El resurgir del orgullo madridista

El aficionado madridista vuelve a sacar pecho. No se trata únicamente de una victoria ante el Sevilla. No es sólo una de esas remontadas 'made in

El aficionado madridista vuelve a sacar pecho. No se trata únicamente de una victoria ante el Sevilla. No es sólo una de esas remontadas 'made in Real Madrid' que tantas veces ha protagonizado en su historia, recientemente en la Liga que birló al Barcelona con Capello en el banquillo. El sábado el madridista salía del Bernabéu orgulloso de su equipo, más aún que en las remontadas de aquella Liga, y gritando el famoso "Así, así, así gana el Madrid" con un sentimiento madridista que ha estado escondido en los últimos años, en los últimos meses, sepultado por disputas internas entre defensores del anterior presidente e ilusionistas del retorno del nuevo-viejo presidente como salvador.

La victoria ante el Sevilla puede ser un punto de inflexión para que el madridismo se una de nuevo. Que se superen las cuitas absurdas que se enfangaban en tontos-debates como el de Benzema o Higuain o que defenestraban a quienes opinaban que con Van der Vaart el equipo jugaba con mayor equilibrio y mejor que con Kaká (se le sigue esperando al brasileño). Que nadie recuerde que a Cristiano lo firmó la anterior directiva, sino el Real Madrid. Que ningún iluminado que aspira a presidir el Real Madrid condene a ser fusilado, en juicio sumarísimo permanente y sin presunción de inocencia, a Pellegrini cada vez que el Madrid pierde un partido.

Todos los propósitos de enmienda servirán de poco si el miércoles el Madrid cayese eliminado ante el Lyon en Champions, algo harto improbable si el equipo de Pellegrini (al final parece que el chileno está haciendo un buen equipo) juega como en el segundo tiempo ante el Sevilla. El Barcelona sigue vivo, aunque dé síntomas de haber sido superado por el ‘villarato’ y que de repente empiezan a señalar a esos arbitrajes que les permitían jugar como los ángeles con el colchón de que el factor del pito nunca iba a estar en su contra.

Ese resurgir del orgullo madridista se explica también en los seis títulos que ganó el Barça de Guardiola, que dejó al Real Madrid en un segundo plano histórico respecto a su gran rival en España. El ciclo triunfal del Barcelona no se puede dar por concluido, pero sí se puede asegurar que el Madrid ha vuelto. Queda saber si el regreso es absoluto o aún hay que esperarle a la próxima temporada. Porque para ganar la Liga ya le dio hace tan solo tres temporadas, y hace dos. Pero le falta refrendar el regreso en la Champions League. En la Copa de Europa que tanto apasiona a los blancos. Y para eso debe ganar el miércoles al Lyon. Otra cosa sería un fracaso.

Mata-dor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios