual propietario de la Fórmula 1, de considerables repercusiones económicas para Ferrari. ¿Ofrece Binotto el perfil capaz de responder en semejantes frentes? En el nombre de Stefano Domenicalli cabe posible una cruz en la gran mayoría de estas casillas.

También se trata de vender coches

No hace falta recordar la larga experiencia del italiano al frente de Ferrari en la Fórmula 1, tanto en su vertiente deportiva como política. Aunque Domenicalli viviera determinado por las directrices de Luca Cordero Montezemolo hasta su salida en 2014. Porque, si la historia conocida es cierta, fue el propio Domenicalli quien decidió dejar la Scuderia ante el panorama de la tecnología híbrida. Aquel mismo año, Alonso decidió otro tanto. La singular atmósfera política de Ferrari y las dudas de Montezemolo para abrazar la nueva era de la simulación en la Fórmula 1 descolgaron a la Scuderia en una era dominada por Red Bull, para arrancar con gran desventaja la siguiente etapa de impresionante superioridad por parte de Mercedes. Pero Domenicali triunfó fuera de Ferrari.

¿Qué Ferrari vende superdeportivos de alta exclusividad? Tras un breve paso por Audi, desde su llegada a Lamborghini como consejero delegado en 2016 ha llevado a cabo una gestión espectacular. En 2017, la marca italiana había vendido bajo su liderazgo una cifra récord de 3815 unidades, un 10 por ciento más que el año precedente. En 2018 el fabricante italiano incrementó sus ventas mundiales un 51 %, hasta totalizar 5.750 unidades. Parte crucial de dicho incremento fue el lanzamiento del SUV Urus, con 1.761 unidades. Precisamente, el primer SUV de Ferrari es uno de los grandes desafíos de la marca para ampliar cuota de mercado, y Domenicalli ya cuenta con la experiencia del lanzamiento en Lamborghini.

El CEO de Lamborghin, Stefano Domenicali, con el de Volkswagen, Matthias Mueller. (Reuters)
El CEO de Lamborghin, Stefano Domenicali, con el de Volkswagen, Matthias Mueller. (Reuters)

Ferrari comenzó a cotizar en bolsa bajo la dirección de Marchionne, con una dinámica relativamente positiva hasta que en verano comenzó una pérdida de cotización que ha llevado la acción al entorno de los cien dólares desde los casi 130 de mayo, aunque en un contexto macro de caídas generalizadas -con China como causante en parte- que también ha afectado al sector del lujo. Domenicali conoce perfectamente el posicionamiento de mercado y filosofía de producto de Ferrari. Si su tarjeta de presentación impresa en Lamborghini sirve como hoja de servicios, no cabe duda que los rumores de su vuelta a Maranello podrían estar bien fundados.

¿Volvería Alonso?

Con Domenicalli, Mattia Binotto contaría con un interlocutor de una experiencia de la carece Camillieri. Durante estos años, el antiguo jefe de Fernando Alonso ha colaborado con la FIA en la Comisión de Monoplazas y en la investigación del accidente de Jules Bianchi. Sus relaciones con la institución serán fluidas, y de largo. Incluso trabajó en su día bajo las órdenes de Jean Todt. Y su talante personal siempre ha sido alabado en el Club de la Piraña, factor a considerar ante las negociaciones en marcha con Liberty. En el frente de la Fórmula 1, pocos candidatos encontrará Ferrari como Stefano Domenicali.

Queda por confirmar que los rumores se hagan realidad o queden en meras especulaciones. Pero de cuajar, en las redes sociales los aficionados ya han empezado a especular sobre un posible retorno a Maranello de Fernando Alonso. El propio Domenicalli apostó por su fichaje en su día, y la relación de ambos siempre fue cercana. Imposible especular sobre cuando ni siquiera se ha confirmado la primera, y sin conocer el desempeño de Vettel y Leclerc en las pistas en 2019. “Sería una historia bonita, pero se trata de algo que no debe ser forzada”, contestaba el italiano en diciembre cuando le preguntaban al respecto. Pero si en el futuro se tuviera que tomar esta decisión, ¿ Por qué no? Naturalmente, dependerá de la voluntad de Fernando y todas las personas que estén involucradas, y por esto hay que dejarles a ellos la decisión” ¿Y si Stefano Domenicali fuera una de las partes ‘involucradas’ en Ferrari a partir de 2019?

Dentro del Paddock
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios