España y el Mundial de 2018

España aspira a organizar el Mundial de 2018. Si se lo conceden lo organizará junto a Portugal, aunque el partido inaugural y la final se jugarían

España aspira a organizar el Mundial de 2018. Si se lo conceden lo organizará junto a Portugal, aunque el partido inaugural y la final se jugarían en España. Joseph Blatter, presidente de FIFA, indicó cuando se presentó la candidatura ibérica que el máximo organismo del fútbol mundial prefería que la Copa del Mundo la organizara un único país. Y España contaba con autonomía e infraestructuras suficientes para montar el Mundial sin los vecinos portugueses, pero Villar prefirió presentar la candidatura conjunta.

 

Dicen los que conocen los resortes políticos-futbolísticos que España (y Portugal) tiene poco que hacer y que la gran favorita es Inglaterra, que nos 'levantaría' un gran evento como ya hizo con Madrid 2012 que acabó siendo Londres 2012. Pero la Real Federación Española de Fútbol va a pelear voto a voto para vencer en la votación que se celebra a final de año. Y el Gobierno español va a apoyar al máximo a la RFEF para que el Mundial de fútbol vuelva a celebrarse en España 36 años después. De hecho, Jaime Lissavetzky, el secretario de Estado para el Deporte, ya se está moviendo para recabar votos.

 

A todos los españoles nos interesaría que nos concedieran el Mundial de 2018. Y todos deberíamos apoyar. Habrá un apoyo de todos los grupos mediáticos a la candidatura. Lo que sucede es que la RFEF está encerrada y debería abrirse a los medios de comunicación. No sólo para solicitar el apoyo para la candidatura ibérica al Mundial de 2018, también para reestablecer unas relaciones que nunca le han importando al presidente de la RFEF, a quien la prensa no le importa nada.

 

"Los periodistas me importan lo que importan", reitera siempre en privado el señor Villar. En las últimas semanas se ha detectado en el presidente de la RFEF, según asegura su entorno, una predisposición a abrirse a los medios, que ha coincidido con su aproximación al Real Madrid, al que tenía marginado en la Federación desde el regreso de Florentino Pérez. Villar nos necesita a todos, incluso a Zapatero, para que nos den el Mundial.

 

El secuestro comercial de 'La Roja'

 

Comercialmente y en términos de marketing la RFEF no tiene ningún margen de maniobra porque tiene cedida la explotación de todos los derechos de la Selección española a la empresa Santa Mónica, que, como entidad privada, maneja a su antojo estos derechos y decide darle en exclusiva a un grupo periodístico todas las novedades, sin ofrecérselas al resto de empresas informativas.

 

Santa Mónica es la dueña de 'La Roja' y hace lo que le viene en gana con su imagen. En la Federación no pueden hacer nada. Pero se supone que la Selección debería ser explotada comercialmente de manera democrática. Porque quizás se dé la paradoja de que la comisión organizadora del Mundial 2018 esté liderada, en lugar de al RFEF, por una empresa privada: Santa Mónica.  

Mata-dor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios