Florentino Pérez: presidente, director deportivo y 'alineador' del Real Madrid

Considera que debe haber un técnico que prepare al equipo y otro que decida las alineaciones en sintonía con la directiva del club, mejor dicho, con el presidente

Foto: Florentino Pérez, durante la presentación de las cuentas del ejercicio 2013/2014 (EFE)
Florentino Pérez, durante la presentación de las cuentas del ejercicio 2013/2014 (EFE)

“Desde que se ha ido Pardeza, el Madrid es un desastre”. La frase vacilona se podía leer en Twitter tras la marcha de Xabi Alonso y la cesión de Chicharito. Al margen de la guasa, la salida de Miguel Pardeza del Real Madrid dejó el organigrama sin director deportivo al club de Concha Espina. Quizás nunca necesitó a Pardeza porque su fichaje se hizo precipitadamente en 2009 por las críticas a la vuelta de Ramón Martínez. Florentino pidió a Jorge Valdano, entonces su adjunto y su asesor, que buscará rápido un director deportivo y pusieron a Pardeza. 

El pasado 1 de julio, después de cinco temporadas, Pardeza dejó de ser director deportivo. Su principal función era la de atender a los medios de comunicación tras los partidos. Con su marcha, esa tarea de portavoz del club ha quedado en exclusiva para Emilio Butragueño. Las funciones propias de un director deportivo las sigue realizando Florentino Pérez. Así lo reconoció el pasado viernes en su comparecencia sorpresa (la convocatoria llegó a las 23:00 horas del jueves y la rueda de prensa a las 12:00 del viernes) ante la prensa. Comentan fuentes próximas al club que la valoración como presidente madridista había caído, en esas encuestas que hace tan habitualmente, entre su masa social por sus últimas decisiones. Sea como fuere, Florentino atendió y abrió turno de preguntas, echando por tierra una de sus máximas de toda su vida: “El que tiene que dar explicaciones es porque se ha equivocado”

“¿Quiénes decidieron las altas y las bajas?”, cuestionaron a Florentino Pérez y el presidente del Real Madrid contestó: “Los mismos que ganaron (el tono fue como si dijera ganamos) la Champions, la Copa del Rey y la Supercopa de Europa la temporada pasada”. En ese grupo ya no está Pardeza y se podría incluir a José Ángel Sánchez, el superdirector general (sin él, el Madrid si sería un desastre), y Ramón Martínez, director de fútbol. Pero la última palabra la tiene Florentino.

El presidente del Real Madrid lleva viendo fútbol desde su más tierna infancia. Y con su experiencia de socio y, sobre todo, de máximo mandatario del mejor club del siglo XX ha elaborado su propia teoría futbolística que ya va desarrollando. La viene barruntando hace muchos años, desde antes de acceder a la presidencia del Madrid en 2000, incluso. Y que se sepa aún no ha escrito el libro del buen entrenador, manual que tras su regreso en 2009 aseguró en sus círculos que tenía que escribir. Aún sin el libro, la teoría la va llevando a la práctica.

Después de reconocerse como director deportivo, con la evidencia de la vacante del puesto en el organigrama, Florentino avanza hacia su ideal. Su gran aportación para el mundo del fútbol puede ser que el Madrid cuente con un entrenador y con un 'alineador'. Florentino considera que debe haber un técnico que prepare al equipo y luego otro técnico que sea el que decida las alineaciones, en perfecta sintonía con la directiva del club; mejor dicho, con el presidente, porque los directivos no tendrían relevancia en la decisión por más que compare la forma de funcionar con el consejo de administración de una empresa, al que deben rendir cuentas todos los jefes de área de sus decisiones, y en el fútbol el entrenador es un jefe que debe decir la alineación al consejo de administración-directiva y ésta debe decidir si es la más oportuna. Como eso no termina de suceder, aunque Ancelotti esté próximo al modelo, Florentino quiere imponer la figura del 'alineador' que elige el once titular y el entrenador que entrena durante la semana al equipo.

Existió algo parecido en los años 60 cuando Hernández Coronado seleccionaba a los jugadores que jugaban con España y los entrenaba Helenio Herrera. Era un seleccionador y un entrenador, pero en clubes, la genial idea de Florentino sería algo pionera. Una vez dominada la dirección deportiva, Florentino tiene ganas de poner en práctica su teoría del entrenador y el 'alineador'. Con Ancelotti no se espera que la desarrolle y quizás la presencia de Zidane en el Castilla tenga que ver con este proyecto que el también presidente de ACS cuenta en muchas de sus conversaciones futbolísticas de los últimos meses.

Siempre había dado la sensación de que Florentino despreciaba el fútbol, a su gente, a los técnicos, a los utilleros, a los jugadores, a todo ese mundo tan alejado de una empresa constructora. Ha dado innumerables muestra de ese desprecio. Pero quizás era una percepción equivocada y de repente su aportación sea decisiva para el crecimiento, el desarrollo y el progreso del deporte rey. Florentino Pérez, después de ganar La Décima, considera que se lo ha ganado, se lo merece y que es el momento de reconocerse como presidente, como director deportivo y como 'alineador'. Para ponerse el chandal a diario, elegirá algún entrenador.

Mata-dor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios