La excelencia obligada de Florentino

Se había mantenido al margen. Detrás de las críticas a las rotaciones de Pellegrini y a falta de un patrón de juego se podían ver sus

Se había mantenido al margen. Detrás de las críticas a las rotaciones de Pellegrini y a falta de un patrón de juego se podían ver sus comentarios ‘off the record’. Pero ya ha salido a la palestra. Lo ha hecho (¿casualidad?) en una televisión colombiana, con un mensaje light, rebajado, pero intencionado, muy intencionado: “La afición acierta en exigir que se juegue bien”, vino a decir Florentino Pérez.

 

Valdano y Pardeza se apresuraron a respaldar a Pellegrini tras la derrota ante el Sevilla. Florentino lo expresó todo con su carita y diplomáticos aspavientos en el palco del Sánchez Pizjuán. Pero el presidente del Real Madrid ya ha subido la exigencia con sus palabras a Caracol TV (ver). Florentino ya ha manifestado, sin decir la palabra, que el Real Madrid está obligado a la excelencia en el juego.

 

Después de invertir más de 300 millones de euros en fichajes, Florentino sabe que a los aficionados del Real Madrid no se les puede hablar de paciencia, porque el piensa también como un aficionado y sabe perfectamente lo que demanda el aficionado del Madrid. Por eso ha vuelto a imponer su modelo de fichar a los mejores del mundo a golpe del mundo. Su único objetivo es jugar bien al fútbol y, de esa forma, volver a ganar títulos.

 

Evidentemente, Pellegrini necesita tiempo para acoplar a todos los nuevos. No es sencillo. Pero también se le está acusando que no se notan apenas avances respecto a la pretemporada y que las rotaciones están impidiendo encontrar un bloque y acelerar ese acoplamiento necesario.

 

El primero que sabe que está obligado a que el Real Madrid juegue bien es su entrenador. El chileno considera que con buenos resultados llegará el buen juego. Pero la que se ha montado por la primera derrota de la temporada ha mostrado a Pellegrini óomo se la gasta el entorno del Real Madrid, desde el presidente a la prensa, con los aficionados madridistas apretando más que nadie. En Villarreal no contaba con entorno alguno y trabajaba con escasa presión.

 

Pellegrini sabía a lo que venía, pero ha tenido que perder un partido para saber en qué consiste la presión que se tiene como entrenador del Real Madrid. Que empieza por los aficionados, con el presidente casi siempre en la misma onda que la hinchada, y se transmite en los medios de comunicación.

Mata-dor

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios