Ibrahimovic, un problema táctico para Guardiola

Que la llegada de Zlatan Ibrahimovic enriquece la Liga BBVA es una evidencia. Por más que la Liga de las Estrellas pierda en el trueque a

Que la llegada de Zlatan Ibrahimovic enriquece la Liga BBVA es una evidencia. Por más que la Liga de las Estrellas pierda en el trueque a Samuel Eto'o, uno de los grandes artilleros del mundo que tantas tardes buenas y brillo ha dado a nuestro campeonato, el sueco cuenta con ese punto galáctico, hasta en lo que le ha costado al FC Barcelona, que le hace un futbolista atractivo para cualquier afición.

Ibrahimovic llega a un equipo desarrollado y triunfador. Se incorpora a un grupo de ganadores que saben perfectamente su rol en el césped. Pero en los dos partidos que ha disputado esta pretemporada, se ha visto que con la presencia del sueco se le crea un problema táctico a Pep Guardiola. El Barça es un equipo en toda su extensión y no juega para ninguna de sus estrellas, ni para Messi, próximo Balón de Oro y FIFA World Player. Su éxito radica en que todas sus estrellas se sacrifican para el equipo.

Zlatan Ibrahimovic.

No es que sea un problemón táctico sin solución, pero la gran diferencia entre Eto'o y Zlatan pasa porque el camerunés tiene condiciones de caer a una banda. Guardiola desbloqueó varios partidos la pasada temporada poniendo a Messi de delantero centro, creando numerosos problemas a los centrales que se quedaban sin nueve de referencia al que controlar, y echando a una banda a Eto'o. Sucedió en Getafe en un cambio táctico que realizó Pep antes de cumplirse el primer cuarto de hora y también lo puso en práctica Guardiola en el Santiago Bernabéu, donde Eto'o trabajó para el equipo sin lucir con ningún tanto en la histórica goleada sacrificándose en una banda todo el partido.

Zlatan no es un futbolista de caer a banda. Y, a priori, Guardiola no parece que le vaya a reubicar pegado a la línea como hizo con Eto'o, para meter a Messi por el medio. La calidad técnica de Ibrahimovic también ha provocado en los pocos minutos que aún ha disputado con el Barça que todos los compañeros buscaran permanentemente al sueco en la salida del balón, con lo que el Barcelona se hace algo más previsible. Aunque también es verdad que el Barcelona ganará en las paredes de tiralíneas que dibuja el sueco, que se convertirá también, además de en uno de los goleadores, en uno de los mayores asistentes.

Seguro que el rendimiento de Ibrahimovic será óptimo y su presencia engrandecerá el juego colectivo del FC Barcelona, liderado por Xavi e Iniesta (“¡Qué buenos son los pequeños!”, no se cansa de repetir Pep), auténticos motores y artífices del sistema de orfebrería que es el espectacular y efectivo juego culé. Pero Guardiola tiene tajo para solventar esa variante táctica que solventaba con la versatilidad de Eto'o, que quizás ha perdido con la llegada de Ibrahimovic. No obstante, este reto táctico entusiasma a Guardiola, detallista al extremo (ver), y a buen seguro que lo solventa.

Mata-dor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios