Las señales de humo que hacen pensar en el adiós de Renault a la Fórmula 1

Algunas decisiones y posiciones del equipo y sus responsables, así como el nuevo rumbo de la cúpula del fabricante francés crean dudas sobre la continuidad de Renault

Foto: Los resultados deportivos no cumplen con las expectativas, y el futuro de Renault en la Fórmula 1 está aún por ser confirmado. (EFE)
Los resultados deportivos no cumplen con las expectativas, y el futuro de Renault en la Fórmula 1 está aún por ser confirmado. (EFE)

“Llegamos ahí y caemos, las cabezas se agachan un poco, e intentamos volver. Así que por el bien de todo el mundo necesitamos algo de positividad antes de que acabe el año”. Renault no pasa por un buen momento deportivo, y Daniel Ricciardo lo expresaba antes del Gran Premio de México. El equipo oficial pierde fuelle en la pista y salvo sorpresa, será superado en el campeonato por su cliente, McLaren, que dejará de serlo a partir de la próxima temporada.

Una nube oscura se cierne sobre Cyril Abiteboul y los suyos la próxima temporada. Que Renault pueda abandonar la Fórmula 1 a partir de 2020 no resultaría descabellado ante la situación y el contexto en que se mueve el equipo oficial. Algunos indicios pueden ser interpretados desde diferentes ángulos, pero algunos recientes episodios invitan a interrogarse por el futuro del equipo francés.

¿Luchar con los tres grandes?

En Japón, Ricciardo fue doblado a pesar de su magnífica remontada mientras Carlos Sainz terminaba por delante y en la vuelta de los ganadores. En el campeonato, McLaren suma 111 puntos por 77 de Renault a pesar de contar con pilotos de calidad como Nico Hulkenberg y el australiano. La evidente mejora de la unidad de potencia francesa en 2019 incluso pone en evidencia el rendimiento del equipo oficial.

La imagen de Hulkenberg en su camión de Renault. (EFE)
La imagen de Hulkenberg en su camión de Renault. (EFE)

No será en 2019 y se antoja complicado en 2020 que Renault cumpla los objetivos marcados en su retorno a la Fórmula 1: inmiscuirse con los tres grandes en el último año del actual reglamento, es decir, el año que viene. El responsable del equipo ha reconocido que el incremento de recursos de la casa madre estaba ligado a la consecución de objetivos anuales. Pero en 2019 el retroceso es palmario respecto a los tres grandes. Todo apunta a que los ingresos se reducirán si no se alcanzan los 122 puntos de 2018. Renault se ha estancado en el peor momento, y el espejo de McLaren escuece. En un momento político delicado en la empresa. Volveremos luego a ello.

Una propuesta sin visos de éxito

Renault cuenta con otro frente abierto en la Fórmula 1. A partir de 2021 solo suministrará unidades de potencia a propio equipo. El modelo de negocio para un fabricante de motores se justificaba en amortizar con terceros sus enormes gastos de desarrollo. Salvo novedades al respecto, en 2021, Renault queda en solitario frente a las cuatro escuadras con Mercedes, tres de Ferrari y dos de Honda.

¿Por qué McLaren decidió apostar por el motor alemán? Prestaciones aparte, las razones corroboradas por Zak Brown y Cyril Abiteboul para justificar la decisión no dejan de sorprender. “Nuestra propuesta fue simple: ¿Cómo construimos el próximo viaje juntos? ¿Seremos cuartos, serán (McLaren) cuartos?”, explicaba recientemente Abiteboul tras anunciar destinos separados, “no lo sé, pero estamos al mismo nivel y la cuestión clave para nosotros no es luchar entre nosotros, sino cómo cerramos la diferencia con los equipos punteros. Esa fue la cuestión clave para renovar juntos la asociación. No había interés por su parte”.

Ricciardo no pierde la sonrisa. (EFE)
Ricciardo no pierde la sonrisa. (EFE)

¿Que el equipo oficial de un fabricante proponía a su cliente -cuando este le supera en la pista- un acuerdo de sinergias? ¿Que McLaren ayude a Renault a cumplir los objetivos de uno de los mayores grupos automovilistas del mundo? Puede que a los profanos se nos pierda algo, pero la propuesta de Abiteboul es de aquellas lanzadas a la mesa para ser irremisiblemente rechazadas. ¿Por qué Abiteboul realizaba un movimiento estratégico que auguraba quedarse sin su único cliente? ¿ Por qué Mercedes acogía ahora a McLaren cuando rechazaba la misma opción hace dos años? Una hipotésis: quizás Abiteboul estaba susurrando que Renault no podía garantizar a McLaren su continuidad a partir de 2021.

Cambios en la cúpula de Renault

“Con el tope presupuestario y una mejor distribución de dinero (de los acuerdos comerciales de FOM) se aceptan dos de nuestras demandas, pero no es suficiente para nosotros”. ¿Qué más necesita Renault? Abiteboul solicita la congelación de motores a partir de 2021 para no incurrir en más costos por su lado. Tiene sentido, no es algo que rechacen sus rivales fabricantes. Pero el francés va más allá últimamente. Porque también está cuestionando las opciones tecnológicas de la Fórmula 1. “El mundo se mueve muy rápidamente, tenemos que ser cuidadoso para no quedarnos atrás con la industria del coche de calle. Mira a las Greta Thunbergs de este mundo, mira la electrificación. Pensemos lo que pensemos en la electrificación, ahí va a estar. Las cosas que la gente dice hoy, no se considerarían seis meses antes”, para rematar: “Básicamente, significa es que estoy intentando todo lo que puedo para urgir a todos y acelerar la consideración de una nueva unidad de potencia”. ¿Después de que los principales fabricantes de motores de la Fórmula 1 hayan acordado la continuidad de las actuales unidades híbridas más allá de 2020?

El responsable de Renault, Cyril Abiteboul. (EFE)
El responsable de Renault, Cyril Abiteboul. (EFE)

El rendimiento del equipo Renault en la pista, su aislamiento como suministrador de motores, la ambigüedad de posiciones ante el futuro estratégico de la F1… Puede que las apariencias engañen, pero Cyril Abiteboul a veces da la sensación de preparar el terreno ante una potencial despedida. “La Fórmula 1 ya no permite ofrecer a nuestros clientes, bla, bla…”. Como BMW y Toyota, como Honda, y de un día para otro. En un grupo industrial en catarsis como toda la industria automovilística, con horizontes inciertos para determinar el paradigma del automóvil del futuro, queda en el aire la decisión de la cúpula del Grupo Renault para la F1.

Ya se conoce el duro destino de quien fue gran valedor de la Fórmula 1, Carlos Goshn. La pasada semana Renault despidió fulminantemente a su director general Thierry Bolloré y va a revisar su estrategia global con el nuevo equipo directivo por determinar. La Fórmula 1, sin duda, pasará por el tamiz de los nuevos responsables. Puede que Cyril Abiteboul esté pensando en poner sus barbas a remojar.

Dentro del Paddock
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios